Los primeros test demuestran que este modelo ofrece un gran rendimiento
Samsung Galaxy Note 4

Samsung tiene un caballo ganador en la gama de los phablets: el Galaxy Note 4

Que la apuesta por el Samsung Galaxy Note 4 de la compañía coreana es fuerte no deja lugar a dudas cuando se revisa el hardware que incluye este dispositivo. Y, todo ello sin contar con las funcionalidades novedosas e innovadoras que ofrece, como el aumento de las opciones que ofrece con el stylus S Pen y, como no, la posibilidad de utilizar el phablet con las gafas de realidad virtual llamadas Gear VR.

Pero todo esto no vale de nada si el dispositivo una vez que se pone en el mercado no responde adecuadamente ante los diferentes test a los que se le somete. Y, en esto, parece que Samsung tiene grandes noticias ya que por un lado como ya os hemos indicado hoy mismo el Galaxy Note 4 no tiene problemas de deformación en el chasis, como sí ocurre con otros dispositivos recientemente anunciados, y, ahora, se acaba de conocer que la respuesta ante los test de rendimiento que ofrece el terminal es excelente.

Los benchmarks son aplicaciones neutras que ejecutan unos protocolos predeterminados e iguales de forma repetida que permiten establecer unos baremos de la capacidad de un dispositivo mediante una puntuación. Y, aquí, el Samsung Galaxy Note 4 ha obtenido unos resultados brillantes. El caso es que en pruebas como 3D Mark, que mide la potencia gráfica; Browsemark, que analiza la respuesta del dispositivo al navegar por Internet; y GeekBench, que mide la capacidad global de un dispositivo móvil, el nuevo phablet de la compañía coreana es el mejor modelo que ha pasado las pruebas por el momento. Sin duda, un alumno de lo más aplicado.

Un hardware que no tiene ningún resquicio

Lo cierto es que era de esperar que el Samsung Galaxy Note 4 ofreciera un rendimiento de campanillas, como se puede comprobar en este enlace, ya que sus componentes son muy destacados. Por ejemplo, la pantalla es de calidad 2K -aunque esto no afecta en la fluidez- y, además, hay que decir que la memoria RAM es de 3 GB; su procesador un Exynos de última generación o un Snapdragon 805; y, el sistema operativo Android 4.4.4. En conjunto, se demuestra que es un “cañón.

En definitiva: el fabricante tiene un caballo ganador y, como es normal, intentará explotarlo hasta el máximo. Lo cierto es que el Samsung Galaxy Note 4 es un ejemplo claro de cómo un “Plan B” pude convertirse en la apuesta principal para una compañía. La gama de los phablets fue una apuesta (con mucho sentido) de esta compañía que le ha salido muy bien y, gracias a ella, tiene un reconocido prestigio en el sector. Por lo tanto, desplazar del primer lugar de dicho segmento al fabricante se antoja por ahora complicado, como poco.

Normas