La refrigeración de los tablets podría ser la causa
Registrados problemas en la cubierta posterior de algunos Galaxy Tab S

Registrados problemas en la cubierta posterior de algunos Galaxy Tab S

Los Samsung Galaxy Tab S ya están en el mercado y se han registrado algunos problemas en relación a su cubierta posterior. Parece que algunos usuarios han sufrido una deformación de la pieza posterior de sus tablets Galaxy Tab S.

El mes pasado Samsung presentaba la nueva gama de tablets Galaxy Tab S, que incluye dos modelos con tamaños de pantalla de 8,4 y 10,5 pulgadas. Desde su presentación, los dos tablets han conseguido el reconocimiento de la industria por su extraordinaria pantalla, que ofrece una resolución de 2.560 por 1.600 píxeles, y por su delgadez, que se queda en 6,6 milímetros.

Los dos nuevos tablets de Samsung ya han comenzado a comercializarse y se han convertido en dos de las referencias del sector, con posibilidades para competir de forma directa con los modelos iPad Air y mini de Apple. Pese a las buenas críticas y a la evidente calidad de los dos Galaxy Tab S, parece que se han registrado algunos problemas en algunas unidades.

En concreto, se ha alertado de casos en los que los tablets de Samsung presentan una deformación de la cubierta posterior. Los afectados han publicado fotos, de las que se hace eco el portal Sammobile, en las que se aprecian irregularidades antinaturales en las cubiertas de los dispositivos afectados. En lugar de una superficie lisa, los tablets afectados muestran bultos y depresiones en algunas zonas.

Posibles problemas de refrigeración

Por el momento los casos de tablets Galaxy Tab S afectados no parecen generales y solo hay constancia de algunas incidencias. El problema podría limitarse a unidades contadas, aunque no se sabe el alcance concreto por el momento.

En cuanto a las causas de este problema, se manejan varias posibilidades. La principal tendría que ver con la delgadez de los dispositivos de Samsung. La compañía ha conseguido equipos de tan solo 6,6 milímetros, lo que es algo extraordinario. Se trata de una dimensión que prácticamente ningún otro tablet del mercado ofrece y que es un signo distintivo de los Galaxy Tab S. Sin embargo, también podría suponer un problema.

Dado el estrecho grosor de los Galaxy Tab S, los componentes estarían más comprimidos y podrían aparecer problemas de ventilación que motivasen el sobrecalentamiento del dispositivo. Ese sobrecalentamiento podría afectar a la cubierta plástica de ambos equipos, motivando la deformación parcial de la cubierta.

Otra posibilidad más remota podría ser algún problema concreto con algún componente, que estuviese recalentando el sistema. Dada la trayectoria y experiencia de Samsung parece que esa posibilidad es menos probable ya que la compañía tiene avanzados controles de calidad y una experiencia contrastada.

Por el momento, y a falta de que se confirmen más casos, estos problemas no se pueden considerar generales, por lo que se espera que la mayoría de los Galaxy Tab S funcionen con normalidad. A buen seguro Samsung tomará nota y analizará los casos producidos para corregir cualquier anomalía y garantizar el correcto funcionamiento de sus equipos.

Normas