De esta forma Microsoft no deja dudas de su apuesta por su propio sistema operativo
Satya Nadella

Punto y final: la gama Nokia X pasará de usar Android a integrar Windows Phone

Cuando se pudieron ver los primeros modelos de la gama Nokia X con Android, la sorpresa fue grande ya que desde hacía ya tiempo este fabricante apostaba por Windows Phone en colaboración con Microsoft. Realmente, eran “hermanos” en el mercado de la movilidad. Por lo tanto, era lógica esta reacción.

No hace mucho se presentaba el nuevo modelo de esta gama de producto, llamada Nokia X2, que venía a ser una apuesta interesante para la gama de entrada y que ofrecía, de nuevo, un sistema operativo Android (aunque con una interfaz modificada por el propio fabricante y que utilizaba algunos recursos de la propia Nokia). Es decir, que la sorprendente apuesta parecía continuar.

Hasta hoy. En un comunicado de Microsoft, firmado por su CEO Satya Nadella, se ha conocido que esta gama de producto nunca más utilizará el desarrollo de Google y algunos dispositivos pasarán a ser “productos de la gama Nokia Lumia”. Es decir, que dan el salto a Windows Phone en la búsqueda de la universalización de los productos Windows (en especial las aplicaciones). En definitiva, se ha llegado al final del camino, que no ha sido precisamente largo.

Centrarse en un único desarrollo

LO cierto es que desde el lanzamiento del primer modelo de la gama Nokia X, muchas eran las dudas de su futuro (pese al apoyo mostrado por el anterior CEO de la compañía de Redmond, Stephen Elop). Tener dos gamas de producto no era algo óptimo para una empresa que debía posicionarse en el mercado de la movilidad enfrentándose a Apple y Google, especialmente si se tiene en cuenta que dispone de su propio sistema operativo.

Por tanto, la decisión de Nadella parece adecuada (que, por cierto, viene acompañada por un recorte de 18.000 puestos de trabajo -12.500 de ellos en la “herencia” de Nokia-). Centrar todos los esfuerzos en Windows Phone parece lo sensato y, además, hay que tener en cuenta que en algunas regiones, como por ejemplo España donde tiene un 5,4% de cuota de mercado, este desarrollo tiene más presencia y, también, que el impacto en el mercado de la gama Nokia X no ha sido precisamente muy grande.

Sea como fuere, hay que decir adiós al sistema operativo Android en los Nokia X, para dar la bienvenida a Windows Phone. A la espera quedan los usuarios que ya tienen alguno de estos teléfonos, ya que por ahora se desconoce si se quedarán anclados en la versión del sistema operativo que ya tiene o, en su defecto, recibirán una actualización para poder migrar.

Normas