Informe de Axesor

Tubos Reunidos: el reto de crecer cuando la demanda cae

Un trabajador de Tubos Reunidos.
Un trabajador de Tubos Reunidos.

La empresa vasca Tubos Reunidos es un referente nacional en el segmento nicho de tubos de acero sin soldadura, especialidad que en 2013 generó el 89% de sus ventas, con empresas de petróleo y gas y de generación de energía como clientes principales. Su perfil financiero se caracteriza por una situación de alto endeudamiento como consecuencia de un ambicioso plan de inversiones, que se materializa en un ratio de deuda financiera neta sobre Ebitda de 4,9 veces al cierre del ejercicio 2013, con una dependencia significativa de recursos financieros ajenos para mantener el desarrollo y crecimiento de su actividad. La compañía se enfrenta al reto de crecer en un entorno de contracción de la demanda, tanto en el ámbito nacional, como en el europeo.

Axesor ha realizado un rating no solicitado de Tubos Reunidos, en base a información públicamente disponible, obteniendo una calificación de BB- con una tendencia estable. Los principales factores contemplados, incluyen la continuidad de un elevado endeudamiento, conforme a la evolución en las inversiones y la moderada rentabilidad y generación de caja.

Esta empresa industrial, fundada en 1968, pero con unos orígenes que se remontan a finales del siglo XIX, realiza más del 50% de sus ventas entre España (16% en 2013) y el resto de Europa, si bien también tiene un porcentaje significativo de ventas en Norteamérica y en el Extremo Oriente, que juntos representan cerca de un 38% del total. Tubos Reunidos cerró 2013 con una caída del 24,6% en los volúmenes de facturación (350,45 millones de euros) y del 7% en el beneficio bruto operativo (36,93 millones de euros). La situación parece estar mejorando en el ejercicio en curso: en el primer trimestre del año, Tubos Reunidos obtuvo unos ingresos de 98,27 millones de euros (+2,97% en tasa interanual) y una Ebitda de 12,61 millones (+19,04% respecto al primer trimestre de 2013). Pese a ello, consideramos que Tubos Reunidos necesita que la facturación procedente de fuera de la UE vaya ganando peso específico, para contrarrestar la debilidad patente en el mercado europeo.

En Axesor consideramos que la actual situación de liquidez de Tubos Reunidos refleja la intensa actividad en inversión y los requisitos de la deuda, que limitan la generación de fondos libres de la compañía. Este es a la vez impactado por el importe disponible en sus líneas de crédito que se vio reducido a lo largo de 2013,

La deuda financiera neta permanece estable, próxima a los 180 millones de euros. A pesar de que durante 2013 se redujo la posición de caja con el objetivo de disminuir el endeudamiento financiero, que según datos de la propia compañía representa un 84% del total, no se observa que esa maniobra haya repercutido en un descenso tangible del apalancamiento, aunque éste tampoco haya aumentado de forma reseñable.

De acuerdo con el calendario hecho público por la sociedad, el 19% de los vencimientos tendrá lugar a lo largo del presente ejercicio, mientras que un 30% se concentrará en 2015, un 24% en 2016 y un 14% en 2017; el 13% restante vence a partir del año 2018.

Durante el último ejercicio, Tubos Reunidos hizo un esfuerzo para mejorar el ‘mix’ de deuda captando recursos de largo plazo, destacando la concesión de un préstamo de 59 millones de euros por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar proyectos de I+D+i.

Confiamos en que la progresiva incorporación de productos de alto valor añadido, para lo que empresa realizó inversiones por un importe de 41 millones durante el último ejercicio, dará un impulso decisivo a la mejora de la rentabilidad que precisa Tubos Reunidos.