Los fabricantes abandonan el soporte de los televisores de más de 2 años .
Los Smart TV más antiguos no reciben las nuevas aplicaciones ni sus actualizaciones

Los Smart TV más antiguos no reciben las nuevas aplicaciones ni sus actualizaciones

Está claro que los Smart TV son uno de los dispositivos que más crecimiento han obtenido a lo largo de los últimos años. Millones de hogares españoles cuentan ya en su salón con uno de estos televisores, pero tienen un problema bastante importante que muchos de nosotros no contemplamos a la hora de comprarlos y gastarnos incluso miles de euros: el abandono del soporte de aplicaciones por parte de los fabricantes. Muchas compañías renuncian a las actualizaciones de las aplicaciones tras apenas dos años, dejando a la gente con televisores obsoletos. Normalmente los fabricantes pagan licencias para alojar aplicaciones como iPlayer, Netflix o BBC, pero solo para sus productos más nuevos, dejando de lado los más antiguos.

Una brecha generacional comenzó hace tiempo

Tal y como podemos leer Which.co, rara vez los fabricantes permiten que sus modelos más antiguos se mantengan al día, provocando la pérdida de los últimos servicios de streaming en línea y muchas aplicaciones interesantes a los consumidores. El mercado de las apps para Smart TV ha aumentado increíblemente durante los últimos meses pero por ejemplo, en el caso de LG, televisores de hace 3 ó 4 años no pueden acceder a servicios como Netflix ni al navegador de internet, existiendo algunos que incluso abandonan el soporte de aplicaciones que eran vendidas como una novedad por aquel entonces. Eso sí, Sony fue la pionera en el mundo de los televisores inteligentes, ofreciendo un navegador que años más tarde llegó a las televisiones de LG o Panasonic (este último, por ejemplo, en 2013).

¿Qué podemos hacer si desaparecen nuestras aplicaciones?

Si compras un televisor y posteriormente descubres que el fabricante ha dejado de ofrecer actualizaciones para algunas de sus aplicaciones más nuevas, hay algunas cosas que podremos hacer para minimizar estos efectos. Por ejemplo, en el Reino Unido existe una ley que estipula que un producto debe ser duradero y apto para sus propósitos específicos, por lo que incluso se puede desafiar al fabricante.

No obstante, otras opciones menos directas consisten en elegir fabricantes cuyos planes para los Smart TV sean “públicos”. Por ejemplo, Samsung ofrece kits que actualizan los televisores más antiguos, ofreciendo el sistema operativo más novedoso y todas las características de los últimos modelos, los denominados Evolution Kit. ¿Os ha ocurrido algo así con vuestros televisores?

Normas
Entra en El País para participar