Dos firmas que mantienen una lucha fraticida
Un peatón camina junto a la sede de Samsung en Seúl (Corea del Sur). EFEArchivo
Un peatón camina junto a la sede de Samsung en Seúl (Corea del Sur). EFE/Archivo EFE

Samsung y LG, la eterna lucha coreana

Samsung y LG libran históricamente un duelo que se extiende a casi todas las vertientes de la tecnología.

Samsung contra LG, un duelo que parece nunca acabar. Estas dos compañías podrían definirse como gemelas: ambas son surcoreanas y cuentan con unos recursos similares, pero la diferencia es bastante notable, acabando cada una de ellas en un “extremo” del éxito empresarial. Samsung intenta por todos los medios mantener su liderazgo en prácticamente todos los sectores de la tecnología: smartphones, wearables, televisores inteligentes…, mientras que LG concentra todos sus esfuerzos en volver a ser una compañía puntera y líder en ventas, evitando los problemas y equivocaciones cometidos en el pasado.

Lo cierto es que cuando hablamos de smartphones, los usuarios siempre han sabido hablar sobre la serie Galaxy o Note, no así de los Optimus, por ejemplo. Esto es un claro ejemplo de lo que Samsung ha conseguido a lo largo de los años: asociar calidad y el sistema operativo Android a la compañía. Lo cierto es que LG tiene entre sus grandes hitos el lanzamiento del primer teléfono con doble núcleo, Optimus 4X, el primer teléfono inteligente 3D, Optimus 3D, pero prácticamente nadie recuerda esto. El problema parece haber estado en el software y en el rendimiento de éste en los dispositivos, algo que a los consumidores de productos LG comenzó a molestar demasiado, provocando el cambio hacia otras alternativas más interesantes.

A pesar de estos inconvenientes, LG poco a poco ha sabido encontrar el equilibrio y durante los últimos meses ha lanzado productos realmente interesantes y competitivos, gracias sobre todo a la ayuda de Google mediante la fabricación de algunos de sus dispositivos Nexus. El último ejemplo de esta “redirección” es el LG G3, un terminal rival directo del Samsung Galaxy S5 con un diseño perfecto, sobrio y elegante y con un software pulido al máximo –aunque para verlo en acción habrá que esperar algunos días más-.

No obstante, esta lucha no sólo está presente en el mercado de la telefonía móvil. Obviamente, Samsung y LG comparten mucho más que esto, como el segmento de los televisores, donde la primera de ellas continúa siendo el máximo exponente gracias a sus avances tecnológicos –recientemente se convirtió en la primera compañía en lanzar un televisor curvo con resolución UHD-. Ya solo queda esperar cómo LG sigue escalando puestos en el mercado mundial, gracias sobre todo a los mercados emergentes en los poco a poco ha ido incorporándose, y Samsung intenta mantener su posición de liderazgo viendo cómo el resto de los fabricantes luchan entre ellos.

Normas
Entra en El País para participar