El BBVA pronostica que el PIB crecerá un 0,4% en este primer trimestre

Las empresas admiten el ‘valor’ de mantener su sede en España

GRA310. BILBAO, 03032014.- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (d), conversa con el presidente de BBVA, Francisco González, durante el Foro Económico Global España 2014, que el Rey ha inaugurado hoy en el Museo Guggenheim de Bilbao, en el que los máximos líderes de las instituciones económicas, encabezados por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, debaten sobre el crecimiento en la eurozona. EFELuis Tejido
GRA310. BILBAO, 03/03/2014.- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (d), conversa con el presidente de BBVA, Francisco González, durante el Foro Económico Global España 2014, que el Rey ha inaugurado hoy en el Museo Guggenheim de Bilbao, en el que los máximos líderes de las instituciones económicas, encabezados por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, debaten sobre el crecimiento en la eurozona. EFE/Luis Tejido EFE

Los presidentes de Inditex, Pablo Isla, y de Gestamp, Francisco Riberas, coincidieron hoy en el foro de Bilbao en la importancia de que los grupos españoles mantengan su sede en el país para que contribuyan al previsto crecimiento económico. Isla destacó que ese efecto no se limita solo al pago de impuestos (1.000 millones en los últimos cuatro ejercicios, en el caso de Inditex).

Además, el diseño de los productos y la logística generan “una inversión permanente” en España. La multinacional que fundó Amancio Ortega (la tercera fortuna del mundo con un patrimonio de más de 46.300 millones de euros, según Forbes), completa el círculo al contratar a proveedores locales servicios y productos por valor de más de 3.500 millones al año.

Riberas, que lidera un fabricante de componentes de automoción con casi cien centros en todo el mundo, opinó que la sede en España es una salvaguarda para el empleo de calidad. El presidente de Gestamp, que en 2014 prevé facturar más de 6.000 millones, añadió que “la tecnología es una trinchera” contra los competidores de los mercados emergentes.

El presidente de Telefónica, César Alierta, fue otro de los protagonistas empresariales del evento celebrado en el Museo Guggenheim de Bilbao. En su intervención, reclamó una regulación digital única para la UE, para que no pierda “el tren de la competitividad”. A su juicio, el mercado de los 28 debe crecer “rápidamente”.

En esta línea, aceptó la apuesta de Bruselas por la industria, pero siempre que esté conectada a las tecnologías de la información. El 99% del sector fabril no lo está y “aquí es donde hay mucho margen para mejorar la productividad”. Atacó a las multinacionales estadounidenses sin citarlas (caso de Google), “que en 2013 solo invirtieron 30 millones en Europa, y además sin pagar impuestos”.

Alierta añadió que la regulación europea de comunicaciones ha quedado “anticuada” (basada en el modelo de la voz y el cobre) y “el mundo es IP (fibra, servicio 4G), por lo que la regulación comunitaria “tiene que ir volcada a ese mundo”.

También intervino en Bilbao el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que volvió a centrar su discurso en la factura eléctrica, “que se ha usado en Europa como un cajón de sastre donde cabía de todo”, en el sentido de que los costes ajenos al suministro suponen más del 50% del precio que paga el consumidor final en Europa, “mientras que en Estados Unidos son inferiores al 10%.

En base a este argumento, Galán expuso que “hay que compartir entre todos los costes medioambientales que hoy recaen sobre el sector eléctrico”. En un tono distinto al que usó en Londres el mes pasado, cuando anunció que el 85% de las inversiones futuras de Iberdrola se ubicarían fuera de España, el primer ejecutivo de la eléctrica afirmó en Bilbao que “nunca dudó de la recuperación de le economía del país”, que ha dejado de ser “uno de los enfermos de Europa”. En el ámbito de la UE y en una tesis similar a la de Alierta, pero trasladada al sector eléctrico, abogó por un regulador energético único, “que promueva un marco estable, predecible y armónico”.

Alierta, Isla y Galán formaron unos de los debates del foro de Bilbao junto con Francisco González, presidente de BBVA, quien manifestó que “la economía española se ha alejado del precipicio y ha iniciado su recuperación, pero no hay tiempo para la autocomplacencia”. González pronosticó un crecimiento del PIB del 0,4% trimestral en los tres primeros meses de este año, después de que el empleo aumentara a finales de 2013, por primera vez desde el inicio de la crisis, recordó.

Pero siguen los problemas del paro (por encima del 26%) y del endeudamiento público y privado. Para resolverlos, reclamó una devaluación fiscal que “reduzca los costes laborales de las empresas” y la reestructuración total del sector financiero. Sobre las agencias de calificación dijo que fueron las que más errores cometieron durante la crisis, provocando un “daño colateral tremendo” y, a pesar de todo, salieron “absolutamente indemnes”.

Graves disturbios

Y mientras esto se debatía dentro del Guggenheim, en la calle jóvenes antisistema provocaron graves incidentes en protesta por la celebración del foro. Quemaron contenedores, volcaron coches (uno de la policía local) y atacaron comercios y bancos, causando destrozos. La Ertzaina detuvo a tres individuos e identificó a una veintena de personas.