Sólo se hace cargo en casos de "emergencia vital"

La CE denuncia a España por no reembolsar servicios médicos transfronterizos

La Comisión Europea (CE) ha decidido hoy llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por no respetar las normas europeas que obligan al reembolso de determinados servicios médicos recibidos en otro país comunitario.

Según afirma la CE en un comunicado, a los pacientes españoles se les están denegando "injustamente" las solicitudes de reembolso de los tratamientos médicos dispensados en otros países de la Unión Europea (UE), de los que se deben hacer cargo sus países de origen, según las leyes comunitarias.

En particular, España sólo devuelve el coste de los tratamientos ambulatorios u hospitalarios en casos de "emergencia vital", lo que vulnera los derechos que confiere a los pacientes la libertad de prestación de servicios.

Además, aunque en virtud de la normativa española sobre seguridad social se deben dispensar autorizaciones para recibir tratamiento en el extranjero bajo determinadas condiciones, España "deniega sistemáticamente el reembolso de los costes de hospitalización cuya solicitud de autorización se presenta tarde", según la CE.

El sistema sanitario español no acepta reembolsar la atención médica "durante el tratamiento en otro Estado miembro o después del mismo", posición que la Comisión considera "poco razonable".

Las normas de la UE sobre prestación de servicios establecen que los pacientes médicos tienen el derecho general al reembolso de aquellos tratamientos médicos recibidos en otro Estado miembro, recuerda la CE.

Estos derechos varían en función de si el tratamiento implica atención ambulatoria (aquellos que no obligan a estar en cama, como los tratamientos dentales o las consultas médicas) u hospitalización.

En el caso de la atención ambulatoria, los pacientes tienen derecho al reembolso del tratamiento recibido en otro Estado miembro sin necesidad de haber obtenido antes la autorización previa de algún médico o centro sanitario de su país de origen, explica la Comisión.

Por el contrario, para los tratamientos hospitalarios los Estados miembros pueden requerir autorización previa si existe "un sistema diáfano y transparente de expedición de las autorizaciones".

La solicitud de este tipo de tratamientos en otros Estados miembros sólo puede ser denegada en otros países si puede obtenerse un tratamiento igual o de idéntica eficacia en el Estado originario del paciente.

La corte de Luxemburgo deberá decidir ahora si España debe modificar sus disposiciones legales para cumplir la normativa comunitaria.

Además de su proceso contra España, la Comisión ha decidido hoy enviar a Dinamarca y Eslovaquia un dictamen motivado, segunda fase del procedimiento de infracción.

Si los Estados miembros afectados no dan una respuesta satisfactoria a Bruselas en un plazo de dos meses, la Comisión podría llevarlos también al tribunal.