Trabajo

Corbacho promete un "esfuerzo nítido" contra la crisis pese a la austeridad del gasto

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró hoy en el Congreso que el presupuesto de su departamento para 2009 compatibiliza la "austeridad" del gasto corriente con un "esfuerzo nítido" hacia "políticas esenciales" en tiempo de "crisis económica global" como la protección de los parados y la creación de empleo, si bien la oposición considera que "se queda corto" y no servirá contra el paro.

Durante su intervención en el Pleno de la Cámara que debate el dictamen sobre los Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio, Corbacho destacó que éstos son unas "buenas cuentas" y recogen la línea prioritaria del Gobierno para combatir la "consecuencia más grave de la crisis", que es el desempleo.

Corbacho destacó que Trabajo define sus cuentas para el próximo año como "austeras y rigurosas" ante una situación que exige "en lo posible" recortes en los gastos de gestión para atender a cambio las políticas sociales, que se verán reafirmadas por el compromiso del Ejecutivo para "mejorar" la cobertura de protección a los parados y "cohesión económica" a través del pago de pensiones de jubilación, viudedad y maternidad. "El Gobierno garantiza la protección en todos los niveles", enfatizó.

"Sólo la suma de las prestaciones por desempleo y el pago de las pensiones suponen el 72% del gasto social del Estado para el próximo año", aseguró el ministro, quien reiteró que también se potenciarán las políticas activas en coordinación con las comunidades autónomas.

En este sentido, Corbacho aseguró que el plan extraordinario de recolocación de los parados "ya está en pleno funcionamiento" y suscrito por todas las autonomías y mostró confiado en que los más de 2.400 orientadores contratados "hagan un gran trabajo".

Asimismo, incidió en el aumento de la dotación de la Seguridad Social, que cerrará 2009 con un superávit del 0,8% del PIB, cumpliendo el objetivo de estabilidad presupuestaria y reforzando la sostenibilidad del sistema, ya que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social aumentará en 9.000 millones de euros, hasta los 65.000 millones de euros.

Lecciones en Washington

Por su parte, el portavoz de Trabajo del PP, José Ignacio Echániz, lamentó que el presupuesto de Trabajo "se queda corto en prestaciones para cubrir el paro y en prestaciones para salir del paro", y auguró que no van a servir para salir de la situación.

Su compañero en la Comisión del Pacto de Toledo, Tomás Burgos, censuró la insolidaridad en materia de pensiones que obliga a la Seguridad Social a asumir los compromiso electorales del PSOE. "Luego van a Washington a dar lecciones", apuntó en tono irónico.

Fondo de rescate

Desde IU, su diputado, Gaspar Llamazares, recriminó al ministro que se abandonen las políticas activas que se dejan en manos de las ETT's, algo inconcebible, a su juicio, por parte un partido de izquierdas como el PSOE, de cuyo ex secretario general, Felipe González, recuperó un reciente artículo para apoyar su reclamación de crear un "fondo de rescate para los parados".

El representante de CiU, José Sánchez Llibre, lamentó la ausencia de "una verdadera política para crear empleo" en los Presupuestos y cuestionó la viabilidad de las partidas que dirige el Ministerio de Trabajo. Asimismo, pidió a Corbacho que se fije un "timing" para acelerar el diálogo social.

El representante del PSOE. Jesús Membrado, bautizó a sus homólogos populares como los "agoreros mayores del Reino" y aseguró que el Presupuesto podrá ampliarse para garantizar la cobertura de los desempleados, algo que, a su juicio, "el PP no haría".