Aprobación

Merrill Lynch apuesta por la fusión Abertis-Autostrade

Viento de popa para la fusión entre Abertis y Autostrade, una operación que crearía la mayor operadora de autopistas del mundo. El Gobierno italiano mantiene oficialmente el veto, pero Merrill Lynch acaba de publicar un informe en el que da prácticamente por hecha la operación.

Creemos que hay unas oportunidades muy elevadas de que la fusión Abertis y Autostrade siga adelante', aseguró el viernes el banco estadounidense Merrill Lynch. 'Hay una oportunidad de creación de valor para ambos activos y estamos convencidos de que se puede llegar a un acuerdo que cumpla con las exigencias de las autoridades italianas sin diluir el valor de la operación', completa la entidad. La reacción en Bolsa fue tímida. La concesionaria italiana Autostrade ganó un 1,10% (23 euros), mientras que Abertis cerró con un alza del 0,67% (19,59 euros).

Las condiciones iniciales pactadas consistían en 1,05 títulos de Abertis y 3,75 euros por cada acción de Autostrade. Al cierre del viernes, este canje supone valorar Autostrade a 24,32 euros, lo que deja poco más de un 5,7% de margen de subida.

Merrill Lynch juega, sin embargo, a una mejora de los términos económicos, ya que su recomendación de compra sobre Autostrade da un precio objetivo de 27 euros por acción, un potencial alcista de 17,4%. 'Creemos que la fusión creará valor debido a las deducciones fiscales en España (por adquisiciones en el extranjero) y, potencialmente, una menor presión regulatoria en Italia' asegura la entidad estadounidense. 'Después de que se complete la fusión, creemos que el precio de los títulos se verá apuntalado por los principales accionistas, ACS y La Caixa, que incrementarían sus respectivas participaciones del 12% al 20%', señala Merrill Lynch. El aumento de la participación será un paso necesario para que los dos accionistas se aseguren el nuevo control de la compañía.

Al contrario que otras operaciones corporativas que este año han calentado el mercado, el acuerdo entre las dos concesionarias no ha calado en Bolsa. Es cierto que las dos compañías suben más de un 10% desde que tocaron fondo en junio. Pero Abertis cotiza un 2% por debajo de los niveles a los que se movía cuando se anunció la fusión, el pasado 23 de abril y Autostrade, que es la empresa comprada y teóricamente tendría que ser la más jugosa para los inversores, está aún más abajo, pierde un 3%.

El Gobierno italiano ha puesto todas las trabas posibles a la fusión, pero ya está matizando posiciones. Hace una semana fue Romano Prodi el que reabrió la puerta a la concentración y este mismo viernes, el ministro de Economía, Tomasso Padoa-Schioppa, admitió la posibilidad de reformar el decreto de 1997, que impide la participación de constructoras en la gestión de autopistas.