Industria

El Ejecutivo ultima un plan de choque de eficencia energética

El Gobierno prevé aprobar mañana un plan de eficiencia energética con el que pretende ahorrar el equivalente al 20% de la factura petrolera y reducir notablemente las emisiones de CO2. El plan, que se extiende a 2007, penalizará el derroche y afectará a los principales sectores.

La Comisión Delegada del Gobierno estudiará hoy y el Consejo de Ministros aprobará mañana, si se cumplen las previsiones, el plan de acción para la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética (conocida como E-4). Con el petróleo por las nubes, el Gobierno ha decidido optar por el ahorro como respuesta.

El plan prevé un ahorro de emisiones de 32,5 millones de toneladas de C02, un bien preciado dados los rígidos corsés que el Protocolo de Kioto impone a la economía española. El objetivo de la batería de medidas cuya aprobación ultima el Gobierno es reducir un 20% en siete años la dependencia de las importaciones de crudo, pues España es uno los países con un mayor desequilibrio entre producción y consumo.

El plan significará un ahorro de energía primaria equivalente a 12 millones de toneladas de petróleo hasta 2007. Este ahorro permitirá reducir las emisiones de CO2 en unos 32,5 millones de toneladas. El plan incluirá las medidas concretas y los instrumentos necesarios para el lanzamiento y ejecución de la E-4 en los sectores de la industria, el transporte, la edificación, los servicios públicos, el equipamiento, la agricultura y la transformación de la energía. Asimismo, definirá los ministerios y otras entidades públicas y privadas responsables de la realización de las medidas y actuaciones previstas.

Además, establecerá el grado de prioridad de actuaciones y su calendario de ejecución, así como la evaluación de los beneficios de las distintas medidas y, en particular, los costes y dotaciones presupuestarias públicos que deben ser asumidos.

La E-4, que fue aprobada en noviembre de 2003, preveía unos ahorros de energía de más de 12.800 millones de euros hasta 2012, lo que equivale al 50% de la energía consumida anualmente.

Las medidas incluidas en la estrategia original implicaban un coste de aplicación de 26.108 millones de euros, de los que 24.098 millones serían asumidos por la iniciativa privada y los 2.010 millones restantes corresponderían a ayudas públicas.

Montilla defiende el efecto disuasorio de la tarifa

El ministro de Industria, José Montilla, volvió a defender ayer la efectividad de la tarifa eléctrica como 'elemento disuasorio para desincentivar el consumo' de energía y reiteró que el Gobierno tiene la obligación de 'establecer penalizaciones a aquellos consumidores que derrochen'.

De esta manera, el ministro se mantiene firme en sus intenciones a pesar de las numerosas criticas recibidas tanto desde asociaciones de consumidores y usuarios como desde la propia patronal eléctrica Unesa, que se han mostrado contrarias a que se use la factura eléctrica para castigar el consumo y han puesto en duda la eficacia de la medida para contener la demanda energética.