Agroalimentario

La naranja andaluza atrae a los grandes del zumo

Los grandes del zumo se disputan las mejores naranjas de Andalucía. Tanto Pascual como García Carrión, que están concentrando en Andalucía sus plantas de zumos, ofrecen primas a la calidad y contratos a 20 años a los citricultores para garantizarse la producción más selecta. Ambos grupos sumarán más de 230 millones en sus fábricas de Córdoba, Huelva y Almería.

Sostiene rotundamente Tomás Pascual, el patriarca del grupo Leche Pascual, que la mejor naranja de zumo es la andaluza, mientras que la levantina se mantiene como estrella del consumo en fresco. Y lo mismo que el segundo productor español de zumos opina el líder del sector, García Carrión. Esta acreditada calidad y la creciente producción de cítricos de Andalucía explican el desembarco productivo de las dos empresas en Andalucía, donde están concentrando sus fábricas de zumos y tratan de asegurarse las mejores producciones de naranjas para sus nuevas líneas de zumos recién exprimidos. En estos nuevos productos, que son ya una prioridad para los productores en detrimento de los concentrados, el sabor y el dulzor natural de la fruta marca la calidad del zumo.

En este aspecto, los directivos de Pascual aseguran que la nueva planta de Palma del Río (Córdoba) elabora 'los mejores zumos recién exprimidos del mercado'. La compañía agroalimentaria todavía mantiene una parte de su producción de zumos en Aranda de Duero, pero el grueso de la división y sus nuevos productos a base de zumo recién exprimido se han concentrado en la fábrica andaluza, que dispone de una capacidad de 300 millones de kilos al año y un millón de litros de zumo al día. Contar con la última tecnología del sector y con innovaciones como una planta de secado que convierte las cáscaras de las naranjas en pienso vegetal para animales le ha supuesto a Pascual una inversión de 105 millones de euros. Para asegurarse los mejores cítricos, la empresa paga primas de calidad, garantiza una rentabilidad mínima y firma contratos a largo plazo con los agricultores cordobeses. Por el momento ha sellado 50 acuerdos que cubren 1.800 hectáreas, aunque el objetivo es alcanzar las 5.000.

Pascual, cuya división de zumos con marca propia aporta el 8% sobre una facturación global de 900 millones de euros en 2004, procesará este año 150 millones de kilos de naranjas para obtener unos 50 millones de litros de zumo. En Andalucía, la empresa también dispone de la planta de agua mineral Zambra, que ha movilizado 20 millones de euros de inversión en Rute, también en Córdoba.

García Carrión, por su parte, ya dispone de una planta de zumos y cremas en Almería, que prevé ampliar, y proyecta construir una nueva fábrica en Huelva que estará integrada en una finca de 1.500 hectáreas dedicada al cultivo de cítricos. Se tratará de uno de los primeros proyectos agroindustriales que seguirá un modelo integrado de producción. García Carrión prevé firmar acuerdos con 2.000 agricultores y sumar a su proyecto unas 7.000 hectáreas de cítricos, 1.500 de ellas propias.

Estos proyectos movilizarán en dos años una inversión de 130 millones de euros. El fabricante de la marca Don Simón confía en que estas nuevas instalaciones de Villanueva de los Castillejos puedan empezar a construirse en pocos días. La compañía, que factura 400 millones de euros y comercializa marcas blancas y propias, empezará produciendo en Huelva 200 millones de litros de zumo al año, pero espera doblar esta cantidad en una segunda fase.

El sector ha crecido un 70% en dos décadas

El sector agroalimentario andaluz copa un tercio de todas las inversiones que se realizan en la comunidad y los cítricos se han colocado entre los segmentos más dinámicos, según destaca el consejero andaluz de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña. La superficie dedicada a estos cultivos, unas 62.000 hectáreas, se ha incrementado un 70% en las dos últimas décadas y en el caso de la mandarina el crecimiento ha sido de un 300%. También el valor de la producción se ha triplicado en los últimos 10 años, con una facturación de 350 millones de euros en el último ejercicio. Este auge, que se mantendrá gracias a las nuevas zonas de regadío, ha colocado a Andalucía con el 10% de la producción europea y el 25% de la nacional, sólo por detrás de Valencia. Los cítricos andaluces se concentran en Sevilla, Huelva y Almería.