Investigación

Vivendi, investigada por un posible delito contable

La Comisión de Operaciones Bursátiles (COB), el órgano regulador de los mercados francés, ha abierto un procedimiento de sanción administrativa contra Vivendi Universal por una posible información financiera fraudulenta del grupo de medios de comunicación durante los ejercicios de 2001 y 2002, bajo la presidencia de Jean-Marie Messier. La medida, que responde a una investigación abierta en el mes julio de 2002, fue transmitida el viernes pasado al parqué parisiense.

El informe del regulador plantea sus sospechas sobre una posible información privilegiada de la que se beneficiaron Messier; su director financiero, Guillaume Hannezo, y otros directivos del grupo, para la venta de sus acciones.

La operación se produjo dos semanas antes de la venta masiva por parte de Vivendi de 55 millones de títulos para cubrir sus necesidades financieras, lo que entonces produjo una caída de la acción.

De constatarse las irregularidades por los investigadores, el grupo podría enfrentarse a sanciones económicas y también a sanciones penales.

Proceso abierto

El documento será ahora estudiado por el ministerio fiscal francés, que deberá transmitir sus conclusiones a los jueces de instrucción René Cros y Henri Pons, responsables de una información judicial abierta en octubre del año pasado 'por publicación de falsos balances en los ejercicios cerrados el 31 de diciembre de 2000 y el 31 de diciembre de 2002, y la difusión de informaciones falsas y tramposas en esos dos años', según señala el citado documento.

La compañía de medios de comunicación, que en la actualidad está presidida por Jean-René Fourtou, dice estar estudiando las quejas depositadas, al mismo tiempo que reafirmó su intención de 'seguir cooperando plenamente en el marco de la investigación de la COB'. El grupo dispone ahora de tres meses para aportar sus observaciones sobre el proceso abierto.