Guerra de precios

La banca desconfía del éxito de demanda en las hipotecas con interés fijo y mixto

No tenemos una demanda de hipotecas a tipo fijo', reconoció Federico Outón, consejero delegado de Banesto en la presentación de resultados. A la mayoría de las entidades les sucede lo mismo, aunque lo admitan sólo de forma oficiosa. Antes de desencadenarse la guerra, a raíz de la oferta de tipos fijos y mixtos (con un interés cerrado durante un plazo y variable el resto) del BBVA, 'las de tipo fijo han tenido escaso éxito', admiten en un gran banco.

'Nadie entra en una oficina a pedir un tipo fijo o mixto', ha señalado gráficamente un alto directivo. En casi un mes de batalla hipotecaria, 'no hemos visto precisamente un aluvión de demanda', apunta otro ejecutivo de un banco mediano.

Muchas de ellas, como Bankinter, que hoy va a presentar una oferta, o como algunas cajas medianas han entrado a competir como actitud defensiva, forzados por la estruendosa campaña iniciada por el BBVA y replicada por el SCH. El primero ha optado por unos precios competitivos en las de interés fijo, mientras el segundo ha apostado por mejorar las de tipo mixto. En la gran banca, Caja Madrid, Banco Popular se han sumado a la iniciativa. Mientras, La Caixa, aunque revisó su oferta tras el lanzamiento de los dos grandes, no lo ha publicitado. También se han unido las entidades medianas: Sabadell, Banesto, BBK y Caja España, entre los primeros.

Tanto el Popular como Banesto han decidido experimentar los nuevos préstamos a través de Internet (bancopopular-e.com e Ibanesto, respectivamente), conscientes de que este canal acarrea menos gastos y da más margen para bajar comisiones.

Pero la razón fundamental que ha provocado el giro en la estrategia de hipotecas ha sido, a decir de los propias entidades, el real decreto que el Gobierno aprobó el pasado mes de abril por el que impuso una rebaja en los gastos para el cambio de una hipoteca de tipo variable a fijo. El sector lo recibió como una llamada de atención. También estableció la obligación de la banca de informar sobre los seguros que cubren la subida de tipos. La norma produjo cierto malestar en la banca.

Combinados, una promesa

Ahora, en plena batalla, la apuesta de muchas entidades se centra en los tipos mixtos. 'En fijos, nuestra postura es claramente defensiva. Lanzamos la oferta porque tenemos que estar ahí', explica César González, director de financiación hipotecaria de Bankinter, uno de los bancos más activos en hipotecas. Como otros competidores reducirá las de interés cerrado. Pero el inconveniente general para comercializarlas es que 'hay mucha diferencia entre el fijo y los variables, ahora muy bajos'. Añade que 'seguiremos personalizando los precios'.

Una de las grandes entidades de ahorro, Bancaja expresa un claro rechazo. 'Nuestra postura es contraria a los tipos fijos; no queremos entrar en esa guerra', afirma Sebastián Ruiz, director comercial de la entidad. Aunque no está descartado lanzar una oferta de tipo mixto, la decisión se aplaza para después del verano.

Pese a la negra visión de muchos sobre los préstamos con interés cerrado, los combinados se presentan como la promesa porque, según la opinión generalizada de bancos y cajas consultados, 'tiene más atractivo y tendrá más tirón entre los clientes'. Si bien las entidades consultadas admiten la dificultad de que tengan una acogida rápida por parte del cliente.

La realidad es que hasta ahora las hipotecas a tipo fijo pesaban sólo un 3% sobre el total y las mixtas 'estaban muertas', según un ejecutivo. Romper esa barrera se presenta como un problema cultural. Las entidades se topan con que el cliente ha asumido la demanda por norma de hipotecas variables, un hábito que costó años labrar en la era de las hipotecas blindadas. Ahora, afrontan un cambio a la inversa con el gran obstáculo de un euribor en mínimos.

Por otra parte, Uno-e, la filial de Internet del BBVA, reducirá desde el 4% hasta el 2,90% TAE la retribución de su cuenta ahorro desde mañana para ajustarlo a la última rebaja de tipos oficiales.

Las comisiones suelen ser más altas

Las entidades lo admiten. Las comisiones en hipotecas a tipo fijo son más altas que en los variables. Lo justifican porque al banco o caja le sale más caro cancelar la operación. De media, la comisión por cancelación total o parcial ronda el 2% e incluso llega al 4%. Aunque a veces la oferta no es competitiva porque no es asequible a muchos clientes, como un plazo de amortización de 12 años.

Bancaja se niega a entrar en la guerra

Bancaja se opone a dar alguna prioridad ahora a las hipotecas a tipo fijo. 'No entraremos en esa guerra', afirma Sebastián Ruiz, director comercial de la caja. Estiman que el tipo variable, euribor más un diferencial, 'es lo más neutral para el cliente y para la entidad, porque ambos se ciñen a la evolución de los tipos oficinales y del euribor, sin entrar en especulaciones de cómo variarán'.

Protección contra la subida del euribor

Los defensores de las hipotecas a tipo mixto (las de los fijos tienen menos apoyos) señalan como gran ventaja que el cliente se cubre las espaldas en caso de una subida del euribor que, según los expertos, podría producirse en la segunda mitad del próximo año. Justifican que las actuales ofertas de tipos competitivos desaparecerán cuando suba la referencia hipotecaria.

Bankinter lanza hoy la mejor oferta en plazo

Bankinter tiene previsto anunciar hoy un abanico de ofertas a tipo fijo y mixto, pese a admitir que lo hace 'porque hay que estar ahí'. Ofrecerá una hipoteca a tipo mixto (con un periodo a tipo fijo y el resto, variable) con el plazo de amortización más amplio del mercado, 35 años. 'En fijos no prevemos en general un gran tirón', señala César González, director de financiación hipotecaria.