Administración local

Los alcaldes podrán formar gobierno con personas que carezcan de la condición de concejal

El proyecto de Ley de Medidas para la Modernización del Gobierno Local aprobado hoy pretende acabar con el "uniformismo" del régimen legal de los municipios y dar a las grandes ciudades uno específico que les permitirá, entre otras cosas, introducir a no electos en sus Gobiernos.

El proyecto aprobado hoy por el Ejecutivo incluye dos grandes bloques de medidas: las que afectarán a todos los municipios y las que servirán para modificar el régimen de las grandes ciudades. A los efectos de esta ley quedan definidas como tales las de más de 250.000 habitantes (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Murcia, Las Palmas de Gran Canaria, Palma de Mallorca, Bilbao, Valladolid, Córdoba, Alicante, Vigo y Gijón) y las que superen los 200.000 y sean capitales de provincia (La Coruña, Granada, Vitoria, Santa Cruz de Tenerife y Oviedo). También entrarán en ese régimen las que, a pesar de tener menor población, sean sede de instituciones autonómicas si así lo aprueban su respectivos parlamentos regionales.

El ministro de Administraciones Públicas ha señalado que la intención del Gobierno es que estas medidas "experimentales" puedan en un futuro extenderse a todas las instituciones locales. El ministro asegura que la norma, que podría entrar en vigor este mismo año, ha sido pactada con el PSOE y discutida con todas las fuerzas políticas y alcaldes de la principales ciudades.

El objetivo del proyecto es modernizar los ayuntamientos, incrementar su capacidades de gestión y darles instrumentos para "prestar más y mejores servicios a los ciudadanos". Además, pretende acabar con el "uniformismo" que hace que actualmente el régimen legal de una ayuntamiento de 5.000 habitantes sea el mismo que el de una gran ciudad con varios millones.

En el capítulo dedicado a las grandes ciudades se configura el Gobierno municipal como verdadero órgano ejecutivo de los asuntos públicos locales integrado por el alcalde y la Junta del gobierno local. Este órgano podrá incluir a personas que no sean concejales, siempre que sean menos de la mitad del total.

Para más adelante ha quedado, eso sí, la creación del Estatuto de Capitalidad de Madrid y la Carta Municipal de Barcelona, que el Gobierno asegura que propondrá ¢cuando se alcance un nivel de acuerdo suficientemente alto¢. Estas dos leyes son una vieja aspiración de las dos grandes urbes españolas en atención a sus peculiaridades y, sobre todo, a la necesidad de gobernar sobre varios millones de ciudadanos.