Operación

ACS lanza una opa sobre el 10% de Dragados para reforzar su control

El grupo ACS ha decidido reforzar su poder en el grupo Dragados, donde controla desde el pasado mes de abril el 23,5% del capital, al lanzar una opa sobre otro 10% a 22,22 euros por acción, lo que eleva el precio total de esta oferta a 382,9 millones de euros.

La propuesta, que si tiene éxito le permitirá hacerse con un tercio del capital de Dragados, implica una prima del 36% sobre el cierre de ayer de la acción. El precio es idéntico al que pagó la empresa que preside Florentino Pérez al SCH el pasado mes de abril para hacerse con el 23,5% de Dragados. La prima actual es menor a la de esta operación, que alcanzó el 58%, debido a la revalorización del título.

ACS persigue con este movimiento varios objetivos: mejora su posición en el capital de Dragados ante la prevista fusión de ambos grupos; se blinda más ante posibles movimientos hostiles de algún otro competidor; mejora la retribución al pequeño accionistas y, al mismo tiempo, se adelanta al aplicar la filosofía de los próximos cambios de la Ley de Opas, promovida por el Gobierno tras producirse una serie de operaciones de toma de control que exprimían al máximo la actual legislación. Entre ellas estaba precisamente la compra al SCH. La nueva normativa persigue precisamente que los pequeños accionistas no se vean marginados en este tipo de operaciones de toma de control limitada.

MÁS INFORMACIÓN

ACS 35,74 -0,67%

De hecho, la operación de compra del 23,5% de Dragados fue criticada por implicar la toma de control efectiva de esta empresa al asegurarse el comprador un blindaje efectivo de su poder mediante un cambio drástico de sus estatutos. La nueva redacción del documento, gestada días antes de que entrara ACS, impide que otro socio pueda tomar el poder político de Dragados.

En todo caso, la CNMV recomendó recientemente a esta empresa que deshiciera la comisión ejecutiva que había creado dentro del consejo de administración, en la que ACS tenía mayoría.

La empresa que preside Antonio García Ferrer disolvió ese órgano y optó por reducir el tamaño del consejo. Hoy día ACS y sus socios ostentan el control formal de cuatro de los nueve puestos del consejo de Dragados, donde también se sientan dos independientes, dos representantes del SCH, que controla el 0,5% del capital, y el propio presidente de Dragados, designado tras la venta del paquete accionarial del banco.

Por otra parte, la nueva inversión en Dragados se produce pocos días después de que ACS alcanzara un acuerdo con el Gobierno que reduce de forma sustancial sus compromisos financieros y los de sus socios para garantizar el despliegue de su proyecto de telefonía móvil de tercera generación, que se articula a través de la sociedad Xfera. ACS controla el 20% de esta operadora.

De hecho, fuentes cercanas a ACS sostienen que ese pacto ha despejado el camino para que la empresa que controlan los March, Pérez y los Albertos pueda invertir otros 383 millones en Dragados, que se suman a los 900 millones abonados a Emilio Botín para tomar el control del 23,5% de su competidor. Esta adquisición inicial fue financiada por ACS mediante deuda, en concreto con préstamos de La Caixa y Caja Madrid.

Mutua Madrileña se hace con una torre del Madrid

Mutua Madrileña Automovilística ha resultado adjudicataria de la tercera torre del complejo de oficinas Madrid Arena. Ayer, Luis Eduardo Cortés, consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes de la Comunidad de Madrid, y Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, firmaron la venta de la Torre número 3 de la Ciudad Deportiva.Mutua Madrileña Automovilística fue la entidad que ganó el concurso asesorado por Richard Ellis para vender el inmueble. æpermil;ste consta de 59.829 metros cuadrados, con 1.150 plazas de aparcamiento. Dos de las cuatro torres fueron ya vendidas a Inmobiliaria Espacio y a Caja Madrid por 360 millones de euros. En el caso del inmueble propiedad de la entidad financiera se destinará a la sede corporativa de la compañía petrolera Repsol YPF, que se ha reservado una opción de compra hasta diciembre de 2003. La torre restante es propiedad del Ayuntamiento de Madrid, que prevé destinarla a uso mixto de oficinas y hoteles. El Real Madrid está utilizando los fondos recaudados con estas operaciones para sanear sus finanzas y construir una nueva ciudad deportiva. La mutua se ha convertido en uno de los principales propietarios de inmuebles en Madrid, sobre todo en el paseo de la Castellana.