_
_
_
_
Operación

Crédit Agricole lanza una opa amistosa de 16.400 millones por Crédit Lyonnais

El fin de semana resultó largo para Crédit Lyonnais y Crédit Agricole. Pero finalmente ha dado sus frutos. El banco cooperativo anunció ayer una opa amistosa por la entidad de Lyón, la sexta del país. Una operación pactada durante el fin de semana, tras reuniones bilaterales y sendos consejos extraordinarios. La oferta hecha por Agricole valora Lyonnais en 19.500 millones de euros. El banco ofrecerá cinco de sus acciones más 148,24 euros en efectivo por cada cuatro acciones del Lyonnais, lo que equivale a 56 euros por título a precios de cierre del viernes. Los accionistas de Lyonnais recibirán dos terceras partes de la oferta en efectivo, como mínimo, según anunciaron los principales directivos ayer en conferencia de prensa.

BNP Paribas, que en las últimas semanas ha protagonizado junto a Agricole una encarnizada batalla por el Lyonnais, aún no ha anunciado qué pretende hacer con su 16,2%, aunque el mercado no cuenta con una contraoferta del mayor banco del país,

Esta operación entronaría al líder indiscutido de la banca minorista en Francia, con 22 millones de clientes, 145.000 empleados y 9.300 oficinas. Su cuota de mercado en el negocio de particulares alcanzará el 30%, muy lejos del 9% de BNP Paribas. El 70% del beneficio vendrá de la banca minorista. La entidad resultante contará con 765.000 millones en activos, más que el SCH y el BBVA juntos.

Este acuerdo permitirá generar una rebaja de costes valorada en 760 millones, incluida la 'salida natural' de entre 4.000 y 5.000 personas.

Los analistas parisinos dan por seguro que el consejero delegado de Crédit Lyonnais, Dominique Ferrero, se convierta en el segundo de a bordo operativo, por debajo del primer ejecutivo de Agricole, Jean Laurent. El presidente de Crédit Lyonnais, Jean Peyrelevade, será vicepresidente. René Carron, presidente de Agricole, lo será de la nueva sociedad. El grupo se beneficiará, además, de la escasa fragmentación de la banca francesa, que cuenta con 411 oficinas por millón de habitantes, una red la mitad de densa que la española.

Subidas y bajadas

El mercado recibió la noticia de maneras diversas. Penalizó a Crédit Agricole, cuyos títulos perdieron un 1,91%, y premió a BNP Paribas (+7,48%) y al protagonista del baile, Lyonnais, que repuntó el 2,37%. Standard & Poor's rebajó las perspectivas a Agricole a negativo, y cambió a positivo las de Lyonnais.

El banco cooperativo ya contaba con un acuerdo con los principales accionistas: Allianz, Commerz, el BBVA e Intesa. Estos grupos tienen el 21,2% del capital, lo que otorga a Agricole el 38,6% de su objetivo. Así, uno de los grandes beneficiados por la opa ha resultado ser el BBVA. La entidad española se adjudicó el 3,75% del capital en 1999. Por esta participación, el BBVA pagó entonces 367 millones. A 56 euros por acción, el BBVA se embolsará más de 730 millones, lo que le deja una plusvalía de más de 300 millones. Eso si BNP Paribas no lanza una contraoferta superior.

El Estado francés sorprendió a los mercados internacionales al adjudicar el pasado 23 de noviembre a BNP Paribas un 10,9% del capital de Crédit Lyonnais. El Estado pasó por encima de su candidato favorito después de que BNP ofreciese 58 euros por acción, 12 más que Agricole. Fue sorpresiva porque Agricole llevaba meses negociando una fusión, tanto con el Estado como con la propia entidad. Esta lucha entre los bancos ha encarecido al banco y se ha llevado por delante a su primer ejecutivo, Marc Bué.

Agricole siguió con paso firme hacia el ansiado objetivo de la absorción. Desde la adjudicación, la entidad se ha hecho con un 7% del Lyonnais y se ha mostrado mucho más interesado por éste que BNP Paribas, que anunció el viernes que se apartaba del camino, a pesar de tener un 16,2%, para facilitar el trabajo a Agricole.

De las huertas francesas al parqué parisino y los Campos Elíseos

Crédit Agricole ha pasado de las áridas huertas francesas al suave parqué bursátil de París tras más de un siglo de existencia. El banco fue creado en 1894 por diversas entidades cooperativas, que aún controlan férreamente el 70% del capital. Su objetivo era financiar a los granjeros y agricultores del país. Más de 100 años después, la abrumadora implantación de la entidad (la mitad del negocio proviene de áreas con menos de 5.000 habitantes) le ha permitido convertirse en el primer banco minorista francés, superado por BNP Paribas sólo gracias a la actividad corporativa y de inversión. En diciembre pasado, el Crédit Agricole sacó a Bolsa una parte del negocio para lograr recursos suficientes para su expansión. Captó 3.400 millones. Doce meses más tarde, el banco cooperativo ha encontrado su primera víctima, Crédit Lyonnais, un banco creado en 1863 y que se ha convertido en el sempiterno patrocinador del Tour de Francia, presente en carteles en los Campos Elíseos y en el maillot amarillo de líder. Aun así, Lyonnais se ha recuperado de su gravísima crisis financiera sucedida a principios de los noventa, cuando desarrollaba una política expansionista que expuso a la entidad a muchos y diversos riesgos. Cuando estos riesgos se hicieron realidad, las provisiones para insolvencias y los impagos ahogaron al banco y se vio abocado a su desaparición. El caso aún está en los juzgados. Pero entonces, el Estado intervino y rescató a la entidad con un plan de viabilidad a 20 años. En 2001, el Lyonnais ganó 812 millones.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_