Desastres naturales

La Bolsa hunde el beneficio de Swiss Re y Munich Re

Las estados financieros de las mayores aseguradoras y reaseguradoras del mundo resistieron a duras penas los atentados sobre las Torres Gemelas. Sin embargo, las entidades están sufriendo el mal momento de los mercados financieros.

Ayer fue el turno de las dos mayores reaseguradoras del mundo, la alemana Munich Re y la suiza Swiss Re. La entidad germana anunció ayer una pérdida de 383 millones de euros en el segundo trimestre del año. Un año antes, la reaseguradora había ganado 493 millones en el mismo periodo. Este mal dato es consecuencia, fundamentalmente, de las pérdidas del valor de las inversiones en Bolsa por 1.500 millones de euros. Este grupo se está viendo afectado además por la crisis de su filial American Re, a la que ha tenido que provisionar con 2.551 millones.

Estos resultados obligaron ayer a la entidad a abandonar los presupuestos de beneficios para 2002. Es más, Jörg Schneider, miembro de la junta directiva, dijo ayer que la compañía no divulgará previsiones de beneficios para este ejercicio y que incluso es imposible hacer pronósticos medianamente fiables.

Swiss Re al menos logró acabar el semestre en números negros, aunque el beneficio cayera el 91%. En los primeros seis meses de este año el resultado neto ascendió a sólo 118 millones de francos suizos (80,2 millones de euros), frente a los 1.345 millones de francos suizos de 2001.

La compañía suiza sufrió, como Munich Re, los efectos de la pérdida de valor de sus inversiones. Su consejero delegado, Walter Kielholz, ya indicó meses atrás que la compañía tenía que proceder a reajustes tras los atentados terroristas perpetrados en Estados Unidos. Ayer, no obstante, el propio Kielholz aseguró que espera 'una mejora significativa' con respecto a 2001, ejercicio en el que la reaseguradora perdió 112,2 millones, la primera pérdida de su historia.

Por otra parte, Munich Re, Allianz y Swiss Re cifraron ayer en 1.370 millones de euros los costes por las inundaciones que afectaron a Alemania, Austria y República Checa durante este verano.

A falta de las estimaciones de la francesa Axa, la otra gran compañía del sector, las entidades informaron que las indemnizaciones a clientes afectados por las riadas tendrán un efecto muy negativo sobre sus resultados anuales.

Munich Re cifró los costes en 500 millones, lo que le podría llevar a cerrar por cuarto año consecutivo con pérdidas en un ejercicio que se preveía positivo por la venta de participaciones a Allianz.

Por su parte, Allianz estimó en 695 millones de euros el coste bruto de las catástrofes, de los que 580 irán destinados a sus actividades en Alemania, mientras que el resto afectará a sus filiales en Austria y en Chequia.

La suiza Swiss Re se verá menos afectada, al contabilizar en 170 millones los pagos por las catástrofes.