_
_
_
_
_
Investigación

Alierta declaró dos sociedades compatibles con la presidencia de la antigua Tabacalera

Las declaraciones de actividades de César Alierta, tanto al ser nombrado presidente de Tabacalera como en el momento de su cese, recogen su participación en dos sociedades que gestionan su patrimonio personal, actividad declarada compatible por el Ministerio de Administraciones Públicas.

El Gobierno ha remitido esas declaraciones al Congreso, así como documentación adjunta, en respuesta a la petición de PSOE e IU, grupos que trataban de establecer si hubo relación de Alierta con la empresa Creaciones Baluarte. Según informaciones periodísticas de las que se hizo eco la oposición, esta empresa, en la que aparece como socio único un sobrino de Alierta, compró un importante volumen de acciones de Tabacalera días antes de que se disparase la cotización bursátil de la compañía. Nada aparece en relación a Creaciones Baluarte en las declaraciones de Alierta, quien declaró ser consejero de Seguros Plus Ultra en el momento de su nombramiento, pero que renunció a esa ocupación por indicación de la dirección general de inspección, simplificación y calidad de los servicios.

César Alierta declaró el 12 de septiembre de 1996 ser consejero de las sociedades Santa Cristina Altaoja, S.A. y Barnsley, S.A. y, posteriormente, ante el requerimiento de más información por parte del Ministerio de Administraciones Públicas, informó de que ambas eran depositarias de su patrimonio personal y familiar constituido por bienes gananciales del matrimonio. La primera sociedad se encarga de la gestión de un hotel en Huesca del que es propietaria la segunda. En cuanto al puesto de vocal en el consejo de administración de Seguros Plus Ultra, Alierta renunció al mismo después de que la dirección general le recordase que resultaba incompatible con la presidencia de Tabacalera y le instase a "obrar en consecuencia para resolver dicha incompatibilidad". No obstante, ante un primer requerimiento de información, el entonces presidente de Tabacalera defendía esa actividad al entender que no suponía incompatibilidad.

Alierta señalaba en el escrito que "no se plantean ningún tipo de intereses contrapuestos entre mi servicio en una empresa pública y mi asistencia, esporádica y ocasional, como consejero externo a las sesiones del consejo de administración de la aseguradora Plus Ultra". Además, explicaba que su actuación en ese cargo se reducía exclusivamente a asistir a reuniones del consejo y a dar su opinión, sin que se requiriera ninguna actuación complementaria por su parte.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_