Resultados

El Sabadell ganó un 8,6% más por la incorporación del Banco Herrero

El Sabadell ha cerrado 2001 con un beneficio neto de 216,51 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,6% respecto al año anterior. Este aumento se ha debido en gran parte a la incorporación al grupo del Banco Herrero. La entidad, que ha cerrado 48 oficinas, ha paralizado su plan de crecimiento en Latinoamérica.

Los resultados de Banco Sabadell en 2001 se han beneficiado de la incorporación al perímetro de consolidación del Banco Herrero, adquirido a La Caixa e integrado al grupo a partir de enero del año pasado. El banco catalán cerró el año pasado con un incremento del beneficio neto atribuido del 8,6%; hasta 216,51 millones de euros (36.024 millones de pesetas). Antes de impuestos, el resultado creció un 12,8%. De este porcentaje el Herrero aportó más de nueve puntos. 'Sin la incorporación, el beneficio bruto hubiera crecido un 3,6%', matizó el director general del Sabadell, Josep Permanyer.

La contribución del Herrero es muy significativa en todos los márgenes. El de intermediación creció un 41% respecto al año anterior, en el que el banco asturiano aportó un 23,4% y el crecimiento orgánico del propio Sabadell el 17,7%. En el margen de explotación, que aumentó un 37%, la aportación del Herrero fue menor, del 15%.

Sin embargo, el Sabadell ha aprovechado la aportación del Herrero al beneficio le ha servido para destinar 44 millones de euros (7.321 millones de pesetas) a adelantar la dotación del fondo de comercio de las compras del Banco Comercial Portugués (BCP) y la adquisición del Herrero. Estas dotaciones extraordinarias, que permiten modular el resultado, no están exentas del pago del impuesto de sociedades, por lo que 'hemos tenido que tributar por unos 405 millones de euros de beneficio y no por los 361 de la cuenta, lo que ha elevado nuestros pagos a Hacienda un 21,9%', explicó el presidente, Josep Oliu.

También en el apartado de gastos tiene reflejo el aumento del perímetro de consolidación. El Herrero supone la mayor parte del crecimiento de los gastos, que asciende un 31,2%. 'En realidad nuestros gastos se han controlado mucho y apenas han crecido un 3%, pero el Herrero y algunos gastos no recurrentes han aumentado sustancialmente esta partida', explicó el presidente de la entidad, Josep Oliu. Concretamente, la salida a Bolsa y el lanzamiento de algunas nuevas filiales han supuesto al grupo un aumento del gasto de unos 24 millones de euros.

A lo largo de 2001, el Sabadell, que empezó a cotizar en Bolsa en abril, ejecutó la compra del Herrero, la fusión de Solbank, puso en marcha BancSabadell Andorra, lanzó ActivoBanck junto al BCP y constituyó la filial mixta Dexia Sabadell Banco Local. En cuanto a compañías filiales, creó Managerland, e-xtendnow junto a Siemens, reforzó el grupo inmobiliario Landscape y potenció la sociedad de capital Aurica XXI en la que participa junto al Banco Pastor.

Operaciones de 2001

En la cuenta de resultados, la única partida que retrocede son los resultados por puesta en equivalencia, que se recortan un 6,5%. Según Permanyer, esto se debe a que 'hemos situado la mayor parte de las aportaciones de nuestras filiales en el margen de intermediación, ya que las hemos contabilizado como dividendos'.

En cuanto a los volúmenes de negocio, la entidad incrementó su inversión crediticia un 45,4%, hasta situarla en 19.124 millones de euros, y los recursos de clientes un 41,5%, hasta 19.746 millones. De estos crecimientos, el Herrero aportó un 23,8% del aumento de los créditos y un 23% de los recursos de clientes en balance. La morosidad de la entidad se redujo hasta el 0,46%, 'el récord en la historia del banco', aseguró Oliu.

La red de oficinas del grupo Sabadell ha sufrido una poda y ha pasado de 951 oficinas a finales de 2000 a 903. Según explicó Oliu, 'hemos abierto 18 oficinas con la marca Sabadell y hemos convertido 44 del Solbank en Sabadell; además hemos cerrado 40 oficinas del Solbank y abierto otras seis, con lo que su red ha pasado a tener sólo 41; en cuanto al Asturias y el Herrero, hemos prescindido de 24 locales entre las cerradas y las concertadas'.

Para el presente año, la previsión es abrir 13 oficinas del Sabadell y '23 de Solbank, es el año del relanzamiento de este banco', aseguró el presidente. Respecto a las filiales asturianas, explicó que se continuará la concentración de oficinas y la preparación para integrar los servicios centrales de las entidades a lo largo de 2003.

Respecto a los intereses de Banco Sabadell en Latinoamérica, 'todos los proyectos de crecer en México están totalmente parados', indicaron fuentes del banco. La entidad cuenta con un riesgo en Latinoamérica de 502 millones de euros (el 2,6% del total), de los que 24 millones son riesgos contraídos en Argentina y el resto en Centroamérica, principalmente en México.

Por su parte, Oliu señaló que 2002 es un año de consolidación del banco, principalmente, mediante la incorporación como director general de Juan María Nin, procedente de SCH. Respecto a las últimas declaraciones surgidas de Banco Popular con relación a su acercamiento al Sabadell, el presidente afirmó que 'no sabemos nada, pero esta vez han sido hechas con más cariño'.

Por su parte, Nin, que no intervino en la rueda de prensa de resultados, aseguró posteriormente que durante el próximo año el Sabadell debe incorporar una nueva plataforma tecnológica (en la que invertirá 96 millones de euros) que le permitirá mejorar su ratio de eficiencia. El banco espera crecer un 12% en créditos y un 10% en recursos.

Un plan para amortizar hasta el 3% del capital

Los gestores del Sabadell andan muy preocupados por la mínima liquidez de las acciones en Bolsa. Desde el inicio de la cotización en abril sólo se han movido acciones equivalentes al 13% del número total de acciones 'y, de esas, la mitad se movieron los primeros dos o tres días', explica el presidente del banco, Josep Oliu. Ante la previsible falta de liquidez del título, ya que el Sabadell es una entidad con accionistas muy tradicionales, el banco realizó una ampliación liberada de acciones de un título nuevo por seis antiguos, con la esperanza de que los 40.000 pequeños accionistas que conforman el accionariado vendieran esa acción nueva. Pero la media no tuvo el efecto esperado, sólo 'el 6,5% de las acciones liberadas fueron vendidas, ya que el accionista prefirió conservarlas', explican fuentes del banco. Para intentar hacer atractivo el valor y atraer a los fondos de inversión, el banco anunció ayer un programa de compra de acciones en régimen de autocartera. La intención de la entidad es comprar, 'cuando consideremos el precio suficientemente bajo', hasta el 3% del capital y luego amortizarlo. De esta forma, el Sabadell retribuirá indirectamente al accionista y, sobre todo, intenta hacer el valor más atractivo para los inversores institucionales. 'Por capitalización deberíamos entrar en el Ibex 35, pero por número de operaciones es imposible y los fondos de inversión son más reacios a comprar títulos que no cotizan en el Ibex', explicó el director general, Josep Permanyer.