X
Privacidad y Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra

El AVE culmina en Orense su primer viaje a Galicia tras más de 10.000 millones de inversión

El nuevo servicio de alta velocidad que une Madrid con Orense completa su viaje inaugural

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el Rey Felipe VI; y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en la inauguración oficial de la línea de AVE que conectará la capital con Galicia. Europa Press

La alta velocidad ferroviaria en Galicia ya es una realidad. Tras 16 años de obras y más de 10.000 millones de inversión, un AVE con salida desde Madrid llegó ayer a Orense en lo que ha sido la inauguración del primer trayecto completo del servicio de alta velocidad que une la capital con Galicia tras completar el último tramo pendiente de ejecutar: el que enlaza Pedralba de la Pradería (Zamora) con Orense.

Se trata además del tramo más complejo, debido a la accidentada orografía. Muestra de ello es que a lo largo de sus 119 kilómetros ha sido necesario levantar una treintena de túneles y otra treintena de viaductos.

De esta forma se cumple un hito para el transporte en ferrocarril español, que ha supuesto un gran esfuerzo en recursos humanos y económicos (un total de 10.060 millones hasta ahora) y que permitirá reducir a la mitad el tiempo de los trayectos que había hasta ahora entre Orense y Madrid.

Así, los viajes entre la ciudad gallega y la capital madrileña, cuyos trenes empezarán a rodar para el público en general desde hoy, pasarán a ser de dos horas y 15 minutos frente a las cuatro horas y media con tramos en los que se alcanzará una velocidad de hasta 350 kilómetros por hora.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que participó en la inauguración de la nueva línea junto al rey Felipe VI, defendió que el nuevo servicio de alta velocidad entre Madrid y Orense supondrá “un impulso incuestionable” para la industria turística gallega. Igualmente, valoró que se trata de una “formidable ventana para transformar la realidad económica y social de Galicia propiciando nuevas oportunidades de negocio, la transmisión directa de conocimiento y la colaboración entre particulares y empresas”.

Y es que, esta nueva línea recortará los tiempos entre Madrid y el resto de ciudades gallegas. Los viajes desde la capital a Vigo serán de 4 horas y 16 minutos; a Pontevedra de 4 horas; a Santiago de 3 horas y 20 minutos; a A Coruña de 3 horas y 51 minutos; y a Lugo de 4 horas y 46 minutos.

Además, todos estos tiempos se verán reducidos en 20 minutos con la futura llegada de los trenes de la serie 106 de Talgo (prevista para el próximo verano), conocidos como Avril, que permitirán llegar hasta Orense y seguir al resto de ciudades gallegas sin necesidad de cambiar de tren.

De momento, solo Renfe

Desde el Ministerio de Transportes subrayan que además del ahorro de tiempo de viaje, la nueva oferta de conexiones viene acompañada de un aumento del número de servicios a Galicia, lo que permitirá a una mayor conectividad con el centro peninsular.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, destacó que este nuevo servicio de alta velocidad conectará de manera ultrarrápida a casi el 30% del PIB de España y a más del 25% de su población generando “riqueza y múltiples oportunidades de desarrollo personal”.

Igualmente, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, no escondió su agradecimiento a los cuatro gobiernos que han impulsado el proyecto y ha hablado de “hito histórico para Orense, Galicia y toda España” en lo que supone la oportunidad de crear “nuevos modelos de hacer turismo”. En ese sentido defendió que “esta ingente cantidad de dinero público habrá merecido la pena porque será rentable”.

Previsiblemente, Renfe será por el momento la única compañía que operará la línea, ya que Ouigo e Ilsa, sus competidores, todavía no tienen trenes que permitan ese ancho variable, por lo que solo podrían llegar hasta Orense, algo que les haría menos competitivos. No obstante, Adif ha confirmado que ya ha recibido el interés de distintas empresas por operar la línea. Además, Renfe también pondrá su tren de bajo coste, Avlo, a funcionar en esta línea.

El objetivo de Renfe es que la cuota de viajes entre Madrid y Galicia, ahora repartida en solo un 20% para el tren y un 80% para el avión, llegue a ser del 50% para cada uno de estos medios de transporte, lo que permitirá descarbonizar las líneas de conexión entre ambas comunidades autónomas.

Hitos de unas obras que se han alargado 16 años

Tramos de la línea. La línea de alta velocidad de Galicia arranca en la bifurcación de la línea Madrid-Valladolid en Olmedo y finaliza en Santiago de Compostela (unos 418 kilómetros), donde enlaza con el Eje Atlántico gallego (Ferrol-Coruña-SantiagoPontevedra-Vigo-frontera portuguesa) que se prolonga a lo largo de otros 241 kilómetros (de los cuales en servicio están disponibles 155 en el tramo Coruña-Vigo). Está diseñada para una velocidad máxima de 350 km/h.

Inversión estimada. La alta velocidad entre Madrid y Galicia culmina un ambicioso proyecto cuya inversión total prevista asciende a 10.950 millones de euros de los que ya se han ejecutado el 92% . Si además se tiene en cuenta la inversión realizada entre Olmedo (Valladolid) y Madrid, que suma 4.180 millones, supondrá un volumen total de 15.130 millones para llevar la alta velocidad ferroviaria desde la capital hasta las principales ciudades gallegas.

Aumento de las frecuencias. La llegada del AVE a Galicia conlleva un aumento en las frecuencias desde Madrid y Orense al resto de puntos de la red gallega: el servicio Ourense-Santiago salta de seis a diez frecuencias diarias por sentido; Vigo verá duplicar los servicios, de cuatro a ocho; Pontevedra pasará de cinco a siete frecuencias diarias por sentido, y Lugo de tres a cuatro.