X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La banca tributa a un tipo real 10 puntos inferior a su nominal en Sociedades

Abona un 19,8% frente al 30% que le correspondería mientras que la empresa media tributa 3,4 puntos por debajo del tipo general del 25%

Durante la campaña electoral del 10N, los partidos pusieron más el foco en Cataluña o en la propia situación de parálisis política que en detallar las propuestas económicas que pondrían en marcha. En este plano, sin embargo, los distintos grupos se han mostrado fuertemente divididos entre un bloque de derechas que apostaba por una rebaja de impuestos más o menos generalizada, también para las compañías, y otro de izquierdas, que viene abogando por elevar la presión fiscal, especialmente sobre los grandes grupos empresariales. Concluido el debate político sin mucho detenimiento en este asunto, la Agencia Tributaria publicó ayer datos que ayudan a aclarar cuántos impuestos pagan realmente las empresas. La conclusión es que si bien la compañía media paga cerca del tipo nominal de partida que fija Sociedades, los grandes grupos y la banca acaban haciéndolo muy por debajo.

En concreto, la estadística del fisco, referente al ejercicio 2017, indica que las empresas españolas pagan de media un tipo efectivo del 21,59% sobre su base imponible, que tiene en cuenta los conceptos sujetos a gravamen de su negocio español, frente al tipo nominal del 25% que fija el impuesto de sociedades, o el 30% al que están sujetas banca y las petroleras.

Los datos de la Agencia Tributaria también revelan que Hacienda solo acaba ingresando el equivalente al 6,25% del beneficio total de los grandes grupos empresariales, cifra que baja al 2,68% en el caso de los bancarios. En este caso, eso sí, el porcentaje es sobre la ganancia global de estos grupos, lo que incluye el beneficio logrado en otros países por el que ya se ha tributado fuera. El cálculo más realista, por tanto, es el que se realiza sobre la base imponible por la que las empresas deben tributar en España, descontados del monto los beneficios foráneos, así como las deducciones aplicadas, bases imponibles negativas obtenidas o créditos fiscales logrados. Bajo este análisis, el fisco indica que, frente al citado 21,59% de tipo real medio para el conjunto de las compañías, los grupos empresariales pagan de en España un tipo real del 19,57% y los grupos bancarios, uno del 19,76%.

Es decir, que la empresa media paga 3,4 puntos por debajo del tipo nominal general; los grandes grupos, 5,4 puntos menos; y los bancarios abonan 10,24 puntos por debajo del umbral de gravamen de partida que les correspondería. Todos ellos acaban rebajando el punto de partida gracias a los diversos beneficios fiscales que contempla la ley.

El dato varía con fuerza, además, si se tiene en cuenta el tamaño de las compañías. Así, las microempresas abonan un tipo efectivo del 22,99% mientras que las compañías de más de 5.000 empleados pagan el 16,43%.

Por volumen de negocio, a su vez, aquellas firmas que facturan menos de 50.000 euros pagan un tipo efectivo medio por sociedades del 22,88% sobre su base imponible, mientras que las de más de 1.000 millones acaban abonando un 19,89%.

Esta estadística comenzó a publicarse hace un año, con los datos referentes a 2016, cuando la empresa media estaba sujeta a un tipo efectivo sobre su base imponible del 21,25% (18,96% en el caso de los grupos) o el 10,46% sobre beneficio (5,99%, los grupos), que se situaba en 22,43% en el caso de grupos bancarios (2,84% de su beneficio global).

La estadística, que despejó una duda que llevaba años enfrentando a los ministros de Hacienda con el empresariado, llegó en un momento en el que el PSOE abogaba por establecer un tipo mínimo de Sociedades para evitar que las grandes compañías acaben pagando menos del 15% de su base imponible en impuestos gracias a los beneficios fiscales existentes, o un 18% en el caso de banca y petroleras. Aunque las cifras indican que la media de empresas se sitúa por encima de dichos umbrales, la medida busca que todas lo estén, lo que acabaría elevando el tipo efectivo medio.

La iniciativa, secundada por Unidas Podemos en el Plan Presupuestario conjunto que consensuaron para 2019, acabó decayendo con las cuentas cuando el Congreso de los Diputados las tumbó. La propuesta, sin embargo, vuelve a estar sobre la mesa ahora que PSOE y Podemos han pactado la formación de un Gobierno de coalición para el que buscan apoyos parlamentarios.

Las grandes constructoras pagan el 1,9% de sus ganancias

La estadística publicada ayer por la Agencia Tributaria alude al ejercicio fiscal 2017, en el que estaban sujetas a tributar por el impuesto de sociedades 1,54 millones de empresas. De ellas, sin embargo, solo 738.000, menos de la mitad del total, lograron un resultado contable positivo, generando beneficios sobre los que, finalmente, pagar impuestos. En total se recaudaron unos 24.000 millones de euros. A partir de aquí, el tipo efectivo real por el que las compañías acaban tributando al fisco varía también en función de la actividad. En el caso del sector de la industria, energía y agricultura, el tipo efectivo medio es del 19,65% sobre la base imponible (11,35% sobre el beneficio); el de la construcción e inmobiliaria es del 22,03% (8,57% de sus ganancias); el de comercio y comunicaciones, del 22,36% (14,05%); el de las actividad financieras y servicios a empresas, del 22,26% (7,65%); y el de los servicios sociales, personales y de ocio es del 23,01% sobre la base imponible (16,39% medido sobre sus beneficios). Más allá, destaca el caso de los grupos de constructoras e inmobiliarias que pagan por sociedades un tipo efectivo del 18,77% sobre su base imponible pero solo el 1,9% de sus ganancias globales.