Las grandes compañías apuestan por la 'open innovation'

España, un país con potencial innovador

Ferran Adrià y el presidente mundial de Google, Eric Schmidt, apuestan por una nueva camada de emprendores

El cocinero Ferran Adrià (izquierda) y Eric Schmidt, presidente de Google, el viernes en The South Summit, en la Plaza de las Ventas de Madrid.
El cocinero Ferran Adrià (izquierda) y Eric Schmidt, presidente de Google, el viernes en The South Summit, en la Plaza de las Ventas de Madrid.

España tiene potencial creativo e innovador. Pero debe apoyar a los emprendedores, no poner trabas con un mercado excesivamente regularizado, como sucede en Europa y también, en menor medida, en Estados Unidos. Fue el mensaje que este viernes lanzó el presidente mundial de Google, Eric Schmidt, que participó en el The South Summit, una cumbre de emprendedores organizada esta semana por Spain Startup, institución que lidera la empresaria María Benjumea y que reunió en la Plaza de Las Ventas de Madrid a más de 5.000 asistentes de 25 países.

También afirmó que el Google Campus Madrid, que abrirá en el primer semestre de 2015, “creará la próxima generación de emprendedores”. Y es necesario, señaló, invertir en esa nueva camada de innovadores. La razón es sencilla, prosiguió Schmidt: “más emprendedores representan más creatividad y eso supone aceleración de nuevas empresas y creación de más empleo”. Ycitó, como dato alentador, que el 70%de los nuevos empleos proceden de nuevas empresas de tecnología.

El presidente del gigante tecnológico destacó que España tiene muchas razones para llevar a cabo la revolución del emprendimiento, entre ellas, sus universidades, su historia y su cultura. Sin embargo, Schmidt se mostró preocupado por la excesiva regulación que existe, especialmente en Europa y “que impide el desarrollo de la innovación”.

En la clausura también intervino el cocinero más influuente del mundo, Ferran Adrià, quien destacó que, a pesar del cierre de elBulli como restaurante, la innovación sigue en el ADN de elBulliFoundation. Y apuntó varias ideas, como la puesta en marcha de una auditoría creativa, que también pueden desarrollar las empresas. O la iniciativa de la Bullipedia, con la que pretende ordenar todo el conocimiento que se genera en la cocina. Afirmó además que la cocina tiene éxito y es una de las disciplinas más creativas porque “es hiperactiva”, esto es, admite modificaciones, “con pescado, sin él...”, afirmó el cocinero, que se llevó la gran ovación de la jornada.

Desde las grandes compañías hay una carrera por introducir la innovación. Y la apuesta pasa en muchos casos por incluir como socios a pequeñas empresas y fomentar las start-up. Lo tuvo claro Dyan Finkhousen, responsable de Open Innovation en General Electric: “Hemos desarrollado un marco para desarrollar la innovación e incorporarlos a nuestros negocios”. De hecho, reconoció que las start-up son “más rápidas y más ágiles” en enfrentarse a los nuevos retos y ofrecer nuevos servicios.

Innovación abierta

El gigante estadounidense ha puesto en marcha la iniciativa open innovation (o innovación abierta), que consiste en buscar alianzas con diferentes socios, como empresas o universidades, para detectar allá donde estén las soluciones más imaginativas. “A veces no somos tan expertos como nuestros socios. Buscamos sinergías”, apuntó.

También es el caso de Telefónica, con su plataforma Wayra, una incubadora de nuevos negocios. “Hemos confiado en los emprendedores de empresas tecnológicas”, explicó Gonzalo Martín Villa, responsable de Wayra. “Creemos en un nuevo modelo de innovación en las que trabajamos junto a varias start-up. Hemos visto una gran calidad en los proyectos. Nosotros no solo aportamos dinero, sino que estamos ahí como un mentor, un socio y damos formación”, añadió. Esta iniciativa de la operadora se ha trasladado a varios países de Latinoamérica, además de China. Martín Villa reconoció que lo que más le ha sorprendido es la preparación de los nuevos empresarios. “Nos sorprende el talento que hemos encontrado”.

Pero las compañías también ponen barreras a la incorporación de ideas. “El problema, a veces, pasa por convencer para que se incorporen las innovaciones que pueden venir también de fuera. Prima mucho el día a día en las compañías y es difícil pensar a más largo plazo para que cambien la cultura empresarial”, apuntó Fernando Bueno, director de innovación de Mutua Madrileña. “Lo más importante es la agilidad. Cuanto más grande es la compañía, es más difícil que el flujo de nuevos servicios y productos llegue al mercado”, añadió.

Samir Iásbeck, Qranio: "“Siempre hay que hablarcon inversores”

A diario lleva puesta una camiseta rosa de su empresa (en fin de semana es blanca), Qranio, una innovadora plataforma de aprendizaje mediante juegos. Samiar Iásbeck montó esta empresa “porque era muy mal estudiante”.

Es uno de los emprendedores brasileños más influyentes de su país y su empresa está incubada por Wayra Brasil. Ha venido a Madrid a The South Summit a encontrarse con posibles financiadores. “Es una buena ocasión para conocer en tres días a inversores ya empresas de distintos países. Nosotros, de momento, no necesitamos recursos, pero siempre hay que hablar con inversores”.

Oscar Marie-Richard, Prot-on: "Dejé mi empresa para montar la mía propia”

“Cuando ya tuve un inversor, dejé mi empresa para montar la mía propia”, explica Oscar Marie-Richard. Fundó Prot-On, que ofrece una forma sencilla de encriptar archivos para particulares (gratuitamente) y para empresas. “Todo el caso de las fotos robadas de famosas se podría haber evitado con nuestros servicios”, apunta. “Creo que podemos tener éxito por el aumento de la amenaza del cibercrímen”.

En este evento de emprendedores del Sur, reconoce que los inversores miran “con lupa” a su empresa. “Tienen dudas de los productos que vienen de España o Italia por la situación de estos países”.

Juan Gili, Playgiga: “Emprendí cuandome prejubilé”

Quien diga que lo de montar una start-up es para jóvenes se equivoca con Juan Gili, exdirectivo de Telefónica. “Emprendí cuando me prejubilé”. Tiene 53 años y se sumó a un proyecto que le gustó, de un catálogo de videojuegos para operadores de telecomunicaciones. “Yo aporto señority dentro de un mundo muy joven”. En este encuentro aprovecha para hablar con inversores, ya que busca recursos. “La banca ha empezado a abrir el grifo. Comienzan a espabilar y valorar estos proyectos empresariales”. Además, apunta que en España falta más apoyo público y líneas de crédito para las start-up.

Ana Cuadrado, e-nlaza: “Queremos ser sostenibles, sin ser agresivos”

Bióloga y profesional en el campo de la oncología, Ana Cuadrado percibió junto a los cofundadores de E-nlaza, la necesidad de los pacientes de cáncer de hablar con expertos en áreas que no son atendidas: como la psicología, la estética, el trabajo social... Ha creado esta plataforma online donde une las dudas con los consejos de los especialistas. Acude a este evento para obtener “visibilidad”, cuenta, ya que tienen recursos propios y de un premio de Mutua Madrileña. “Buscamos otros valores, fondos de capital riesgo que financien proyectos sociales”. El beneficio no es lo importante. “Queremos ser sostenibles sin ser agresivos”.