El 64,6% del efectivo total

Los billetes de 500 euros caen un 2,6% en 2009 hasta los 109 millones de unidades

El número de billetes de 500 euros puestos en circulación repuntó a 109 millones de unidades en diciembre, tras la caída experimentada en el mes anterior, si bien el dato al cierre del año es inferior (-2,6%) a los 112 millones con los que acabó 2008, según los últimos datos del Banco de España recogidos por Europa Press.

En diciembre el número de billetes de 500 euros sumó un total de 54.385 millones de euros y representó el 64,6% del efectivo total distribuido (84.068 millones de euros).

La cantidad de este tipo de billetes se fue reduciendo progresivamente a lo largo de 2008, aunque consiguió repuntar durante los últimos tres meses del año y situarse en enero de este año en la cifra de 111 millones de billetes, para después mantenerse estable en esta cantidad durante los cinco primeros meses de 2009 y caer a los 110 millones en el mes de junio y julio.

Desde entonces, los billestes de 500 euros se estabilizaron en los 109 millones de unidades hasta el mes de noviembre, cuando descendieron hasta los 108 millones, marcando el nivel mínimo del año, antes de repuntar nuevamente en diciembre.

El repunte de los billetes de 500 euros en diciembre está en línea con el incremento del 4,3% del dinero líquido en circulación, hasta los 84.068 millones de euros (80.600 millones en billetes y 3.468 millones en monedas), frente a los 80.600 millones de euros registrados en el mismo mes de 2008.

Por su parte, el número de billetes de 200 puestos en circulación ascendió ligeramente a 21 millones en el último mes del año, tras haber caído desde los 22 millones que alcanzó en el mes de marzo. La cifra es un millón inferior a la registrada en el mismo mes de 2008. Los billetes de 100 euros se incrementaron desde los 61 a los 63 millones de unidades.

En los billetes de 20 y 10 euros, el saldo neto entre lo distribuido y las devoluciones fue negativo, con 12.125 millones y 4.434 millones de euros, respectivamente.

La razón de que se devuelvan más billetes de pequeño importe de los que se distribuyen es, según el Banco de España, la llegada a España de turistas que traen dinero en metálico procedente de sus países de origen, entre otras cosas.