Viajes

Estoril, la Costa Azul portuguesa

El patrimonio artístico y los paisajes de esta comarca atrajeron a toda una generación de nobles. La zona conserva un sinfín de alicientes para el recreo del visitante

Ian Fleming tenía pasaporte británico, pero es una referencia obligada -casi propia- en Estoril. Los de allí dicen, y remarcan con orgullo, que fue en el casino de esta freguesía (parroquia) de Cascais donde el autor concibió al agente secreto por excelencia: Bond, James Bond.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en la casa de juegos portuguesa se urdían entramados e intrigas que habrían inspirado a Fleming para escribir Casino Royale, la primera novela de una extensa saga en la que 007 resuelve con arrojo, y no menos destreza, sus misiones imposibles, llevadas también a la gran pantalla. Respecto a la estética de entonces, el Casino de Estoril luce hoy muy renovado. El actual propietario -el chino Stlanley Ho- debió pensar que ya era hora de modernizar el mito. Y lejos de la apariencia inequívocamente tradicional que exhibía, el local aparece ahora como una modesta reproducción del casino más célebre de Las Vegas, el Bellagio -espectáculo de fuentes incluido-, donde otros héroes cinematográficos más recientes, los hombres de Danny Ocean (George Clooney), dan el palo.

Para los guías turísticos, las historietas de espías son una magnífica anécdota de partida que ofrecer al visitante, pero también un contrapunto necesario a la exquisita quietud percibida nada más llegar. No resulta extraño, de hecho, que varios monarcas en el exilio encontraran en la costa de Estoril el mejor de los retiros, el enclave perfecto para establecer una residencia alternativa a la Corona. Pese a la proximidad con la capital, Lisboa (a solamente 20 kilómetros), tanto las playas como los pueblos de esta región constituyen una suerte de apacible paraíso en el que abandonar las urgencias, bendecir el descanso y curar las penas (siempre recurrentes en el fado).

La estancia de estos reyes destronados, como el mismísimo Conde de Barcelona (padre de Juan Carlos I de España) o Humberto de Saboya, y de otros nobles europeos ayudó a su vez a engrandecer ese halo de glamour que envuelve los lugares alguna vez frecuentados por la beautiful people de la época. Por este vínculo que hubo con la jet set de turno, la ribera portuguesa es para muchos la Costa Azul lusa.

Además de sus magníficas playas (como Praia da Conceição, Praia do Guincho o Praia de Carcavelos, la preferida por los surfistas), la zona brinda otros atractivos naturales: sobresalen el Parque Natural de Sintra Cascais y el Cabo da Roca, el punto más occidental de Europa. Asimismo, los reclamos artísticos y culturales -herencia de una tierra de abolengo- resultan casi inagotables: fortalezas defensivas a lo largo del litoral, edificaciones majestuosas en la espesura de la sierra y palacios por doquier. Son imprescindibles el Castelo dos Mouros y el Palácio Nacional da Pena.

Ese esplendor que coquetea con la decadencia (y que con tanta maestría manejan en Portugal) cobra cuerpo en Sintra. El centro histórico de esta villa de escarpadas callejuelas propone una retrospectiva, a través de los ojos pero también de los aromas y las recetas artesanas que aún pueden degustarse en los dulces típicos, como las queisadas. Las dos chimeneas cónicas gemelas del Palácio Nacional de Sintra (que alberga el mayor conjunto de azulejos mudéjares del país) son el icono de una ciudad que resiste el lance de la historia.

Guía para el viajero

Cómo ir. La aerolínea Easyjet (www.easyjet.com) tiene actualmente una oferta para volar de Madrid a Lisboa por 16,99 euros la ida, tasas incluidas. Una vez en la capital lusa, un tren llega hasta Estoril en menos de media hora.

Dónde dormir. El Hotel Palacio de Estoril (+351 214 648 000. www.palacioestorilhotel.com) acogió a nobles exiliados y agentes secretos de todo el mundo desde principios del siglo XX (a partir de 150 euros). El Hotel Grande Real Villa Italia, en Cascais (+351 291 724 257. www.granderealvillaitaliahotel.com), mantiene el estilo de su antiguo morador, el rey Humberto de Saboya. Cuenta con tratamientos con agua de mar en su Spa Real Marine (desde 180 euros). Hotel Tivoli Palacio de Seteais (www.tivolihotels.com) ofrece lujo extremo en plena sierra de Sintra (250 euros).

Dónde comer. Restaurante Nova Sintra (+351 219 230 220. www.novasintra.com). Especialidad: cabrito al horno. Precio: 15-20 euros.