Fondos & Planes

La aventura asiática ofrece buenos réditos

China, Hong Kong, Taiwán, Japón y Tailandia presentan a largo plazo grandes oportunidades de revalorización.

La perspectiva del crecimiento estructural para Asia es muy fuerte en los próximos uno a tres años, según los analistas de las gestoras internacionales Henderson, Oyster, Schroders y Allianz.

"La combinación de bajos tipos de interés, una política fiscal expansionista, unos altos ratios de ahorro y unos precios inmobiliarios asequibles apoya mucho a los precios de los activos en Asia", declara Mike Kerley, gestor del fondo Henderson Horizon Asian Dividend Income Fund.

La recesión ha forzado a los legisladores asiáticos a centrarse en sus propias economías domésticas para aliviar la caída en las exportaciones. El desafío pasa por reducir la dependencia de las exportaciones e incrementar la contribución del consumo y la inversión.

"Sólo cuando los contribuyentes al crecimiento estén más equilibrados, Asia podrá verdaderamente aislarse del ciclo global", puntualiza Kerley.

El ambiente actual caracterizado por unos bajos tipos de interés está alentando a los ahorradores a buscar unos retornos más altos de los activos que de inverla liquidez o a consumir más. Además, las mejoras en las ventas minoristas, en el sector automovilístico y en los precios inmobiliarios son signos anticipados de una tendencia de desarrollo positiva.

Los bancos son claves en el entramado estructural asiático y se están beneficiando de una reducida competencia gracias a la desaparición de muchos de sus homólogos globales.

Christina Chung, gestora del fondo Allianz RC China Fund en euros, se decanta por compañías financieras como China Life Insurance, Bank of China, Ping An Insurance Group y Hong Kong Exchanges & Clear.

Las firmas inmobiliarias, especialmente en Hong Kong, China, Singapur, Taiwán y Tailandia también se están beneficiando de una demanda creciente y de unos precios interesantes. Los analistas de Asia en Allianz seleccionan China Construction Bank y China Shanshui Cement. Los valores domésticos cíclicos, como las compañías de construcción también son interesantes alternativas de inversión. Analizando la situación por países, Henderson se decanta por China, Hong Kong, Taiwán y Tailandia por sus atractivas valoraciones.

"El rebote de las cotizaciones en la bolsa japonesa estuvo encabezado por las empresas exportadoras, en especial de maquinaria de precisión, automovilísticas y eléctricas", resalta Tom Mermagen", gestor del fondo Oyster Japan Opportunities. Insiste además en que "el mercado nipón todavía cotiza por debajo de su valor contable".

Las reestructuraciones empresariales siguen a buen ritmo en Japón. Entre las principales operaciones, destaca Hitachi, que comprará las participaciones minoritarias de cinco filiales cotizadas por 300.000 millones de yenes, con importantes primas en todos los casos.

Kirin y la empresa no cotizada Suntory se disponen a crear un gigante de las bebidas con ventas de 3,8 billones de yenes, mientras que Sumitomo Trust Bank adquirirá Nikko Asset Management por 112.000 millones de yenes, para crear uno de los mayores grupos de gestión de fondos de Japón, con unos activos gestionados de 35 billones de yenes. Por último, la cadena de moda Rio Chain ha anunciado una operación de MBO (compra apalancada por los directivos), de menor tamaño.

La alternativa India

Para la gestora Schroders, China e India serán con toda seguridad grandes actores en el mundo de la inversión a largo plazo. Se espera que aglutinen antes de 2050 un cuarto de la población mundial.

Virginia Maissonave, responsable de la cartera de renta variable internacional de los fondos de Schroders, asegura que "la demografía, el cambio climático y el llamado superciclo se aúnan en China e India".

Maissonave insiste en la importancia de conocer a fondo ambos mercados para poder construir la mejor cartera con empresas de gran capitalización.

Al igual que ha ocurrido en todas las economías en desarrollo, el crecimiento demográfico y la concentración de la población en grandes urbes irán de la mano del despegue del sector inmobiliario, pronostica.

Para Schroders, también ofrecerán oportunidades las compañías de transporte y aquellas que promueven el uso de energías limpias, porque ambos países se encuentran entre los más contaminantes.

Finalmente el aumento de la esperanza de vida y el incremento de la renta per cápita generarán un aumento de los servicios relacionados con la salud. Por tanto, se presentan buenos tiempos para las compañías farmacéuticas, las sanitarias, las financieras y las turísticas.