Iniciativa

El Senado de EE UU vota una ley para que los turistas extranjeros paguen 10 dólares

El Senado de EE UU prevé votar hoy un proyecto de ley que busca promover el turismo nacional pero que, paradójicamente, impone el pago diez dólares a los turistas de países exentos de visados estadounidenses.

El proyecto de ley, llamado el "Acta de Promoción de Viajes de 2009", tiene el objetivo de promover el turismo en todos los rincones de Estados Unidos de mejorar la competitividad estadounidense en un sector, que a nivel mundial genera miles de millones de dólares, según sus promotores.

La medida forma parte de un proceso multidisciplinario para mejorar el turismo en EEUU y "las relaciones internacionales, incrementar los ingresos procedentes del turismo, crear empleos en ese sector y promover el crecimiento económico" en este país, según un resumen del texto.

Alrededor de 58 millones de turistas extranjeros visitaron EEUU en 2008, según datos del sector.

El proyecto de ley contempla, entre otros aspectos, la creación de un Fondo de Promoción de Viajes, financiado por un programa público y privado pero cuyo aporte federal dependerá de la cuota de diez dólares que el Gobierno cobre a cada turista de los países exentos de visa estadounidense, que incluye a la mayoría de los países de la Unión Europea.

Los turistas europeos pagarían esa cuota -"multa", según la Unión Europea-, cuando soliciten permiso para viajar a Estados Unidos mediante un sistema electrónico puesto en marcha en 2008.

Es ese elemento el que ha levantado ampollas con la Comisión Europea, que recientemente indicó que el proyecto de ley, de ser aprobado en su forma actual, podría surtir el efecto contrario a la promoción del turismo.

El responsable de la delegación de la Comisión Europea ante Estados Unidos, John Bruton, considera que los turistas europeos ya tienen bastante con todas las cuotas y requisitos que deben cumplir por el "privilegio" de viajar a este país a gastar sus euros.

"Sólo en Alicia en el País de las Maravillas se puede ver esa multa como una promoción de la actividad a la que se impone" esa cuota, dijo en un comunicado reciente Bruton.

Según fuentes legislativas, un informe de 2007 señaló que el impacto negativo de la cuota de diez dólares sería ínfimo y explicaron que, de todas maneras, la contribución federal a ese fondo especial tendría un límite anual de 100 millones de dólares.

La iniciativa, que cuenta con el aval del sector turístico, también propone crear una corporación independiente y sin fines de lucro, que tendría además una junta de once gobernadores designados por el Secretario de Comercio, Gary Locke.

Además establece una Oficina para la Promoción de Viajes, dentro del Departamento de Comercio, y cuya tarea sería desarrollar programas para atraer el turismo internacional en Estados Unidos.

Se prevé que en el año fiscal 2010, la Corporación recibirá diez millones de dólares y en años posteriores, el sector de turismo tendría que aportar una suma equivalente a las contribuciones que realice el Gobierno federal.