Crisis institucional

Reino Unido aplaza el referéndum para la ratificación de la Constitución europea

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, anunciará esta tarde que el Gobierno retirará del Parlamento la ley que regula la celebración del referéndum de ratificación de la Constitución europea, previsto para la próxima primavera. Así lo ha confirmado hoy un portavoz de Downing Street, residencia del primer ministro, Tony Blair. Con esta decisión, Blair hace caso omiso a la petición lanzada el sábado por los jefes de Gobierno francés y alemán, Jacques Chirac y Gerhard Schröder, que apostaban por continuar con el proceso de ratificaciones del tratado en los estados miembros tras los §noes§ francés y holandés.

"Son éstos tiempos inciertos y no vamos a proceder (a celebrar la consulta) hasta que tengamos certidumbre", ha dicho el portavoz, adelantándose así a la declaración que hará esta tarde ante la Cámara de los Comunes (cámara baja) el ministro Straw. El anuncio de Straw significará, de facto, un aplazamiento sine die, ya que se retirará la ley, sin perjuicio de que pueda ser presentada de nuevo más adelante y celebrar la consulta cuando la coyuntura europea sea más favorable o más esclarecedora.

Después de que los ciudadanos de dos de los fundadores de la UE se pronunciaran de forma inequívoca en contra de la Constitución europea, pese a que sus abanicos parlamentarios eran mayoritariamente favorables al texto, Reino Unido, mucho más euroescéptico, no quiere sumarse al proceso antes de que Francia decida cómo va a gestionar el §no§. Por ello, retira del Parlamento la ley que prevé la celebración del referéndum, que estaba previsto para la primavera de 2007.

De nada parece haber servido el llamamiento del sábado de Chirac y Schröder a los 15 países miembros que no han ratificado aún la Constitución a que sigan con el proceso, bajo el argumento de que tenían el derecho y la obligación de pronunciarse sobre el Tratado, que debería entrar en vigor el 1 de noviembre de 2006.

La semana pasada, tras conocerse el rechazo francés, Blair había señalado que era ¢demasiado pronto" para decir si Reino Unido sometería a referéndum la Constitución europea, pero parece que tras el posterior rechazo holandés, el Ejecutivo laborista lo ha tenido claro. El sábado pasado el diario 'The Independent' informaba de que Blair había advertido al resto de dirigentes europeos de que el único grupo que se vería beneficiado de la celebración de un referéndum en Reino Unido serían los "eurófobos", contrarios a una mayor integración europea.