X
Privacidad y Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra

Tribunales »

Popular debió dotar 521 millones más en provisiones por Thesan, según los peritos

La entidad contabilizó desde 2012 de forma indebida las operaciones participadas por Thesan Capital, que pudieron esconder un entramado de financiación irregular en Luxemburgo, según las acusaciones

Los peritos cedidos por el Banco de España a la causa sobre Banco Popular han concluido que la entidad contabilizó desde 2012 de forma indebida las operaciones participadas por Thesan Capital, que, según las acusaciones, pudieron esconder un entramado de financiación irregular en Luxemburgo.

En su último informe pericial, los expertos sostienen que esta conducta condujo a un déficit de provisiones de unos 521 millones de euros, y apuntan que, además del perjuicio causado a los accionistas, existen indicios de que el banco incurrió en "gastos innecesarios" y renunció "a beneficios en favor de terceros".

El escrito, firmado por los peritos Pablo Hernández y Santiago Ruiz-Clavijo y al que ha tenido acceso Efe, se centra en las operaciones en las que intermedió Thesan Capital, quee agrupan en cinco proyectos, dos que comenzaron en 2011y el resto, en 2014.

La operativa de Thesan se ha convertido en una de las líneas rojas de la investigación sobre las dos últimas gestiones del Popular.

Durante su declaración como investigado, el que fuera director de admisión de riesgos del banco Carlos Fernández explicó que estaban relacionadas con grupos de acreditados de la entidad en los que ésta ya no confiaba.

En concreto, Thesan cogía una sociedad vehículo domiciliada en Luxemburgo -por la agilidad de la legislación de aquel país-, y el banco pignoraba sus acciones como garantía.

El objetivo era, dijo, una refinanciación con la que salvar el mayor valor posible para Popular.

Ahora los peritos inciden en estos proyectos, que "tienen en común" que se crea una estructura societaria, "donde la empresa matriz es luxemburguesa, que participa en una compañía que atraviesa dificultades significativas" .

Dicha estructura, que "recibe financiación del Popular con la finalidad de cubrir la adquisición y las necesidades de tesorería del proyecto en el medio plazo", es controlada de forma indirecta por Thesan que, sin embargo, hacía frente a un "riesgo limitado porque no tiene responsabilidad en la devolución de la deuda".

Una vez revisada la documentación, los expertos aseguran que las operaciones con las sociedades donde Thesan tomó participación "deberían figurar clasificadas como dudosas desde 2012, cuando el Popular las clasificaba en normal".

Dado que no era la clasificación correcta, "era necesario incrementar el saldo de dudosos en 876 millones de euros".

Esta circunstancia desembocó en un "déficit de provisiones" estimado en, al menos, 521 millones, advierte el informe, que destaca que todos los proyectos se refinanciaron en 2014, acarreando que "operaciones que habían registrado como dudosas volvieran a clasificarse como normales".

El banco, aún bajo la presidencia de Ángel Ron, "sólo redujo significativamente ese deficit en 2016", un año antes de su resolución, "por lo que se precisaría una salvedad en los informes de auditoría" hasta ese ejercicio.

LA RECLASIFICACIÓN "NO ERA POSIBLE"
Tal como resalta el peritaje, en diciembre de 2014 las operaciones antes registradas como dudosas figuraban "mayoritariamente" fuera de esta categoría, coincidiendo con las refinanciaciones y la entrada de Thesan en tres proyectos, que agrupaban el 75% de la financiación intermediada y el 98 % de los riesgos reclasificados.

Los autores creen que "la reclasificación no era posible", ya que "no se aportaban nuevas garantías eficaces y la capacidad de generación de fondos que, hasta ese momento era insuficiente, se vería mermada con los costes de gestión de Thesan".

"No cuestionamos la aportación de valor de la nueva gestión a algunos de los activos de las sociedades refinanciadas, pero no era suficiente para dejar de reconocer un deterioro de la inversión crediticia de Popular", recalcan.

En este sentido, avisan de que "los planes de negocio en los que se justificaba la reclasificación se basaban esencialmente en atribuir a los activos (...) un valor muy superior al que figuraba en informes de valoración disponibles en ese momento, que los situaban muy por debajo de la deuda".

Los peritos se remiten a su anterior informe y enfatizan que "la incorrecta clasificación de operaciones refinanciadas era frecuente en Popular y no se circunscribía a las operaciones ahora analizadas".

PERJUICIO A LOS ACCIONISTAS
Estas "irregularidades contables" habrían causado un "perjuicio" a los accionistas del banco, añade el informe, que da por probado que en todos los proyectos participados por Thesan menos uno "las sociedades tenían dificultades financieras, pero contaban con activos que generaban ingresos, aunque insuficientes" para su deuda.

Para evitar el concurso al que estas sociedades se verían abocadas, Popular "concede sucesivas operaciones de refinanciación, que incluyen el pago a los anteriores propietarios".

Esta conducta "puede haber llevado a que se haya incurrido en mayores costes dado que no se han aportado análisis comparativos de las diferentes alternativas disponibles" a unas refinanciaciones que "se basaban en estudios no realistas y requirieron aportación de nuevos fondos para soportar las necesidades operativas".

Los peritos afean también la "falta de cautelas" en el seguimiento de las operaciones y la "posible opacidad que se daba en la autorización", y anuncian al juez que no se les ha facilitado ningún informe de seguimiento de las sociedades de Thesan, "ni individual ni como grupo económico".

El Popular "no actualizaba la valoración de las garantías o, cuando lo hacía, solicitaba informes no compatibles con la normativa bancaria", prosiguen.

Los expertos han identificado indicios de que "Thesan actuaba como comisionista de Popular y, en cambio, cuando recibe un ingreso por devolución de impuestos, en lugar de destinarlo a restituir las pérdidas (de la entidad), lo destina a transferencias a otras sociedades de su grupo" como préstamos.