X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Gobierno prohíbe que las operadoras telefónicas suban precios y permitir la portabilidad en el móvil

Fija la condición de que no haga falta que vaya ningún instalador a casa del cliente

EFE

El Gobierno ha prohibido la subida de las tarifas de telefonía mientras los usuarios no puedan cambiar de compañía por las limitaciones impuestas para frenar el brote de coronavirus, al mismo tiempo que ha matizado la suspensión de portabilidades impuesta hace dos semanas para permitir
aquellas que no requieran desplazamientos físicos.

Estas son las iniciativas en el ámbito de las telecomunicaciones incluidas en el nuevo paquete de medidas económicas y sociales aprobado este martes por el Consejo de Ministros y con el que se completan y refuerzan las adoptadas en las tres últimas semanas para minimizar y contrarrestar
el impacto del Covid-19.

En un comunicado, el Gobierno señala que, para evitar que el consumidor se pueda ver perjudicado por la suspensión de las operaciones de portabilidad, se establece que los usuarios no puedan ver sus tarifas incrementadas durante el tiempo en que no puedan solicitar un cambio de compañía.

La medida ha sido criticada por alguno de los sindicatos mayoritarios en las operadoras de telecomunicaciones.Así, UGT ha manifestado que se opone a cualquier medida que pueda conllevar un incremento del peligro del contagio en las personas trabajadoras en el sector de las comunicaciones. En opinión del sindicato, no tiene ningún sentido, y además es incongruente, reforzar las medidas sanitarias en todos los sectores productivo de la economía y relajarlos en las telecos. "Estamos ante una situación de salud, que no puede someterse a intereses económicos de ningún tipo. La apertura de las portabilidades en la red fija es inviable, porque supone volver a desplazar personas a los domicilios de los clientes, lo que supondría exponer a la enfermedad de cientos de personas trabajadoras", destaca UGT.

El sindicato muestras dudas ante diferentes áreas, como la posibilidad de hacer campañas telefónicas, con la consecuencia de que puedan volver a llenarse los call centers. De igual firma plantea, quién será el encargado de llevar la nueva SIM a casa del cliente, y advierte de que en caso de que la portabilidad falle y deje a una persona incomunicada, quién se va a hacer responsable de ello en el caso de que sea una persona mayor o aislada. "No estamos ante nada urgente ni inaplazable", dice UGT.

El Gobierno decidió congelar las portabilidades en el segmento de las telecomunicaciones, e incluir la medida en el real decreto de declaración del estado de alarma, el pasado 17 de marzo, para hacer frente a la pandemia del coronavirus Covid-19. El motivo era salvaguardar la salud de los instaladores que acuden a las casas a realizar las tareas técnicas de la portabilidad, que en el ámbito de la banda ancha fija ronda las 200.000 al mes. Las operadoras indicaron que esta situación podía afectar a la estrategia fundamental en este momento que no es otra que mantener los servicios y la red en un momento de récord en su utilización como consecuencia del teletrabajo y el ocio de millones de personas que están confinadas.

La decisión se producía tras ser solicitada por las grandes compañías. La medida, no obstante, recibió las críticas de algunas operadoras más pequeñas y de diversas asociaciones de consumidores.