Soluciones medioambientales
que generan rentabilidad

xxx

Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund, un fondo que permite al inversor participar en el remedio al cambio climático y ejercer un efecto positivo en el entorno

El cambio climático y el medio ambiente. O, mejor dicho, apostar por compañías que ayuden a que el deterioro medioambiental de nuestro planeta no vaya a más y aporten soluciones, es el objetivo del Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund. Hablamos de un fondo de inversión de Nordea Asset Management, la gestora de la entidad financiera más grande de la región nórdica.

En su calidad de gestora de inversiones activa administra clases de activos de todo el espectro de inversión y presta servicios a sus clientes en todas las condiciones de mercado. Basan su éxito en un enfoque multiboutique, que combina firmas internas especializadas, con otras marcas externas de probada competencia.

Además, están centrados en el lanzamiento de soluciones de inversión orientados a resultados, en vez de tener como objetivos índices de referencia. En cuanto a su filosofía de inversión, la estabilidad es la pieza central que permite dar respuesta y satisfacer las necesidades y el apetito por el riesgo de sus clientes.

Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund está gestionado por el Fundamental Equities Team de Nordea desde que se lanzó en 2008, hace casi 10 años. El equipo de gestión, que trabaja desde Copenhague, aplica un proceso de inversión denominado bottom-up –esta estrategia analiza oportunidades de inversión en valores concretos, independientemente de las perspectivas de las economías o de los sectores en los que desarrollen su actividad– para identificar y analizar empresas infravaloradas con respecto a su capacidad para generar flujos de caja futuros.

En Nordea están convencidos de que el cambio climático representa una atractiva oportunidad de inversión, que se ve potenciada por varios factores. Por un lado, la sociedad y los consumidores presionan a las empresas para que sean más responsables, y por otro, los políticos sienten la necesidad de desarrollar mejores políticas medioambientales. Sin embargo, según la filosofía de la gestora, el factor más importante es el incentivo económico asociado a la adopción de estas tecnologías.

Durante años, los inversores han creído que para invertir en empresas cuya actividad tenga una repercusión en el clima y el medio ambiente, era necesario sacrificar rentabilidad. Y es que seleccionar empresas ‘verdes’ o excluir de la cartera valores caracterizados por emisiones elevadas de carbono no son las únicas opciones.

De hecho, lo que hace el equipo de análisis de Nordea es que en vez de seleccionar empresas en función de su impacto en la sostenibilidad, se centra en compañías que utilizan su talento e innovación para identificar soluciones para los desafíos del clima y el medio ambiente. Como resultado de esas políticas, estos valores se benefician de un sólido crecimiento de la demanda.

Siguiendo este enfoque, el fondo de inversión del que hablamos ha generado sistemáticamente mejores rentabilidades que sus competidores, representados en la categoría Equity Sector Ecology de Morningstar.

Otra característica que diferencia a este producto de otros con temática similar, es que si bien la mayoría de los competidores tienen mandatos de inversión en términos de sostenibilidad –por ejemplo Medio Ambiente, Responsabilidad Social y Gobierno Corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) – la innovadora estrategia de Nordea ha demostrado ser más eficaz.

Cambio climático,
una oportunidad de inversión

Con una cartera concentrada entre 40 y 60 valores, con gran presencia de empresas de crecimiento y de mediana capitalización, el fondo logra rendimientos atractivos y ejerce un efecto positivo en el medio ambiente

El Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund es un fondo gestionado por un equipo estable y experimentado compuesto por 24 profesionales, respaldado por una sólida plataforma de investigación y una estructura operativa muy fiable. Cuando en 2008 se lanzó al mercado se hizo con el objetivo de invertir en empresas innovadoras que promuevan una sociedad sostenible desde el punto de vista medioambiental y, muy importante, generen rentabilidades atractivas. ¿Cómo? Identificando oportunidades en un universo de compañías que ha sido ignorado desde un punto de vista del análisis financiero.

Huchas de cerdito

Optimizadoras

  • Eficiencia energética
  • Movilidad sostenible
  • Construcción inteligente
  • Materiales avanzados
  • Agricultura de precisión
  • Gestión forestal sostenible
Manos y globo terráqueo

Adaptadoras

  • Servicios medioambientales y de gestión de agua potable y contaminación del aire
  • Gestión de recursos
  • Consumo responsable
Molinos de viento

Innovadoras

  • Energías renovables
  • Energía solar
  • Energía eólica

“Invertimos en tres tipos de compañías, a saber: innovadoras – empresas englobadas en el sector de las energías alternativas, optimizadoras – orientadas a la eficiencia de los recursos–, y adaptadoras –centradas en la protección del medio ambiente–”, resume Henning Padberg, que gestiona el fondo junto con Thomas Sørensen. Actualmente, la cartera está concentrada en entre 40 y 60 valores de alta convicción.

Cuando el fondo se lanzó en 2008, no existía un universo bien definido de empresas. El equipo quería asegurarse de capturar un conjunto muy amplio de oportunidades, que abarcara varias regiones, empresas de diferentes tamaños y distintas exposiciones a la tendencia del clima y el medio ambiente. Para ello, delimitaron un universo de inversión único.

A lo largo del tiempo, este enfoque ha situado al fondo a la vanguardia en este segmento de mercado en continua evolución. Las salidas a Bolsa, fusiones y adquisiciones e insolvencias son muy comunes en este universo, por ello, una supervisión constante ha resultado vital.

En la actualidad, el fondo se beneficia de un universo para la inversión integrado por más de 1000 empresas.

En cuanto al proceso de gestión de la cartera, el fondo aplica un proceso de inversión estructurado, disciplinado y bien documentado con perspectivas a largo plazo, buscando identificar valores cuyo precio actual en el mercado refleje expectativas futuras que difieran considerablemente de sus valoraciones. Es lo que denominamos internamente un ‘conjunto de expectativas atractivo”, explican en Nordea.

Esas expectativas pueden surgir por una serie de razones tales como la infravaloración del crecimiento futuro de las oportunidades relacionadas con el clima, la incorrecta valoración del impacto estructural de las normativas o la minusvaloración del cambio tecnológico como riesgo u oportunidad para una empresa. Otras causas podrían ser la caída acelerada de los rendimientos del capital, la falta de confianza en el órgano de gestión o en la viabilidad del proyecto, la pérdida de confianza en la perspectiva empresarial o en las expectativas del negocio o, por último ejemplo, la incapacidad de apreciar un punto de inflexión en la actividad empresarial.

Distribuyen los activos en compañías innovadoras rentables que generen una sociedad sostenible

Lo que tienen claro en la gestora es la necesidad de conocer bien la empresa, su cadena de valor y su valoración, para identificar si una ineficiencia es lo suficientemente atractiva. De hecho se analizan todas las compañías desde un punto de vista estratégico y de valoración. “Las buenas empresas no son necesariamente buenas inversiones, al igual que las malas empresas no son necesariamente malas inversiones. La clave para nosotros es si un valor implica un futuro sustancialmente diferente al que observamos, es decir, que presente un ‘conjunto de expectativas’ diferente y una inversión potencialmente interesante”, apuntan los expertos de Nordea.

El fondo se beneficia de un universo de inversión integrado por más de 1.000 empresas

Asimismo, en el proceso de confección de la cartera, el equipo de gestión cuantifica constantemente la relación entre el recorrido al alza y el riesgo de cada una de las inversiones actuales y potenciales. En las ponderaciones se priman títulos de alta convicción, se aplica una estricta disciplina de venta y se utilizan herramientas de gestión del riesgo para crear la cartera óptima.

En definitiva, este fondo permite una inversión que ofrece rentabilidades atractivas, al tiempo que contribuye a una sociedad más sostenible.

La cartera de un vistazo

Objetivos

El fondo se centra en títulos de renta variable global, sobre todo empresas de crecimiento y de mediana capitalización, capaces de generar flujos de caja futuros significativos a través de actividades empresariales que contribuyan a contrarrestar el cambio climático. Entre ellas destacamos:

Eficiencia de los recursos

El fondo apuesta por las compañías optimizadoras que contribuyen a mejorar el uso de los recursos actuales y la eficiencia con sus productos y servicios. El equipo de gestión cree que este área, que supone hoy el 75% de la cartera, es la más significativa económicamente para lograr reducir las emisiones y el consumo de energía. “Puede que no sea el área más visible, pero sí una de las más diversas e interesantes, ya que abarca desde la agricultura inteligente basada en sistemas de navegación avanzados, hasta cocinas, equipos de procesamiento, sistemas de iluminación y aplicaciones de material de construcción eficientes desde el punto de vista energético”, aseguran. Un ejemplo es Hexcel, una de las líderes en la producción de fibra de carbono y suministrador de Boeing y Airbus.

Protección del medio ambiente

Y en segundo lugar, se seleccionan empresas con ofertas dirigidas a la protección del medio ambiente y la naturaleza (25% de la cartera). Son las que denominan adaptadoras. Este área suele avanzar impulsada por consideraciones relacionadas con normativas medioambientales y la gestión de riesgos, así como por mejoras constantes en la calidad de los productos y servicios. “Prevenir los costes futuros potenciales derivados de los efectos externos negativos es tan importante como abordar los problemas actuales”, advierten los expertos de la gestora.

Energías alternativas

Por último, el fondo apuesta por las compañías innovadoras. Normalmente centradas en energías alternativas, están especializadas en tecnologías nuevas y respetuosas con el medio ambiente para generar energía más limpia. “El mundo sigue dependiendo en gran medida de las fuentes de energía tradicionales y el crecimiento se consigue a expensas de efectos externos negativos para el medio ambiente”, observan desde Nordea. “Y la cuota global de energía primaria procedente de fuentes de energía renovable sigue siendo muy baja, pero fuentes sin emisiones, como la solar y eólica, han demostrado su viabilidad económica y mejoras adicionales se traducirán en una mayor adopción de las mismas”.Curiosamente este área supone únicamente el 5% de la cartera por la dificultad de identificar a los ganadores y los mayores plazos de recuperación de la inversión.

Disclaimer

Los subfondos citados forman parte de la SICAV Nordea 1, una sociedad de inversión colectiva de capital variable luxemburguesa (Société d’Investissement à Capital Variable) constituida y debidamente autorizada conforme a las leyes de Luxemburgo, de acuerdo con lo establecido en la Directiva Europea 2009/65/CE del 13 de Julio de 2009, y registrada en el registro oficial de instituciones de inversión colectiva extranjeras de la CNMV bajo el número 340 para su comercialización pública en España. El presente documento es material publicitario y no divulga toda la información relevante relativa a los subfondos. Cualquier decisión de inversión en los subfondos deberá realizarse sobre la base de la información contenida en el último folleto informativo y del Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) actualizado, que se pueden solicitar de forma gratuita, junto con el último informe anual y semestral, en versión electrónica en inglés y en el idioma del país en el que la citada SICAV se encuentra autorizada para su distribución, a Nordea Investment Funds S.A., 562, rue de Neudorf, P.O. Box 782, L-2017 Luxembourg o en la dirección de cada uno de los distribuidores autorizados de la SICAV. El agente representativo es AllfundsBank S.A., Paseo de la Castellana 9, ES-28046 Madrid, Spain. La lista completa de los distribuidores autorizados está disponible en la página web de la CNMV (www.cnmv.es). La entidad depositaria de los activos de la SICAV es J.P. Morgan Bank Luxembourg S.A. Las rentabilidades del pasado no son indicativas de resultados en el futuro. Una operación que lleve aparejada un cambio de divisa puede verse sometida a fluctuaciones en las cotizaciones de la divisa que pueden influir en el valor de una inversión. Las inversiones realizadas en mercados emergentes implican un mayor elemento de riesgo. El valor de las acciones no está asegurado y puede variar sustancialmente como resultado de la política de inversión del subfondo. Las inversiones en instrumentos de capital y de deuda emitidos por bancos corren el riesgo de estar sujetas al mecanismo de bail-in, como previsto por la Directiva Europea 2014/59/UE (lo que significa que los instrumentos de capital y de deuda podrían ser amortizados, asegurando pérdidas apropiadas por los acreedores no-garantizados de la entidad). Para más información sobre los riesgos asociados a estos subfondos, por favor consulte el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), disponible tal y como se describe anteriormente. Nordea proporciona únicamente informaciones sobre sus productos y no emite recomendaciones de inversión fundadas en circunstancias específicas. Publicado por Nordea Investment Funds S.A., 562, rue de Neudorf, P.O. Box 782, L-2017 Luxemburgo, autorizada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier en Luxemburgo. Para más información consulte a su asesor financiero que le podrá aconsejar de manera independiente de Nordea Investment Funds S.A. Fuente (salvo indicación diversa): Nordea Investment Funds S.A. A menos que se estipule lo contrario, todas las opiniones aquí expresadas constituyen las de Nordea Investment Funds S.A. El presente documento no podrá reproducirse ni divulgarse sin consentimiento previo. Las referencias a sociedades u otras inversiones mencionadas en el presente documento no podrán considerarse como una recomendación al inversor para comprar o vender, y sólo se incluyen a título informativo. El nivel de beneficios y cargas fiscales depende de las circunstancias de cada individuo y puede cambiar en el futuro.

Entrevista

HENNING PADBERG Y THOMAS SØRENSEN

Gestores de cartera de Nordea

"Es una tendencia adecuada para todo tipo de inversores"

Los responsables del fondo apuestan por compañías que ofrezcan soluciones climáticas, lo que asegura que beneficios económicos y medioambientales vayan de la mano

Según los gestores, el Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund ofrece a los inversores una propuesta de valor que puede ayudarles a orientar sus carteras hacia activos con un perfil de inversión más sostenible, que es justamente lo que demandan.

Las compañías que ignoren esta tendencia se van a quedar rezagadas y van a perder una oportunidad muy significativa
¿Invertir en esta megatendencia significa lograr mayores rentabilidades?
Cuando analizamos las compañías en las que invertimos, vemos claramente como las que aportan soluciones climáticas y medioambientales, se comportan mejor que los competidores que no las incluyen. Uno de los principales impulsores son los consumidores que demandan productos más ecológicos que respeten nuestro planeta. Las compañías que ignoran esta tendencia se van a quedar rezagadas y van a perder una oportunidad muy significativa. Las empresas son otro de los principales impulsores, al ser conscientes de que la tendencia del clima y medio ambiente ofrece oportunidades, aunque también entrañe importantes riesgos.
En general pensamos que los beneficios económicos y medioambientales en las soluciones climáticas van de la mano, lo que debería generar rentabilidades atractivas para los inversores de renta variable como nosotros.
El atractivo de las diferentes soluciones depende de muchos factores, pero por lo general vemos plazos de amortización más cortos y rentabilidades más altas que las obtenidas hace cinco o diez años. Por ejemplo, algunas aplicaciones en el ámbito de la eficiencia energética, como equipos para cocinas profesionales, ofrecen un ahorro tal que la inversión inicial se recupera en meses, lo que está favoreciendo su demanda.
Buscamos soluciones inteligentes e innovadoras, económicamente viables y que se traducen en una mejor propuesta de valor
¿Qué ventajas presenta frente a otras megatendencias?
A largo plazo las ventajas superan a los riesgos, lo que hace que la megatendencia del clima y el medio ambiente sea adecuada para todo tipo de inversores. El hecho de que muchas soluciones tengan hoy sentido económico y de que las industrias implicadas hayan madurado, ofrece una buena base para encontrar oportunidades de inversión atractivas.
Históricamente, el mercado ha malinterpretado este segmento y consideramos que sigue sin prestarle la atención que merece. Esto ofrece oportunidades para nosotros, que llevamos siguiendo el sector del clima y medio ambiente durante años y con un producto específico desde 2008.
El fondo ofrece a los inversores una propuesta de valor que puede ayudarles a orientar sus carteras hacia activos con un perfil de inversión más sostenible, que es justamente lo que demandan de manera creciente consumidores, jubilados y empresarios.
¿Interesaba en el sector el clima y el medio ambiente cuando lanzaron el fondo en 2008?
Sí, especialmente en los países nórdicos, pero en los últimos años la temática ha ganado importancia y podemos decir que se trata de una tendencia estructural a largo plazo que está aquí para quedarse.
¿Qué subsectores les interesan más?
Invertimos en empresas que buscan proteger el medio ambiente con sus tecnologías de innovación, las cuales pueden ayudar a toda la industria a reducir las externalidades. No dependemos solo de compañías cuya motivación son las subvenciones y las políticas medioambientales. Una política medioambiental favorable es positiva, de eso no cabe duda, pero no es el factor principal. Preferimos empresas cuya tecnología tenga sentido económico tanto desde un punto de vista medioambiental como para sus clientes. A menudo el plazo de recuperación es muy corto, lo que supone un incentivo a su adopción.
Nos concentramos en compañías que ofrecen productos y servicios con una propuesta de valor atractiva, tanto en términos de ventajas medioambientales como rentabilidad económica. La mayoría de la cartera está invertida en valores que ofrecen soluciones en las áreas de eficiencia de los recursos y protección del medio ambiente donde actualmente encontramos las mejores oportunidades.
Creemos que esta solución de inversión es única, al concentrarse en encontrar beneficiarios de la tendencia del clima y medioambiente más que en evitar empresas que tengan un impacto negativo, por ejemplo el carbón o empresas petrolíferas.
EE UU concentra el peso geográfico de sus posiciones. ¿Siempre ha sido el país predominante?
Nuestro fondo tiene históricamente un sesgo hacia los mercados desarrollados y Estados Unidos. La razón de este sesgo tiene que ver con el hecho que el equipo identifica un mayor número de empresas atractivas en estos países mientras que los mercados emergentes no están todavía en ese nivel en términos de innovación.
¿Qué tipo de inversores muestra interés por estos temas?
Cualquier inversor que quiera beneficiarse de una tendencia rentable y quiera añadir diversificación a su cartera. Este es un vehículo que permite a los inversores beneficiarse tanto de una tendencia medioambiental como de unas rentabilidades atractivas.
¿Para qué horizonte temporal y perfil de riesgo recomiendan?
Esta es una solución pura de renta variable, por lo que el inversor debe estar preparado para la volatilidad asociada a esta clase de activo y recomendamos que tome una posición a largo plazo en el fondo.
Sector dinámico
Vemos oportunidades crecientes

El fondo Nordea 1 – Global Climate and Environment Fund se ha focalizado, desde su lanzamiento, en empresas que ofrecen soluciones para un mundo más eficiente y sostenible “y esto no ha cambiado desde entonces. Sin embargo es importante resaltar que se trata de un sector muy dinámico, que cuenta con un elevado número de salidas a bolsa, fusiones y adquisiciones y también algunas quiebras”.

Actualmente el universo de las soluciones climáticas y medioambientales supone una capitalización bursátil superior a los 5.000 millones de euros, lo que significa, por ejemplo, más del doble que el mercado de renta variable alemán.

Asimismo, los responsables del fondo observan que empresas que tradicionalmente no operaban en este campo, “están ofreciendo ahora nuevos productos y servicios, por lo que seguimos viendo oportunidades crecientes y un universo de inversión en expansión”.

De hecho, el número de empresas que ofrece soluciones climáticas ha crecido a lo largo de los años, “lo que se demuestra por el crecimiento del universo de inversión de nuestro fondo, ya que el número de valores ha subido desde alrededor 500 en 2008, a más de 1.100 actualmente”.

En cualquier caso, el plazo medio de inversión del fondo en una empresa es de alrededor tres años y la rotación de la cartera es aproximadamente de un 40 %.