Ocho trucos para reducir la factura eléctrica este invierno

Ocho trucos para reducir la factura eléctrica este invierno

Ajustar la potencia, conocer sus hábitos de consumo, elegir una buena oferta entre todas las compañías eléctricas o tener electrodomésticos eficientes, entre las medidas

Llegó el frío invernal y aún es otoño. El temporal de lluvia, viento y nieve que afectó a España a finales de octubre y principios de noviembre ha adelantado una época que no solo se caracteriza por el mal el tiempo, sino también por el aumento del precio de la electricidad.

Las bajas temperaturas elevan la demanda de energía en los hogares. Y, pese a que no será hasta diciembre-enero cuando se registren los picos del mercado, como suele ser habitual, lo recomendable es que disponga desde ya de un plan de ahorro si no quiere que su bolsillo sufra más que en verano.

Durante el estío el precio registró un nuevo máximo anual, con una media diaria de 75,93 euros por megavatio hora en septiembre, según datos del operador del mercado (OMIE).

Unos valores que no se han reducido todavía de forma significativa. Pero, en un entorno tan volátil, que depende más del clima y del mercado que del propio consumidor, ¿cómo puede limitar el gasto?

Educación

Primero, con pedagogía. Haga un esfuerzo para analizar y comprender su factura. El recibo incluye costes fijos, tributarios y de peajes, además de su consumo diario. Es en este último donde usted puede actuar.

Segundo, fíjese en la potencia contratada. Solo con ajustarla a su gasto real puede disminuir hasta un 50% el recibo, aseguran los expertos. Porque, aunque consuma menos, las comercializadoras cobran por la máxima capacidad contratada.

Tercero, conozca sus hábitos de consumo. ¿Cuándo y a qué hora suele poner la lavadora? ¿A qué hora ven la tele sus hijos? o ¿cuánto tiempo trabaja en el ordenador desde casa?

Cuarto, tenga en cuenta que en invierno el rango horario donde la energía es más barata es entre la medianoche y las ocho de la mañana, mientras que entre las 20 y las 23 horas es más caro.

Quinto, no use todos los electrodomésticos a la vez porque el coste es mayor ni tampoco los deje enchufados de forma permanente. Esto se conoce como consumo fantasma, que deriva de la luz roja siempre encendida, y se computa en la factura.

Sexto, la tecnología ayuda. Contar con electrodomésticos más modernos y eficientes, que le permitan programar de forma autónoma sus quehaceres en el hogar, hacen la diferencia.

También disponer de contadores inteligentes, la séptima cuestión a tener en cuenta. Aunque esta medida depende poco del consumidor, ya que a la fecha estos aparatos se han instalado apenas en el 50% del parque.

Contadores inteligentes

Soluciones

Por último, si cuenta con uno, contrate una tarifa que se adapte a sus hábitos de consumo. Es decir, puede disfrutar de una tarifa adaptada a su estilo de vida, que le ayude a ahorrar en su factura de luz, sin permanencia y que le ofrece horas de consumo de luz gratis, como la Tempo Happy que brinda la compañía eléctrica Endesa.

Con ella puede conseguir importantes ahorros. ¿Cómo? Al elegir cuándo su consumo de electricidad será gratuito. Es decir, Tempo Happy le permite beneficiarse de una tarifa a cero euros el kilovatio hora durante dos horas diarias o un día a la semana de picos de consumo.

La primera opción (dos horas gratuitas) es ideal si sus tareas cotidianas son por la tarde-noche, por ejemplo. Y la segunda, un día a la semana, le favorece si sus actividades se concentran los sábados o domingos, como es el caso de grandes familias, o si tiene una residencia en la costa o la montaña y la visita habitualmente.

Pero si quiere ahorrar sin estar pendiente de hábitos ni de horarios, lo mejor es que opte por la modalidad que ahora ofrece de 50 horas de luz gratis en los intervalos de mayor consumo. Así evita sorpresas a final de mes. Además, Tempo Happy le brinda un 2% de descuento adicional en el consumo del resto de horas si elige la facturación mensual digital.

Recuerde, más allá de las medidas que adopte este invierno, lo preferible aunque parezca evidente, es que no derroche energía.