Prestaciones

Nueva edad para recibir el 100% de la pensión de jubilación: 66 años y cuatro meses

Esta medida se aplicará para quienes no hayan superado los 37 años y nueve meses de cotización, tres meses más que en 2022

Nueva edad para recibir el 100% de la pensión de jubilación: 66 años y cuatro meses

A partir de este 1 de enero entran en vigor la revalorización del 8,5% en las pensiones públicas y un nuevo umbral de edad a partir del que recibir el cien por cien de la préstación. Con el nuevo año la edad de jubilación pasa de los 66 años y dos meses a los 66 y cuatro meses para poder percibir el 100% de la pensión. Esta medida se aplicará para quienes no hayan superado los 37 años y nueve meses de cotización, tres meses más que en 2022.

En 2013 comenzó a aplicarse un aumento progresivo de la edad de jubilación de los 65 a los 67 años hasta 2027, momento en que el período de cotización mínimo exigido para jubilarse con el 100% de la pensión antes de esa edad será de 38 años y seis meses.

La revalorización general del 8,5% de las pensiones del sistema de la Seguridad Social, de Clases Pasivas y de otras prestaciones públicas para 2023 aprobada por el Gobierno en el último Consejo de Ministros del año 2022 comenzará a aplicarse desde este domingo, 1 de enero. Según los cálculos del Gobierno, la medida tendrá un coste de 13.600 millones de euros.

Este aumento del 8,5% para 2023 es el resultado del Índice de Precios de Consumo (IPC) medio entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022, según la fórmula establecida en la Ley 20/2021 de garantía del poder adquisitivo de las pensiones, aprobada hace un año y acordada con los interlocutores sociales. De esta manera, se da cumplimiento a la recomendación 2 del Pacto de Toledo, garantizando el poder adquisitivo de los pensionistas en base a la evolución del IPC.

Con esta subida, el aumento de la pensión media de jubilación es de 107 euros al mes o de 1.500 euros al año y se situará en 1.367 euros mensuales. Para una pensión media de viudedad, el aumento será de 66 euros al mes o 930 euros al año.

La pensión mínima para los hogares unipersonales se fija en 10.963,40 euros anuales (frente a los 10.103,80 de 2022) y de 13.526,80 euros en los casos con cónyuge a cargo (en 2022 era de 12.467 euros).

Subida del 15%

El Gobierno también acordó en el último Consejo de Ministros el incremento de las pensiones de jubilación e invalidez no contributivas y del Ingreso Mínimo Vital (IMV) que será, de manera extraordinaria, del 15%, tal y como se dispone en el real decreto ley de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania, de apoyo a la reconstrucción de la isla de La Palma y a otras situaciones de vulnerabilidad.

 

 

Esta medida ya se empezó a aplicar durante 2022 en el marco de las acciones desplegadas por el Gobierno para dar respuesta a las consecuencias sociales y económicas de la guerra.

 

 

En total, 11,8 millones de pensionistas y perceptores de prestaciones van a ver conservado o aumentado su poder adquisitivo, entre los beneficiarios de pensiones contributivas y no contributivas, los de Clases Pasivas, los hogares a los que alcanza el IMV y los perceptores de prestaciones por hijo a cargo con discapacidad.

 

 

El coste de la revalorización al 8,5%, estimado para el conjunto de 2023, es de 13.600 millones de euros. Si se añade la subida del 15% de las pensiones no contributivas y del IMV, esta cifra asciende a 14.500 millones.

 

 

Pensión máxima

Tras aplicarse estas subidas, la pensión máxima de jubilación se situará desde este domingo en 3.058,81 euros mensuales, frente a los 2.819,2 euros al mes del año que acaba de finalizar.

 

 

Cabe destacar que sobre este asunto, algunos expertos han puesto en cuestión que las pensiones máximas tuvieran que subir con la inflación, debido al coste que supone para la Seguridad Social. Desde el Gobierno y los sindicatos han defendido que lo contrario supondría hacer menos atractivo el sistema público para los trabajadores que más aportan al sistema y han recordado que la pensión máxima es baja si se compara con la de otros países del entorno.

 

 

Por su parte, las pensiones mínimas contributivas aumentarán entre 18 y 113 euros al mes. En concreto, la pensión mínima para los jubilados de 65 años con cónyuge a cargo será de 966,20 euros al mes en 14 pagas; sin cónyuge, 783,10 euros, y con cónyuge no a cargo serán 743,30 euros.

 

 

La pensión mínima de viudedad para los titulares con cargas familiares subirá hasta los 905,9 euros mensuales y hasta los 783,1 euros para mayores de 65 años o personas con discapacidad igual o superior al 65%.

 

 

Mientras, la pensión mínima contributiva de gran invalidez pasa a los 1.449,3 euros con cónyuge a cargo y a los 1.174,7 euros sin cónyuge. Además, con cónyuge no a cargo esta pensión queda en los 1.115 euros al mes por 14 pagas. Asimismo, la pensión de orfandad se revalorizará hasta llegar a los 239,5 euros mensuales y hasta los 470,9 euros en menores de 18 años con una discapacidad igual o superior al 65%.

Normas
Entra en El País para participar