Santander bate su récord de beneficio en nueve meses, pero cae con fuerza en Bolsa

Eleva a doble dígito los márgenes bancarios gracias al impulso de las subidas de tipos

Las acciones caen cerca un 4% en los primeros compases de la sesión

Santander Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Santander ha cerrado nueve meses de récord. La entidad presidida por Ana Botín registró entre enero y septiembre unas ganancias de 7.316 millones de euros, lo que supone un 25% más que los 5.849 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado y la mayor cifra lograda por el banco en los primeros nueve meses del año. Hasta ahora, el mayor beneficio obtenido entre enero y septiembre estaba fijado en los 6.935 millones de ganancias que obtuvo en 2008.

De mantener el ritmo, el banco podría cerrar el mejor año de su historia, aunque dependerá de cómo le afectan las tensiones inflacionistas, las subidas de tipos (que implicarán mayores provisiones) y el impuesto especial a la banca con el que el Gobierno quiere gravar el 4,8% de los ingresos por intereses y comisiones. A pesar de los buenos resultados, por encima del consenso de analistas tanto en términos de beneficio neto como de margen, y de haber confirmado sus objetivos para este año, las acciones de Santander caen cerca de un 4%. Además, la acción registra un volumen de contratación por encima de lo normal, más que triplicando a BBVA.

Los resultados del banco se vieron impulsados por los mayores ingresos, gracias a las subidas de tipos en los principales mercados en los que opera y elevó los principales márgenes bancarios a doble dígito. Así, el margen bruto aumentó un 11,5% hasta los 38.594 millones. Estuvo sobre todo apoyado por el margen de intereses, que subió el 15,4% hasta 28.460 millones, y los ingresos por comisiones, en menor medida, que aumentaron un 7%.

Por su parte, el banco elevó un 6% costes debido a la inflación, pero puntualiza que en términos reales (descontando la inflación) cayeron un 5% como consecuencia de los planes de reestructuración que se llevaron a cabo el año pasado, sobre todo en Europa. De hecho, la ratio de eficiencia mejoró ligeramente hasta el 45% (los expertos consideran que un banco es eficiente cuando la ratio es inferior al 50%). Se trata de uno de los mejores niveles de eficiencia entre los bancos comparables.

La rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) se situó en el 13,57%, muy por encima del 13% que se marcó Santander como objetivo para el cierre del año. Se trata de una de las rentabilidades más altas de la banca española, pero aun así el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez ha asegurado que prevén elevarla: "Esperamos mejorar la rentabilidad y como se mide por el RoTe, el RoTe va a subir". El beneficio por acción (BPA) es de 0,409 euros, un 31% más. En lo que respecta a la solvencia, la ratio de capital CET1 aumentó 25 puntos básicos en doce meses, hasta el 12,1%, en línea con el objetivo del banco de situarse en torno al 12%.

El banco mantuvo la morosidad en el 3,08%, prácticamente el mismo nivel que en el primer semestre. Eso sí, debido la aumento del riesgo por la inflación y el aumento de los tipos de interés, aumentó un 25% las provisiones para cubrir posibles insolvencias hasta los 7.491 millones.

Por mercados geográficos, Brasil y EE UU volvieron a ser los motores del negocio. El país sudamericano aportó 2.027 millones al beneficio ordinario (+15%) aunque aún se vio afectado por la subida de tipos que frenaron los ingresos. Según explicó el consejero delegado de Santander, en el país brasileño los márgenes se estrechan porque los depósitos (el pasivo) se reprecia automáticamente con las subidas de tipos, pero el crédito (el activo) necesita un cierto tiempo para actualizar la cartea y por ello se produce un efecto de repreciación negativa. El mercado estadounidense contribuyó con 1.489 millones (+24%). Por su parte, México registró un aumento del 33% en el beneficio, al situarse en 874 millones.

En Europa, Reino Unido fue el país más destacado al contribuir con un beneficio ordinario de 1.138 millones de euros, prácticamente igual que en septiembre de 2021, aunque registró fuertes volúmenes de ingresos, que subieron un 10%. En ese sentido, se vio favorecido por la subida de tipos del Banco de Inglaterra desde principios de año, que favorecieron un crecimiento del margen de intereses del 12%. España, por su parte, registró un beneficio ordinario de 1.104, lo que supone un 99% más, gracias a la reducción de provisiones por insolvencias (-27%), los menores costes (-2%) y el aumento de los ingresos (+3%) apoyado por las comisiones (+6%).

Supera los 50 millones de clientes digitales

En lo que respecta a la actividad comercial, los recursos de clientes alcanzaron su cifra más alta (1,13 billones de euros, un 4% más) gracias al crecimiento de los depósitos (+6%). Igualmente, la cartera de crédito aumentó un 7%, hasta los 1,04 billones, con las hipotecas y el crédito al consumo creciendo un 7% y el crédito a empresas, un 6%.

El número de clientes creció en ocho millones en los últimos doce meses, hasta los 159 millones. Además, Santander ha superado los 50 millones de clientes digitales. Así, elevó el uso de servicios digitales entre los clientes hasta conseguir que un 56% de las ventas se generen a través de web o la app.

Con estos resultados, Santander va camino de cumplir sobradamente sus objetivos para el ejercicio 2022, en el que se marcó un crecimiento de los ingresos de en torno al 5%, y la rentabilidad RoTE por encima del 13% y una ratio de capital del 12%. También esperaba mejorar la ratio de eficiencia de 2021 y cerrar el año cerca de un objetivo del 45%, en el que se sitúa actualmente pese a las presiones inflacionarias.

“El entorno macroeconómico continuará siendo complicado, con Europa y Norteamérica adaptándose a niveles de inflación no vistos en décadas, pero nuestros equipos tienen gran experiencia gestionando con éxito situaciones de este tipo y tenemos confianza en que el aumento de los ingresos compensará el incremento de los costes y del riesgo. La rentabilidad seguirá aumentando", explicó ÁLvarez.

Santander también mantiene su política de dividendo para 2022, según la cual tiene la intención de repartir el 40% del beneficio ordinario, distribuido aproximadamente a partes iguales entre dividendos en efectivo y recompras de acciones. El banco ha anunciado que celebrará su tradicional 'Día del inversor' el próximo 28 de febrero, en Londres, y que supondrá el estreno de Héctor Grisi como consejero delegado en estas citas.

Normas
Entra en El País para participar