Atresmedia y Mediaset, ante el reto de convencer al mercado en plena debacle europea

La salida de Vasile obliga al grupo a renovar sus estrategias

Las cadenas europeas registran fuertes caídas en Bolsa desde enero

Javier Bardají y Paolo Vasile, máximos directivos de Atresmedia y Mediaset España, respectivamente.
Javier Bardají y Paolo Vasile, máximos directivos de Atresmedia y Mediaset España, respectivamente.

La salida de Paolo Vasile como CEO de Mediaset España supone no sólo el fin de una época al frente de la matriz de Telecinco, sino también la industria de la televisión en España. Un sector que se enfrenta a un reto importante: demostrar que tiene un negocio sólido para recuperar la confianza de los inversores. Las empresas televisivas buscan mandar el mensaje de que no están muertas y de que el mercado no reconoce sus resultados.

Las grandes compañías televisivas acumulan fuertes retrocesos en Bolsa. Mediaset España se deja un 29% desde principios de año, pese al rebote del 11,6% registrado tras la salida de Vasile, mientras que Atresmedia cae un 20%.

Las grandes cadenas europeas están en una situación similar. La alemana ProsiebenSat1 se desploma un 50% desde enero; MediaforEurope (MFE), matriz de Mediaset, se hunde un 62%; RTL Group, controlada por Bertelsmann, baja un 26%, mientras que las francesas TF1 y M6 pierden un 31% y un 38%, respectivamente.

Esta evolución parece indicar que las compañías se enfrentan a desafíos de relevancia. La caída de la publicidad derivada del agravamiento de la crisis económica, con incertidumbres como la guerra en Ucrania o el aumento de la inflación, y, por otro, la presión de las OTT como Netflix, HBO, Amazon y Disney+, entre otras.

En España, las miradas están enfocadas en qué va a hacer Mediaset tras la salida de Vasile, que se enmarca en la grave crisis de una de las referencias de la televisión en abierto. Fuentes del mercado creen que la renovación de la cúpula podría suponer un impulso en la implantación de nuevas estrategias, y dejar atrás el “modelo Sálvame”.

Fuentes del sector advierten de que los cambios no serán fáciles y señalan que Vasile actuó más como un director financiero que como un CEO al aplicar un modelo de baja inversión y costes, destinado a captar audiencia, generando una fuerte caja con la que abonar un alto dividendo, del que la familia Berlusconi era la principal favorecida. Entre 2010 y 2019, antes de la pandemia Mediaset destinó más de 900 millones de euros a dividendos, con años en los que el payout alcanzaba el 100%.

En opinión de estos analistas, Mediaset debería refundarse y buscar una estrategia a largo plazo. La cuestión es que el cambio de modelo implicará un aumento de la inversión, con la duda de si la familia Berlusconi quiere hacerlo. “Relanzar informativos, desarrollar producción propia o comprar nuevos derechos supondría un esfuerzo inversor. Tienes que ir al mercado a por productos”, explican estas fuentes.

En cualquier caso, y pese a la incertidumbre por la salida de Vasile, Mediaset España todavía puede presumir de resultados. En el primer semestre, sus ingresos cayeron un 2%, hasta 415 millones de euros, con un aumento del beneficio neto del 11,2%. El ebitda bajó un 6,1% y el margen pasó del 24,5% al 23,1%. La cadena tiene una caja neta de 366 millones.

Entre los grandes grupos europeos, RTL elevó sus ingresos un 11% en su primer trimestre, y prevé un objetivo anual de 7.400 millones, con un ebitda de 1.150 millones. ProsiebenSat elevó su volumen de negocio un 0,7% en su segundo trimestre, con una mejora del beneficio ajustado del 7,9%. Ahora bien, la compañía alemana, que ha cambiado de CEO, rebajó sus estimaciones para el año. MFE elevó sus ingresos un 0,1% en el semestre, y confirmó sus objetivos de generación de caja para el ejercicio. La francesa TF1 incrementó sus ingresos un 5,2% entre enero y junio, hasta 1.186 millones, con un crecimiento de la publicidad del 1,6%.

Rentabilidad

De momento, la televisión en abierto mantiene una alta rentabilidad por dividendo. Por ejemplo, Prosieben se mueve en el 11,32%, TF1 en el 7,4%, MFE en el 10,56% o Atresmedia en el 15,46%. Ahora va a llegar el examen del tercer trimestre. Algunos grupos ya lo han hecho. Atresmedia registró un beneficio neto de 74,8 millones de euros hasta septiembre, un 6,3% menos, si bien batió las previsiones del mercado. La compañía, que defiende su estrategia de diversificación de negocios, recibió el apoyo de los mercados, y sus acciones rebotaron casi un 2,7%.

La televisión en abierto se enfrenta a la presión de la televisión de pago y de las OTT. Pero en este ámbito tampoco es fácil el avance, tras el crecimiento de los últimos años. Y un ejemplo es la decisión de Netflix de incorporar un servicio con publicidad. Las compañías de televisión en abierto saben que pueden perder publicidad, pero creen que su posición es fuerte gracias a su marca y a unas audiencias que no son tan grandes. “Es una publicidad programática, que afectará más a empresas como Youtube o Facebook”, destacan.

La llegada de las OTT ha disparado el número de usuarios de televisión de pago a máximos históricos en España, con 9,21 millones a final del primer trimestre, según la CNMC. Ahora bien, la propia CNMC apuntó que los ingresos de este ámbito cayeron un 2,9%, hasta 496 millones de euros. Las agresivas ofertas de telecos y OTT para captar clientes estarían detrás de esta disminución.

La incertidumbre sobre el futuro también ha afectado a las OTT en Bolsa. Netflix, pese a la recuperación registrada tras el verano, todavía acumula una caída anual del 55%. En la primera parte del año, sus títulos llegaron a caer más de un 70%.

Posible concentración en la industria

Transacciones. Las operaciones de concentración en el sector televisivo europeo se han planteado en los últimos meses, si bien no es fácil por las altas cuotas de mercado que las compañías tienen en sus diferentes mercados. Entre ellas destaca el acuerdo entre las francesas TF1, controlada por Bouygues, y M6, que tiene a RTL como primer accionista, que fue rechazado hace pocas semanas por las autoridades de la competencia del país galo, porque habrían sumado una cuota de mercado superior al 70%. Ahora, en el mercado se apunta a la posible compra de M6 por parte de otros grupos, entre los que figura MFE. De momento, RTL parece que seguirá como primer accionista.

Berlusconi. MFE ha sido una de las empresas más activas. Primero con la opa sobre Mediaset España, que elevó su participación hasta el 82%. Y segundo, con su avance en la compañía alemana Prosieben, de la que tiene un 25% del capital (un 13% a través de Mediaset España). Pier Silvio Berlusconi, CEO de MFE, ha señalado en distintas ocasiones que su compañía es un inversor a largo plazo en Prosieben, apostando por los acuerdos entre empresas de televisión en abierto para hacer frente a empresas como Netflix. Durante los últimos tiempos, MFE ha defendido siempre la necesidad de fusiones en la televisión en abierto en el Viejo Continente para sobrevivir ante la amenaza de los OTT.

Normas
Entra en El País para participar