EE UU impone a China restricciones a la compra de chips estadounidenses

El Departamento de Comercio impedirá a las empresas o individuos de ese país comprar algunos semiconductores y materiales de fabricación nacional

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Reuters

El Departamento de Comercio de Estados Unidos impedirá a las empresas o individuos chinos comprar algunos semiconductores y materiales de fabricación estadounidense, según ha anunciado este viernes el propio Departamento. La medida limitará la capacidad de China para fabricar piezas necesarias para el funcionamiento de superordenadores o sistemas militares avanzados.

El anuncio implica, además, que cualquier compañía extranjera que proporcione este tipo de materiales fabricados en Estados Unidos a empresas o individuos chinos podría ser incluida a su vez en la lista de entidades sancionadas por el Departamento de Comercio. La medida, de la que ya se habló durante la última semana en algunos medios estadounidenses, es similar a las restricciones impuestas a la compañía china Huawei por la Administración del anterior presidente estadounidense, Donald Trump.

"El Partido Comunista Chino ha dedicado una gran cantidad de recursos a desarrollar capacidades de computación avanzada y planea convertirse en un líder en Inteligencia Artificial en 2030", avisó la subsecretaria para la Administración de Exportaciones del Departamento de Comercio, Thea Rozman, en un comunicado. Rozman detalló que estos avances tecnológicos están sirviendo para espiar a los propios ciudadanos chinos y para desarrollar tecnología militar avanzada.

El anuncio de restricciones se produce pocas semanas después de que el Congreso estadounidense aprobara una ley para estimular la producción de microchips en Estados Unidos.

Este mismo jueves, la multinacional tecnológica IBM anunció que invertirá 20.000 millones de dólares (unos 20.530 millones de euros al cambio actual) en el estado de Nueva York durante los próximos 10 años, un proyecto respaldado directamente por el presidente de EE UU, Joe Biden, que lo presentó como un ejemplo de los resultados que ya ofrece su plan para fomentar la fabricación de microprocesadores y otros productos clave en suelo nacional.

En otra visita este viernes, en esta ocasión a una planta automovilística de producción de Volvo, Biden volvió a poner en valor las "históricas" inversiones que se están haciendo para garantizar la fabricación nacional de numerosos productos. "Estamos demostrando que Made in America (fabricado en EE UU) no es un eslogan, es una realidad", dijo Biden, quien se preguntó "dónde está escrito que EE UU no puede volver a ser el líder mundial en manufacturas".

Normas
Entra en El País para participar