Los fabricantes de chips alertan de una “asombrosa” caída de la demanda

Las empresas de electrónica de consumo, que habían tenido problemas de escasez durante la pandemia, se enfrentan ahora a un freno del mercado

Circuito de chips
Circuito de chips REUTERS

Se acumulan los indicios de que la recesión tecnológica puede ser más profunda y duradera de lo que se temía. Después de años de gasto de capital récord, los fabricantes de chips advierten que la demanda se está debilitando a marchas forzadas. Como una nueva señal de problemas, Samsung Electronics y Advanced Micro Devices  no han cumplido con las previsiones.

Samsung, el mayor fabricante de chips de memoria del mundo, registró una caída del 32% en sus ingresos operativos, mientras que el fabricante de procesadores para PC, AMD, dijo que no cumpliría sus propias previsiones en unos 1.000 millones de dólares.

Las reacciones de los analistas oscilaron entre el "impresionante" y el "¡Uff!". Estas cifras llegan tras los sombríos comentarios de los fabricantes de memorias Micron Technologies y Kioxia Holdings que están recortando el gasto y la producción en un intento de estabilizar la caída de los precios. Las acciones de AMD, Nvidia e Intel sufren eb Bolsa. Otros proveedores de chips, como ASML Holding también cayeron. La japonesa Disco, dedicada a cortar los chips, sufrió el viernes la mayor caída en Bolsa en más de dos años.

"Parece que la demanda final se ha deteriorado notablemente en las últimas semanas, y los clientes finales parecen estar reduciendo agresivamente el inventario", dijo Stacy Rasgon, analista de la firma Bernstein. El recorte de los ingresos de los clientes de AMD "es ciertamente un poco impresionante".

Planta de producción de Jiejie Semiconductor en Nantong, provinvia de Jiangsu (China)
Planta de producción de Jiejie Semiconductor en Nantong, provinvia de Jiangsu (China) VCG via Getty Images

La excepción ha sido Taiwan Semiconductor Manufacturing que ha registrado un aumento del 48% en sus ingresos trimestrales, hasta los 19.400 millones de dólares (en la parte alta de sus previsiones) gracias a su creciente influencia como como el fabricante de chips más avanzado del mundo. No obstante, hay analistas que advierten: la tendencia a la baja de la demanda puede no haberse reflejado del todo en las cifras de la compañía, especialmente por la fuerte depreciación del dólar taiwanés.

Las empresas de electrónica de consumo que habían tenido problemas de escasez durante la pandemia se enfrentan ahora a una repentina caída de la de la demanda, mientras los costes de envío y de los materiales siguen siendo elevados. El temor a la recesión hace que la reducción de costes sea la nueva norma en el sector tecnológico y las empresas que acumularon chips durante dos años están optando por cancelar o posponer los pedidos y aprovechar el inventario, justo cuando la nueva capacidad se pone en marcha.

La industria de los semiconductores también está lidiando con las restricciones a la exportación impuestas por parte del gobierno de EE UU, que está aumentando la presión sobre sus aliados para evitar el envío de chips de última generación a un creciente número de empresas chinas. Esto está dificultando el negocio de los fabricantes de chips, como AMD y Nvidia, en el mayor mercado de semiconductores del mundo.

La oferta y la demanda no son los únicos factores que está detrás del actual ola bajista del mercado de chips. El control de las exportaciones de Estados Unidos limitará aún más las ventas de las empresas de tecnologías de la información y presionará aún más la demanda. Si AMD y Nvidia no pueden vender sus chips en China, los beneficios de los fabricantes de memoria se deteriorarán aún más, explican los expertos.

Las empresas se aprietan el cinturón ante la posible recesión

  • Recesión. El segmento de los ordenadores personales, que lleva años perdiendo terreno frente a los smartphones, parece especialmente vulnerable ante el frenazo económico. Pero una recesión grave afectaría a la demanda incluso en áreas que se han mantenido sólidas, como la computación en la nub, la automoción y la automatización de fábricas.
  • Ordenadores.Los expertos prevén que la demanda de PC seguirá siendo débil en el cuarto trimestre, a tenor de la caida de ventas de procesadores para PC, tal y como ha anunciado el fabricante de chips AMD. En ese escenario, la caída de divisas asiáticas como el won coreano podría no ser suficiente para compensar las débiles ventas de chips de memoria y electrónica de consumo, como los televisores para muchas de esas empresas.
  • Inventarios. Los plazos de entrega de componentes superaron a veces el año durante la pandemia, lo que hizo que las empresas acapararan inventario mientras los fabricantes de chips se apresuraron a aumentar su capacidad. Ahora que los plazos de entrega se han reducido, las empresas tiran de las existencias almacenadas.
Normas
Entra en El País para participar