Salud

Grifols intenta calmar al mercado con dos fichajes y la vuelta a la publicación de resultados trimestrales

La multinacional catalana reitera el compromiso de reducir deuda y recalca la mejora de obtención de plasma

Víctor Grífols Deu y Raimon Grífols, co-consejeros delegados de Grifols.
Víctor Grífols Deu y Raimon Grífols, co-consejeros delegados de Grifols.

Grifols intenta calmar al mercado. Tras la debacle bursátil del 8% del viernes por la rebaja del rating por parte S&P, este lunes el consejo de administración lanzó un comunicado a la CNMV en el que reiteraba su compromiso de reducir deuda, daba marcha atrás en la decisión de publicar únicamente resultados semestrales y, además, anunciaban el fichaje en breve de dos nuevos directivos "de reconocida trayectoria internacional", sorprendente afirmación porque la compañía catalana ya es una de las grandes multinacionales del sector donde el peso de su negocio procede de EE UU desde hace años.

La multinacional cotizada en el Ibex 35 corrige su decisión anterior de dejar de publicar resultados trimestrales, como se hace habitualmente entre las cotizadas, para hacerlo solo de forma semestral. Pero a partir de marzo de 2023, volverá a presentar al mercado sus cuentas trimestrales.

Tras el comunicado, las acciones de Grifols mejoraban levemente en la sesión del lunes.

El problema del fabricante de hemoderivados es la deuda que arrastra en Bolsa a la compañía. En lo que va de año, se ha dejado un 40% del valor y un 70% desde máximos de febrero de 2020, justo antes de la pandemia. El fabricante de hemoderivados ha disparado su deuda financiera neta hasta los 8.994,1 millones de euros y la ratio de apalancamiento se sitúa en nueve veces el ebitda, con datos del primer semestre. Esta ratio ha aumentado por la compra de su rival alemana Biotest, por la consideración de deuda del capital inyectado por el fondo soberano de Singapur GIC en una filial en EE UU y por el impacto de la pandemia de Covid-19 en el negocio.

Los inversores no acaban de ver una solución inmediata a la elevada deuda sin que haya una ampliación de capital, lo que se suma al lastre de la acción.

En el documento remitido a la CNMV, la compañía pide confianza en las decisiones del consejo. Por eso, asegura que el laboratorio cotizado en el Ibex 35 avanza "con firmeza" en la ejecución del su plan estratégico. El consejo recuerda que el desarrollo de los proyectos de innovación adquiridos con la compra de la alemana Biotest sigue avanzando, aunque el problema, en este caso, es que los resultados comerciales no se esperan más allá de medio plazo.

El consejo también recuerda que el volumen de obtención de plasma se ha recuperado a niveles prepandemia, después de dos años con menor recolección por las restricciones sanitarias, algo que repercute en su producción de hemoderivados, en los costes y, al final, en los márgenes del negocio. "Desde mayo de 2022, el volumen mensual de obtención de plasma ha estado superando el volumen medio mensual de 2019", se asegura en el documento.

Tal como avanzó este diario la pasada semana, Grifols se va a beneficiar del levantamiento de la prohibición de la obtención de plasma de los turistas mexicanos en EE UU, en un fallo judicial de una jueza del Distrito de Columbia. Esto permitirá reforzar, aún más, el volumen de plasma, que es la materia prima que sirve para fabricar sus hemoderivados.

Igualmente, afirma que también está trabajando activamente en la reducción de los costes operativos.

"La compañía estima que los ingresos en la segunda mitad de 2022 crezcan a doble dígito en comparación con el segundo semestre de 2021", avanzan sobre la evolución del negocio.

Los dos nuevos ejecutivos que Grifols va a fichar irán a las nuevas unidades de negocio de biopharma (la principal actividad, la de venta de hemoderivados) y de recolección de plasma. En la última reorganización avanzada antes de verano, el laboratorio liderado por la familia Grífols señalaba la creación de estas unidades, que engloban la comercialización y los procesos productivos. De esta forma, la empresa busca reforzar esas posiciones claves.

El consejo también señala que, a 31 de agosto de 2022, la compañía tenía efectivo y líneas financieras no utilizadas por un total de más de 1.300 millones de euros.

Ampliación de capital

El mercado está descontando también una posible ampliación de capital. En los últimos meses, desde los despachos de la banca de inversión se ha visto casi como inevitable que la empresa amplíe capital para reducir deuda, para lo que se ha buscado un socio. A finales de junio, la empresa descartó esa vía y aseguró que en ese momento no estaba esa medida encima de la mesa del consejo de administración.

Un informe de finales de julio de Citi aseguraba que no veían que fuese inminente un aumento de capital de 2.000 millones de euros.

La compañía apuesta en este momento, según han declarado sus responsables, por la vía de ir reduciendo deuda (con reducción de costes, ventas no estratégicas y supresión del dividendo), a la vez que esperan que la mejora de los márgenes reduzcan la ratio de apalancamiento de deuda/ebitda.

Normas
Entra en El País para participar