Inraestructuras

Aena se hace con el segundo aeropuerto de Brasil y otros diez regionales por 780 millones

La española se lleva sin competencia el mayor lote de la subasta, con Congonhas-Sao Paulo como activo estrella

Vista de la terminal de Congohnas, en Sao Paulo, en marzo de 2020.
Vista de la terminal de Congohnas, en Sao Paulo, en marzo de 2020.

Brasil vuelve a merecer una inversión histórica para Aena, que se ha impuesto esta tarde en subasta pública por el mayor lote de aeropuertos de la séptima ronda de concesiones en ese país. La española, que ha ofertado sin competencia alguna, gestionará 11 nuevas plazas en el país, entre ellas la segunda con mayor tráfico de viajeros.

El lote está encabezado por la infraestructura paulista de Congonhas, que atiende esencialmente el tráfico doméstico de Sao Paulo y alberga, por ejemplo, el puente aéreo con Río de Janeiro. Aena ha pagado un 231% por encima del presupuesto de partida, con un canon inicial de 2.450 millones de reales (470 millones de euros) frente a los 740 millones de reales que había fijado Aviación Civil (Anac).

Además de esta cantidad, conforme al pliego regulador de la concesión, se han de desembolsar 1.639 millones de reales brasileños (312 millones de euros) en concepto de compromisos obligatorios. El importe total de la operación, por tanto, es de 4.089 millones de reales brasileños, aproximadamente 780 millones de euros.

Aena ha explicado que la gestión de estos 11 aeropuertos conlleva una obligación de pago de una contraprestación variable con un plazo de carencia de cuatro años, consistente en un porcentaje sobre los ingresos brutos que va aumentando desde un 3,23% hasta un 16,15% anual. De acuerdo con la planificación y estudios realizados sobre las inversiones necesarias, se prevé una inversión cercana a los 5.000 millones de reales brasileños (955 millones de euros), el 73% de la cual está previsto que se realice en la primera fase de la concesión, hasta 2028. La firma del contrato está prevista para febrero de 2023.

El tráfico de Congonhas en 2019 alcanzó los 22,8 millones de viajeros. Junto a este activo, Aena operará por 30 años, con cinco más de posible prórroga, los aeropuertos de Campo Grande, Corumbá, Ponta Pora, Santarem, Marabá, Carajás, Altamira, Uberlandia, Uberaba y Montes Claros. Entre los 11 recibieron 26,8 millones de pasajeros en 2019, el 12% del tráfico aéreo del país en dicho ejercicio.

Este paso de Aena se convierte en su mayor operación fuera de España, por encima de la que ya protagonizó en Brasil en 2019 con la adjudicación de los aeropuertos de Recife, Jazeiro do Norte, Joao Pessoa, Campina Grande, Aracaju y Maceió (Región Nordeste). Entonces Aena ofreció un canon inicial de 1.900 millones de reales (437 millones de euros del momento), a lo que también se suman inversiones durante 30 años.

Apuesta a largo plazo

Aena se ha atrevido con este movimiento cuando aún colean los efectos de la pandemia y el tráfico está en fase de recuperación. La compañía que preside Maurici Lucena ya cerró el primer semestre con un resultado neto de 164 millones, tras dos ejercicios de duras pérdidas por el derrumbe de la actividad. El volumen del tráfico de sus aeropuertos está a 18 puntos porcentuales del registrado en el primer semestre de 2019.

La situación generada por el Covid-19 impactó de lleno en su primera inversión en Brasil, pero siempre se ha hablado de un negocio a largo plazo. La insistencia por este mercado también desafía la inestabilidad económica generada por la inflación y el ruido político.

La red brasileña de Aena subirá a 17 aeropuertos, convirtiéndose en el primer operador de este tipo de infraestructuras en concesión en el país. Además de esta presencia, cuenta con la gestión de Londres-Luton y participaciones en México, Colombia y Jamaica.

El 15,8% del mercado doméstico en juego

15 aeropuertos subastados. La subasta impulsada por Aviacion Civil en Brasil ha incluido tres lotes de diverso tamaño. En total se han repartido 15 aeropuertos, de los que 11 fhan ido a manos de Aena. Los activos adjudicados reúnen una cuota de mercado del 15,8% del tráfico doméstico en Brasil.

Competencia. El Bloque Norte 2 ha sido el único por el que ha habido batalla entre dos postores: Vinci y Consorcio Novo Norte. El lote agrupaba los aeropuertos de Belém y Macapá. El canon mínimo inicial era de 56,9 millones de relales y la inversión, de 847 millones de reales. El paquete ha ido a manos de Novo Norte por 125 millones de reales, lo que implica una prima del 119%.

Sobre el presupuesto inicial. En el grupo Aviación General se han entregado los aeropuertos de Campo Marte y Jecarepaguá. El operador será el fondo XP Infra IV, cuya puja ha sido de 141,4 millones de reales, lo que iguala el precio de partida. Aviación Civil demanda inversiones posteriores por un mínimo de 552 millones.

Dudas. La esperada ausencia de la operadora local CCR, líder del sector en Brasil, en la pugna por el mayor lote subastado, y la reciente reversión anticipada del aeropuerto de Viracopos (Campinas), han marcado la subasta en las últimas semanas.

Normas
Entra en El País para participar