Factores que respaldan la inversión alternativa en China

La escasa participación de inversores internacionales e institucionales y la falta de cobertura de los analistas inducen a apostar por ese mercado

A pesar de que tanto la renta variable como la renta fija china siguen siendo oportunidades atractivas, la inversión en China ya no se limita únicamente a clases de activo tradicionales, ni a la disyuntiva entre inversiones onshore frente a inversiones offshore. Esto es así porque, en su afán por convertirse en uno de los principales centros financieros mundiales, el gigante asiático ha dedicado grandes esfuerzos a reformar su sector financiero en los últimos años. Esta decisión, en nuestra opinión, está creando numerosas oportunidades para operar con estrategias de valor relativo que en el pasado no estaban al alcance de los inversores. Los mercados chinos se están convirtiendo en una gran fuente de alfa. Es más, esta transición será una de las principales tendencias de la inversión en valor relativo, al menos durante los próximos 5-10 años.

Existen tres novedades del mercado que respaldan la inversión en valor relativo en China. En primer lugar, la elevada participación de los inversores particulares y la relativa falta de inversión por parte de los inversores internacionales e institucionales –especialmente en las acciones de clase A–, que proporcionan interesantes oportunidades de entrada y salida. Esto también permite a los inversores en valor relativo la capacidad de operar en torno a esa elevada rotación del mercado.

El predominio de los inversores particulares genera fluctuaciones drásticas en el momentum, así como en los sesgos de valoración, lo que puede hacer surgir oportunidades únicas de generación de alfa para los inversores en valor relativo, tanto en la parte larga como en la corta. El mercado de acciones de clase A (onshore) ha tenido una correlación muy baja con el mercado offshore, ya que se rige por su propia dinámica y también es extremadamente líquido, lo que permite a los inversores institucionales invertir grandes cantidades con facilidad. Aunque la influencia del capital de inversión institucional es cada vez mayor, creemos que tardará años en superar a los inversores particulares como motor clave del mercado. En nuestra opinión, este desequilibrio crea una atractiva oportunidad, que los inversores activos pueden tratar de aprovechar.

En segundo lugar, la escasa cobertura de los analistas para las compañías onshore implica la ausencia de información disponible, lo que favorece la generación de alfa en las estrategias de valor relativo. La mayoría de las empresas que cotizan en el mercado doméstico tienen una cobertura mínima, sobre todo si se compara con el mayor nivel de cobertura que presentan el resto de los grandes mercados. Además, solo una pequeña parte de las empresas que cotizan en el mercado de acciones de clase A tiene cobertura de análisis en inglés, lo que significa que el conjunto de oportunidades visibles para los inversores globales sigue siendo limitado.

Por último, pero no menos importante, es necesario resaltar que el uso de las ventas en corto como herramienta de gestión de riesgo e inversión se ha visto históricamente limitado por la poca disponibilidad de contrapartidas para este tipo de contratación. No obstante, la puesta en marcha de nuevas normativas el año pasado ha mejorado enormemente la liquidez, especialmente tras la apertura del mercado de capitales chino, lo que permite a los inversores activos en long/short llegar a los inversores nacionales, como los fondos de inversión nacionales, las compañías de seguros de vida y los inversores corporativos. Esto ha duplicado el tamaño del fondo de préstamos de títulos, y podría suponer un crecimiento cinco veces mayor para el mercado de valor relativo cuando madure a largo plazo, según nuestras estimaciones.

Estas reformas normativas están llamadas a cambiar radicalmente las características de funcionamiento del mercado chino de acciones clase A, permitiendo a los inversores de fondos de inversión ponerse en corto con intermediarios nacionales y obtener márgenes sobre una serie de valores que no estaban disponibles en el pasado. Los fondos de inversión podrán, por tanto, captar de forma más eficiente el alfa a corto y largo plazo, al tiempo que gestionan dinámicamente los riesgos de mercado, sectoriales, factoriales, temáticos e idiosincrásicos.

Teniendo en cuenta estos factores, creemos que existe una gran oportunidad de inversión en China a medida que la liquidez mejore tanto en el lado largo como en el corto. También estamos estudiando estrategias cuantitativas en China y seguimos de cerca sus mercados de crédito y de renta fija. Estas estrategias pueden aportar mucha más eficiencia y permiten invertir de forma mucho más diversa en los mercados de renta variable onshore. Los inversores optimistas con respecto a China, pero que están preocupados por la volatilidad a corto plazo, deben considerar la posibilidad de añadir estrategias long/short a su cartera.

Creemos que la evolución actual del mercado en China supone una gran oportunidad de inversión. Gracias a las últimas reformas, los fondos alternativos pueden capturar de manera más efectiva el alfa y gestionar dinámicamente el riesgo de mercado, sectorial, factorial, temático e idiosincrásico en China.

Diogo Gomes es senior CRM de UBS AM Iberia