Los analistas ponen precio al impacto del impuesto a la banca: del 4% al 15% del beneficio

Morgan Stanley y Goldman Sachs estima un 4% para Santander y BBVA y entre un 13% y un 15% para los bancos con el grueso del negocio en España; S&P calcula un 12%

Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España.

S&P ha calculado que el impuesto especial a la banca supondrá el 12% de los beneficios esperados para 2023 y 2024. La agencia de rating valora que aunque aún falta conocer los detalles y cómo se aplicará esa nueva tasa impositiva, la inmediata reacción negativa del mercado "es comprensible porque esta medida lastrará los beneficios de la banca española". Y es que tras el anuncio, la cotización de los bancos se desplomó hasta perder 4.800 millones en una sola jornada.

Este nuevo impuesto anunciado por el Gobierno tiene carácter temporal y se espera recaudar un total 3.000 millones de euros con el objetivo de "compartir la carga financiera" que supone la alta inflación, actualmente en el 10,2%. S&P también estima un recorte de la rentabilidad sobre el capital (ROE de 70 puntos básicos. Sin embargo, estima que los efectos del impuesto "son en gran medida manejables desde la perspectiva de las calificaciones" si se mantienen los supuestos macroeconómicos actuales.

S&P recuerda que desde la crisis financiera mundial, han proliferado iniciativas para imponer gravámenes, impuestos y otras cargas a los bancos en distintos países europeos. En ese sentido, durante el impacto más duro de la pandemia del Covid-19, Dinamarca también aprobó un nuevo impuesto sobre los bancos que entrará en vigencia en 2023 y recientemente Hungría anunció un impuesto bancario basado en los ingresos. Por su parte, Polonia anunció un impuesto de contribución social.

No obstante, la agencia considera que en estos dos últimos países los tipos de interés oficiales "han subido de forma más rápida y sustancial, impulsando los beneficios en mayor medida que los de los bancos españoles".

En Credit Suisse sus estrategas dan dos alternativas para la tasa: que sea proporcional a la cuota de negocio en el mercado español o un tipo impositivo del 10% antes de impuestos. En el primer escenario, CaixaBank afrontaría el pago de 400 millones y le seguirían Santander (300 millones) y BBVA (200). Creen que este recargo equivaldría en el caso de CaixaBank a seis céntimos de euro por acción y cuatro en el caso de BBVA. Cálculos que les llevan a considerar que el impacto en Bolsa total sería de un 4% para CaixaBank, inferior al 8,6% del pasado martes.

Por su parte, los analistas de Citi barajan dos escenarios posibles sobre cómo se aplicará el impuesto. Por un lado, podrían plantear un gravamen sobre los depósitos o sobre los ingresos. Una tercera opción sería la de aplicar un impuesto de sociedades más elevado, aunque lo consideran menos probable.

Los analistas de Morgan Stanley y Goldman Sachs estiman que para Santander y BBVA consideran que el nuevo impuesto podría representar un 4% del beneficio esperado en 2023. Goldman Sachs también advirtió que sus índices de capital CET1 podrían verse afectados por la medida en 10 puntos básicos. No obstante, señalan la dificultad de hacer previsiones dado que no se conocen los detalles de cómo se aplicará. Y en ese sentido queda por ver si el impuesto se aplicará al beneficio obtenido solo en España o también en el resto de países donde operan.

De esta forma, estiman que el golpe fiscal podría ser más fuerte para Bancos en los que el grueso del negocio está en España, como Sabadell y CaixaBank, ya que la tasa impositiva adicional podría estar entre el 13% y el 15%.

Normas
Entra en El País para participar