Aerolíneas

British Airways eleva su ajuste de producción hasta los 10.300 vuelos este verano

Sube del 10% al 13% el recorte sobre la programación prevista en mayo

Aviones de British Airways en el aeropuerto de Heathrow.
Aviones de British Airways en el aeropuerto de Heathrow.

La imposibilidad de atender las previsiones propias de producción y la explosión de la demanda, tras prescindir de 10.000 trabajadores durante 2020, ha hecho que British Airways eleve aún más el recorte sobre su programación de aquí a finales de octubre.

La aerolínea emblema del holding IAG ya había rebajado en mayo un 10% su oferta para poder ejecutarla con garantías y evitar un colapso. Esa reducción subió al 11% a primeros de mes y ya alcanza el 13%. El ajuste, acentuado por la amenaza de huelga de personal propio en el aeropuerto londinense de Heathtow, supera ya los 10.300 vuelos. Entre el 21 y el 24 de julio también está previsto el paro del personal de la suministradora de fuel Aviation Fuel Services (AFS), una de las cuatro que opera en Heathrow.

Desde IAG se ha insistido en las últimas semanas en que el principal problema se encuentra en los escollos de la legislación laboral británica para aumentar las plantillas de vuelo y servicios en tierra. La previsión interna es que la operativa se haya normalizado a final de año.

Ante las dificultades operativas que sufre todo el sector aéreo en Reino Unido, el Ejecutivo británico tiene anunciada una relajación de las normas sobre la renovación de slots. De este modo, referencias como British Airways y Easyjet no se verían penalizadas al reducir la programación prevista.

Normas
Entra en El País para participar