Las pymes vuelven a arrancar en el motor económico español

Las ayudas europeas pueden contribuir a que la brecha digital entre las grandes empresas y el resto de compañías que operan en el mercado se estreche

La crisis sanitaria y económica provocada por el Covid supuso un mazazo terrible para la subsistencia de miles de pymes en España y, por tanto, para sus empleados también, lamentablemente. Como es lógico, las mayores dificultades para sobrellevar la tensión de los últimos dos ejercicios las han tenido las empresas de menor tamaño.

Justo antes de la pandemia, las pequeñas y medianas empresas representaban el 97% del tejido empresarial en nuestro país, un porcentaje que estaba marcado por el predominio de las microempresas. Estas constituían el 94% de las empresas del sector privado. En los últimos informes públicos, con fecha de enero de 2021, confirmaban que en España había un total 3.366.570 de empresas activas, un 1,1 % menos que en la misma fecha del año anterior, según los datos del Directorio Central de Empresas (Dirce).

La lenta evolución tras el comienzo de la epidemia ha sido significativa. Tal y como muestran las estadísticas proporcionadas por Cepyme en su último informe, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa destaca que la economía española tiene 1,32 millones de pymes en la actualidad. Frente a los 1,31 millones que había en febrero de 2020, justo un mes antes del estallido de la pandemia de Covid-19.

En cuanto a la recesión provocada en el sector con respecto al cierre de pymes, antes de que irrumpiera con fuerza la pandemia en el cierre de 2021, España contaba con 1.411.902 empresas dadas de alta en la Seguridad Social frente a las 1.489.733 que tenía en febrero de 2020. Esto supone que hay 77.831 empresas menos que entonces.

Además, la destrucción de empresas se concentró en las compañías de menos de 6 trabajadores. El drama sobre todo se acentuó en las micropymes de un solo trabajador, en las que el porcentaje ha descendido en hasta un 10,2 % menos. Lo que indica que a día de hoy haya 55.303 menos que en febrero de 2020.

No obstante, tras dos años difíciles, comenzamos a ver brotes verdes; ya que el empleo en las pymes ya supera en un 3 % el nivel prepandemia. Una grandísima noticia para el sector que confirma la buena tendencia que se estaba percibiendo en los últimos meses. Aunque queda mucho camino por recorrer, se tiene que tener en cuenta como un signo inequívoco de que la nefasta situación que hemos sufrido se está comenzando a revertir.

Gracias a esta aparentemente pequeña cifra, pero positiva, se han alcanzado los 8,8 millones de trabajadores entre todos los tipos de pymes; según indica Cepyme en el mismo informe ya citado. Asimismo, el número de pymes ya ha superado las cifras de febrero de 2020, hay 5.745 pequeñas empresas más. Por lo que se puede confirmar que las pymes están arrancando y vuelven a suponer un gran impulso para el motor económico español. Además, hay que tener en cuenta que componen más del 90 % de empleo del tejido empresarial español.

En esta línea, hay que mantener la calma y tener en cuenta que la recuperación con nuevos puestos de trabajo a corto plazo puede ser lenta. Y es que, según el XI Informe sobre Financiación de la Pyme en España, tan solo un 11,4% de las empresas afirma que creará puestos de trabajo durante 2022. La nota positiva de este mismo estudio, es que el 46,9% de las empresas espera que su facturación aumente en los próximos doce meses. Lo cual puede aportar en un nuevo aumento de contratación de trabajadores.

Para contribuir en esta tendencia al alza, las pymes deben apostar por la transformación digital. En este punto, cabe destacar que tan solo el 35% de las pequeñas y medianas empresas posee herramientas digitales; según cifras del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (Ontsi).

Y ahora es el momento perfecto para implementar estas soluciones. Sobre todo, teniendo en cuenta el plan del Gobierno con los Fondos europeos Next Generation que han destinado al kit digital.

Estas ayudas, que en breve se abrirán al segmento II (de 3 a 9 trabajadores), facilitarán un progreso significativo en los niveles de madurez digital de las pymes y un avance en la digitalización de áreas clave como la presencia en internet, la venta electrónica, la gestión de clientes y proveedores o la gestión y automatización de procesos y ciberseguridad, mediante la subvención de soluciones de digitalización ofertadas por los agentes digitalizadores adheridos al programa.

El objetivo de este plan es promover la formación empresarial en competencias digitales. La idea inicial por parte del Gobierno es ayudar a unas 1.350.000 pymes. Con esto lo que se busca es mejorar la transformación, la productividad de las pymes y sus posibilidades de crecimiento e internacionalización. Todo esto ayuda directa e indirectamente a la generación de empleo.

Según han confirmado desde Moncloa, esta medida ya ha registrado hasta el momento más de 50.000 solicitudes. Lo que puede servir para que la brecha digital entre las grandes empresas y el resto de compañías que operan en el mercado se estreche.

Poder subvencionar estas soluciones para que muchas pymes puedan digitalizarse ayudará a construir pymes mucho más competitivas y con un crecimiento más sostenible, ya que las nuevas herramientas digitales son esenciales para la supervivencia a largo plazo. Además, con una base digital ya implantada, será mucho más fácil que la pequeña y mediana empresa española destine más recursos a seguir aumentando su grado de digitalización.

Yoann Artus es Country Manager de PayFit en España