Aerolíneas

IAG lanza un plan de reactivación, pero prevé un verano “difícil” ante el alza de la demanda

El préstamo de 100 millones de Iberia a Air Europa fue formalizado ayer

El consejero delegado de IAG, Luis Gallego, y su presidente, Javier Ferrán, durante la junta de accionistas celebrada hoy en Madrid.
El consejero delegado de IAG, Luis Gallego, y su presidente, Javier Ferrán, durante la junta de accionistas celebrada hoy en Madrid.

La dureza de la crisis motivada por el Covid-19, el entorno desafiante por los precios del combustible, y la ruta hacia la descarbonización del sector aéreo, son tres de los temas que han jalonado los discursos del presidente y el consejero delegado de IAG, Javier Ferrán y Luis Gallego, durante la junta de accionistas del holding de aerolíneas celebrada este mediodía en Madrid. Los dos ejecutivos han sido reelegidos y también se ha dado luz verde tanto a la remuneración de los consejeros como a una nueva política al respecto. En las intervenciones se ha hablado de la fortaleza de las compañías del holding para superar la crisis y aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento.

Gallego se ha referido al lanzamiento de un plan integral en el grupo para la recuperación tras el devastador paso de la pandemia y ha reconocido problemas en toda la industria aérea para adaptarse al fuerte impulso de la demanda. IAG soportó duras pérdidas en 2021, con 2.933 millones en rojo, y aún ofreció un resultado negativo de 787 millones en el primer trimestre de este 2022. El CEO ha expresado su seguridad en la remontada de los resultados desde el segundo trimestre y en conseguir el cierre del ejercicio en beneficios.

“Esta ha sido una crisis sin precedentes y ha supuesto un periodo complejo para los accionistas, por lo que les agradecemos el apoyo”, ha remarcado Gallego en un discurso en el que no han faltado elogios para el “inquebrantable” compromiso de las plantillas. La empresa mantiene cerrado el grifo del dividendo tras distribuir 4.100 millones entre los accionistas de 2015 a 2019. Y durante el encuentro de hoy no se ha hecho referencia alguna a una próxima vuelta a la remuneración a los accionistas. 

El citado plan de relanzamiento, que alcanza a todos los negocios de IAG, arranca con movimientos recientes como el de la operación de British Airways en Gatwick con una nueva filial de bajo coste (BA Euroflyer); el refuerzo de Iberia hacia América; el asentamiento de Aer Lingus en Manchester; la mejorada posición de Vueling en París-Orly, y la búsqueda de un nuevo modelo de mantenimiento para la low cost catalana en Barcelona.

Los desajustes entre oferta y demanda en los principales aeropuertos británicos, que impactan de lleno en British Airways, han sido justificados por Luis Gallego ante la dicultad de la regulación laboral británica para aumentar plantillas y adaptarlas a la producción. De hecho, British ha rebajado un 10% su oferta hasta octubre con el fin de ejecutar la producción con garantías. El consejero delegado de IAG cree que la operativa se habrá normalizado a final de año y ha recordado que este tipo de problemas también los vive el sector en importates aeropuertos como los de Ámsterdam y Fráncfort.

Vistas las dificultades para la recuperación en Reino Unido a un elevado ritmo, Luis Gallego ha vuelto a elogiar la decisión de España de poner el mecanismo de los ERTE al alcance del tejido empresarial, lo que ha permitido rearmar Iberia o Vueling mucho más rápido que a British Airways.

Los 100 millones de Air Europa

El préstamo de 100 millones, convertible en un 20% del capital, concedido por Iberia a Air Europa fue formalizado en el día de ayer, según ha desvelado Gallego. Para la firma de Globalia es oxígeno en plena temporada alta y ante la exigencia de un carburate al alza. La intención de Iberia es ejecutar la opción de conversión en acciones este mismo año.

El 20% inicial será una participación financiera que la aerolínea que preside Javier Sánchez Prieto pretende elevar al 100% en un plazo de unos 18 meses. Si la entrada en el capital precisa las aprobaciones de las autoridades de la competencia de España, Alemania y Reino Unido, la escalada hasta el 100% pasará por el filtro de la Comisión Europea.

Respecto a este último examen, Sánchez-Prieto señaló esta semana que, una vez rechazado un primer plan de integración, cabe explicar mejor la operación y estudiar los remedies propuestos por si no fueron suficientes. El paso en estos momentos por la lupa de la CNMC, con la que Iberia ya ha mantenido contactos, podría facilitar el posterior tránsito de la operación de compra de Air Europa por Bruselas.

Ante la junta de accionistas de IAG, Luis Gallego ha seguido calificando la entrada en el eterno rival de Iberia como operación estratégica para el grupo. Y ha insistido en recordar que este movimiento juega a favor de la posición del hub de Madrid-Barajas como puerta de entrada al tráfico que viene de América. La suma de fuerzas de las dos mayores aerolíneas de red en España, hoy actuando en competencia con foco en Latinoamérica, permitiría elevar la atención sobre el mercado de Oriente Medio y Asia.

140 aviones reemplazados en los próximos cinco años

Respecto al capítulo del reto climático, Gallego ha ratificado la intención del holding de reemplazar 140 aviones en los próximos cinco años, tal y como avanzó Cinco Días. Una de las palancas para conseguirlo es el pedido a Boeing de 50 B737 y otras 100 opciones de compra. El consejero delegado de IAG ha afirmado que los aviones entrantes consumirán un 40% menos de combustible que las unidades que serán sustituidas. Al cierre de 2021, las aerolíneas del grupo suman 531 aviones y su antigüedad media era de 10,6 años.

Otra vía para descarbonizar las operaciones está en el uso de combustibles sostenibles (SAF), para lo que IAG ha comprometido compras e inversión por 865 millones de dólares. La compañía estará adquiriendo 1.000 toneladas de SAF al año en 2030. Pero el reto de la neutralidad en carbono en 2050 precisa transitar otras vías como la del desarrollo del hidrógeno y las tecnologías de captura de carbono.

“Invertimos en diez compañías tecnológicas y estamos impulsando a 75 startups”, ha remarcado Luis Gallego, situando a IAG en la vanguardia hacia la sostenibilidad. Sin embargo, el ejecutivo cree que este camino debe ser transitado de la mano de fabricantes, proveedores, compañías emergentes especializadas en sostenibilidad y Gobiernos. El reto en estos momentos es elevar la capacidad de producción de SAF para ofrecer disponibilidad al sector aéreo y abaratar su adquisición. En IAG ven realista que el 60% de su consumo de combustible sea sostenible en 2050.

La alianza con petroleras y startups del sector energético se ha convertido en prioridad para IAG. Repsol, Cepsa, Total, BP o Lanzajet están entre los aliados del grupo, al igual que Phillips 66 para el uso de desechos de comida en la elaboración de combustibles, y Velocys para la utilización de residuos municipales. También se invierte en ZeroAvia, firma que proyecta aviones eléctricos impulsados por hidrógeno y que espera tener un avión comercial de 180 plazas dentro de diez años.

Normas
Entra en El País para participar