Bancos UE: sin esperanza de crecer, tendrán que recortar más

BNP y Deutsche Bank apuestan por aumentar los ingresos, pero puede no quedarles otra que ahorrar

Logo de BNP Paribas.
Logo de BNP Paribas. reuters

Los consejeros delegados de los bancos europeos esperan que sus días de hachazos hayan terminado. El jefe de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, y su homólogo de Deutsche Bank, Christian Sewing, apuestan por aumentar los ingresos en lugar de limitarse a reducir los costes para ofrecer una rentabilidad adecuada a los accionistas. La ruptura con la pasada década de austeridad puede no ser duradera.

 

Tanto BNP como Deutsche apuntan a un crecimiento anual de los ingresos superior al 3,5%. Mientras, Bonnafé prevé que los costes del banco francés aumenten un 1,5% anual de media hasta 2025, mientras que los objetivos de Sewing implican que los gastos básicos del grupo alemán en 2025 serán los mismos que el año pasado. La reducción de los costes en proporción a los ingresos permitiría a ambos bancos obtener una rentabilidad sobre los fondos propios tangibles (ROTE) superior a su probable coste del 10% de los fondos propios.

Unos tipos de interés más altos pueden ayudar, pero solo hasta cierto punto. Los ingresos basados en los préstamos supondrán menos de la mitad de los ingresos de BNP y Deutsche este año, según las estimaciones medias recopiladas por Refinitiv. Para alcanzar sus objetivos, los bancos también tendrán que persuadir a los clientes corporativos y minoristas para que pidan préstamos, comercien e inviertan más. El crecimiento del nuevo negocio representa más de la mitad de los 5.000 millones de euros de ingresos que Sewing espera que Deutsche obtenga para 2025. Bonnafé apuesta por que el banco minorista y comercial de BNP crezca a un ritmo del 5% anual.

El peligro es que la alta inflación y el endurecimiento de la política monetaria reduzcan el apetito de los europeos por las hipotecas y las tarjetas de crédito. La caída de los mercados bursátiles afectará a los honorarios de la gestión de activos y la banca privada, mientras que se han agotado las posibilidades de asesorar sobre fusiones y adquisiciones u ofertas públicas de venta.

Los inversores esperan que BNP y Deutsche obtengan un ROTE del 9% y del 7%, respectivamente, en 2024, según datos de Refinitiv, muy por debajo de sus ambiciones para el año siguiente.

Para mantener el rumbo, es posible que Bonnafé y Sewing tengan que volver a afilar sus hachas. Los costes de BNP y Deutsche se comerán el 67% y el 75% de sus respectivos ingresos este año, según los datos de Refinitiv. El miembro medio del índice Euro Stoxx Banks tiene un ratio del 58%.

Reducir la brecha podría significar frenar las inversiones en tecnología y reducir el espacio de las oficinas y sucursales. Los costes de las tecnologías de la información, la ocupación y el equipamiento han supuesto en conjunto el 28% del total de Deutsche desde 2019. Los salarios y los pagos de las cotizaciones equivalen a la mitad de los gastos totales en Deutsche y al 56% en BNP. Una congelación de las contrataciones, combinada con las salidas normales de personal, podría ayudar a reducir esas cifras. Los vientos en contra de la economía podrían dar a Bonnafé y Sewing pocas opciones más que prolongar la austeridad.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías