Energía

Iberdrola sondea la venta de hasta el 20% de sus redes eléctricas por 3.000 millones

Morgan Stanley pilota la operación como asesor y valora la filial entre 15.000 y 20.000 millones

Iberdrola sondea la venta de hasta el 20% de sus redes eléctricas por 3.000 millones

Iberdrola quiere poner en valor su negocio de distribución de redes. Para ello, la compañía busca un inversor que adquiera entre un 15% y un 20% de i-DE, su filial especializada en la gestión de redes de conexión eléctrica. El objetivo es recabar unos 3.000 millones para apuntalar sus planes de crecimiento en eólica marina.

La eléctrica ha encargado a Morgan Stanley valorar y buscar un comprador para una participación minoritaria, según publicó La Información. Las fuentes consultadas por este periódico indican que el banco de inversión sondea a grandes fondos de infraestructuras para que adquieran esta participación.

Las primeras valoraciones arrojadas por este banco de inversión elevan la tasación a entre 15.000 y 20.000 millones por el total de la filial. Todo dependerá de la participación de la que finalmente se desprenda.

Consultadas por este periódico, fuentes de Iberdrola han declinado hacer comentarios. Tras la publicación de la noticia, la eléctrica niega que contemple una venta de su negocio de redes eléctricas. Sin embargo, fuentes del mercado consultadas por este periódico afirman que la compañía, junto al banco de inversión, están sondeando el mercado para buscar a posibles inversores que adquieran una minoría en este negocio.

Según el último informe financiero de Iberdrola, el negocio de redes supuso 14.887 millones en ingresos en 2021, cerca del 40%. Las valoraciones que maneja Iberdrola suponen más de 10 veces el ebitda obtenido por la filial en 2021, que estuvo por encima de los 1.000 millones. La idea es replicar lo que hizo Naturgy con Nedgia, su filial de distribución de gas. En 2018 vendió un 20% de esta sociedad a un consorcio formado por la aseguradora Allianz y el mayor fondo canadiense de pensiones, CPPIB por 1.500 millones. Nedgia cuenta con 5,3 millones de puntos de suministro y más de 51.000 kilómetros de redes.

i-DE es un activo idóneo para este tipo de inversores, que buscan negocios seguros y que les garanticen un dividendo estable. Esta compañía cuenta, según su página web, con 270.480 kilómetros de líneas eléctricas, que se extienden por 10 comunidades autónomas y 25 provincias, en una superficie que abarca 190.000 km2. Y ha fijado un ambicioso plan de negocio, a cumplir antes de 2025, que supone la inversión de 2.869 millones enfocados en el despliegue de redes inteligentes, la movilidad eléctrica y la sostenibilidad.

Para Iberdrola la razón de lanzar esta operación supone avanzar en el punto donde ha puesto su foco de crecimiento en los últimos años, la energía eólica marina. La empresa que pilota Ignacio Sánchez Galán trabaja con el objetivo de contar con entre 1 y 3 GW de eólica flotante antes de 2030. Forma parte del plan estratégico de la eléctrica, que contempla 75.000 millones en inversiones hasta 2025 y 150.000 millones hasta 2030. Más de la mitad de estos importes irán destinados a renovables.

Iberdrola cerró 2021 con 1.250 MW en capacidad instalada en eólica marina. Tiene proyectos en desarrollo por 7.000 MW, de los cuales 2.600 MW están en construcción. Está previsto que entren en vigor en 2027 gracias a 30.000 millones en inversión. Reino Unido, Estados Unidos y Japón atesoran la mayor parte de estos proyectos, mientras que ha puesto los ojos en las próximas subastas que se celebrarán en Polonia, Irlanda, Francia y, fundamentalmente, EE UU, con el plan de crecimiento en renovables de Biden.

Avanza en la venta de su cogeneración

Iberdrola también cuenta con otro proceso de desinversión en marcha. Se trata de la venta de sus plantas de cogeneración, que tienen 300 MW de capacidad y una valoración de 300 millones de euros. En un proceso que coordina Lazard, y que la compañía ya intentó en 2018, ha recibido ya las primeras ofertas no vinculantes de fondos de inversión y otros competidores. El proceso compite con otra venta de centrales de cogeneración, la de Neolectra, que hasta ahora está en manos del fondo de capital riesgo ProA. Además, el verano pasado Ignacio Sánchez Galán sugirió la venta de una parte del negocio de eólica marina, un proceso que no ha pasado de una mera idea.

Normas
Entra en El País para participar