Telecomunicaciones

Las aseguradoras Axa y Swiss Life se hacen con la fibra oscura de Lyntia por 2.000 millones

Antin retendrá la rama de acceso a hogares

Las aseguradoras Axa y Swiss Life se hacen con la fibra oscura de Lyntia por 2.000 millones

El consorcio formado por la aseguradora francesa Axa y la suiza Swiss Life se ha alzado ganador en la puja por la fibra oscura de Lyntia. Los inversores han valorado el activo en unos 2.000 millones, si bien su actual dueño, Antin, ha decidido retener la otra rama del negocio: aquella que conecta con los hogares.

Espoleados por el éxito en la venta de un 49% en Reintel a KKR, que valoró la filial de fibra óptica de REE en 2.300 millones, Antin decidió explorar a inicios de año la venta de Lyntia, la compañía que había construido sobre los cimientos de Ufinet España, que adquirió a Cinven en 2018. Contrató para ello a los bancos de inversión Deutsche Bank y UBS.

Decidió dividir la compañía en dos para su venta. Por un lado lanzó, la venta de una red de 41.845 kilómetros de fibra oscura, que en su mayoría discurre de forma paralela a los gaseoductos de Naturgy, la llamda Lyntia Netwoks. Por el otro, está Lyntia Access, que corresponde con  260.000 accesos de fibra óptica a hogares y otros 360.000 en despliegue, realizados en alianza con Avatel. El objetivo era lograr unos 4.000 millones por ambos negocios, permitiendo a los inversores pujar por una rama o las dos.

Pero el apetito del mercado por estas dos filiales de Lyntia fue desigual. En el caso de Lyntia, dos consorcios llegaron a la fase final de la puja. Por un lado, el conformado por Axa y Swiss Life y, por el otro, el batallón que formaban el fondo candiense Omers y el australiano AustralianSuper. Las partes remitieron las ofertas finales el viernes, si bien los vendedores permitieron el sábado a ambos consorcios mejorar sus pujas. Y fue ahí donde la alianza entre las dos aseguradoras se ha alzado ganadora.

Paralelamente, Antin decidió paralizar la venta de Lyntia Access ante las escasas valoraciones de los inversores, que cuestionaban el acuerdo con Avatel, en un momento en el que la teleco andaluza también está en venta, y el futuro de la compañía toda vez que Telefónica se ha propuesto crecer en la fibra rural y ha lanzado un proceso también para buscar un socio. Contaba con ofertas de Onivia, el negocio de fibra de Macquarie en España, o Adamo, que fue adquirida el año pasado por Ardian por más de 1.000 millones.

La antigua Ufinet España

El fondo francés construyó este gigante de la fibra óptica sobre los cimientos de la división de Ufinet en España, el antiguo negocio de telecomunicaciones de Gas Natural. Lo adquirió a Cinven, que se quedó con la parte latinoamericana, en 2018. La operación valoraba a toda la firma en 2.000 millones.

En estos años Antin ha desplegado una intensa campaña de compras para hacer crecer a su activo estrella en España. Adquirió en 2019 las redes de fibra oscura de Iberdrola por 260 millones, con la condición, impuesta por la CNMC, de prorrogar sus contratos vigentes durante 10 años y garantizar el acceso a la red durante 5 años. También se hizo con las redes de Endesa y firmó un acuerdo para el uso de redes de MasMovil.

Lyntia ingresó en 2020, el último ejercicio con sus cuentas depositadas ante el Registro Mercantil, 146,59 millones, un 50% más que los registrados en el mismo periodo del año anterior. Poco más del 50% del negocio corresponde con la cesión de infraestructuras de fibra óptica, si bien los servicios de capacidad (26%) y los accesos a hogares (10,5%) son las divisiones que más han crecido. A cierre de 2020, la compañía contaba con una deuda financiera por 643 millones. Este se corresponde con un préstamo concedido por ING en 2018 y refinanciado en 2020, que paga un tipo de interés formado por el euríbor a tres meses más un diferencial del 2,25%. Vence en 2025.

Paralelamente a las vicisitudes de la red española, Cinven decidió retener la parte latinoamericana en su nuevo fondo. Sobre este negocio pesa una opción que compra de Enel, que expira este año y valora esta red en 2.000 millones. A apenas semanas de que la eléctrica italiana tome una decisión, todo apunta a que decidirá retener esta joya de las telecomunicaciones a un precio muy competitivo. Podrá después retener un tiempo el activo o lanzar inmediatamente su venta para tratar de monetizar las plusvalías y aprovechar el buen momento del mercado.

Normas
Entra en El País para participar