Energía>

Los precios del petróleo y el gas remontan por el miedo a una caída en el suministro ruso

La subida se da luego de que la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, indicara que su país eliminaría las importaciones de crudo ruso a finales de 2022

Una refinería de petróleo en Austria
Una refinería de petróleo en Austria

El precio del petróleo remonta este jueves, alentado por los miedos a una escasez de suministro. Tras el anuncio por parte de la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, la líder verde, Annalena Baerbock, de que su país planea eliminar las importaciones de crudo ruso a finales de 2022, el precio del petróleo Brent sube alrededor de un 1,43% hasta los 108,3 euros, aunque ha llegado a tocar los 109,11. El gas, por su parte, sube más de un 3% en la sesión de hoy del mercado neerlandés, que es el referente europeo, catapultado por nuevas las dudas respecto a la seguridad del suministro, en el contexto de la solicitud del Kremlin de que se paguen los envíos en rublos.

El Kremlin está haciendo todo lo posible para ocultar el impacto total de las sanciones energéticas formales e informales después de su invasión de Ucrania. No obstante, fuentes de la agencia Bloomberg indican que la información recopilada vía satélite sobre la actividad sugiere que la producción estría cayendo. En promedio, la producción de petróleo de Rusia habría bajado un 10% desde su nivel anterior a la guerra.

Por su parte, los precios del gas natural en Europa encadenaron subida por segundo día consecutivo, impulsados por las dudas sobre la seguridad del suministro en el contexto de la exigencia rusa de que se pague el combustible en rublos. Los contratos para entrega a un mes ganaron hasta un 3,2%, después de haberse estabilizado en gran medida durante la semana pasada.

La orden del presidente ruso, Vladimir Putin, de cambiar a pagos en rublos por el suministro de gas a países "poco amistosos" ha estado a la vanguardia de los riesgos del mercado durante días después de las advertencias de que el suministro podría verse reducido si los compradores no cambian al nuevo sistema. Pero las ganancias de precios se han mantenido bajo control por un suministro constante de gas natural licuado a Europa.

La Unión Europea y la Agencia Internacional de Energía han pedido a los ciudadanos ayuda para disminuir la demanda de combustibles rusos. Para esto, han compartido "nueve pasos", entre los cuales se incluyen apagar la calefacción, reducir la velocidad de los automóviles y el trabajo remoto. “Nos enfrentamos a la primera crisis energética mundial”, sentenció el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, en un seminario web conjunto con funcionarios de la UE.

Los ahorros podrían ser sustanciales, reduciendo potencialmente cada año 17 mil millones de metros cúbicos de gas natural y 220 millones de barriles de petróleos. Los hogares podrían ahorrar 450 euros al año en sus facturas de energía promedio, según las autoridades. Birol ha advertido que si las medidas no se adoptan, las empresas de servicios públicos se verían obligados a racionar el suministro de energía a los consumidores.

Tras la invasión rusa a Ucrania, el precio del petróleo ha subido más de un tercio este año, alcanzando su nivel más alto desde 2008. El conflicto ha disparado la inflación y ha provocado a disrupción en los flujos de crudo desde Rusia hasta Europa. Estados Unidos y el Reino Unido ya han impuesto sanciones contra el petróleo de los Urales, y existe una creciente presión para que los 27 hagan lo mismo. Washington y sus aliados también anunciaron la liberación de petróleo desde sus reservas estratégicas para intentar mitigar la escasez. Según las últimas cifras de Eurostat, las importaciones de crudo de Rusia representan alrededor de un 27% de su suministro de Europa.

En las últimas semanas, las subidas en el precio del crudo habían sido mitigadas por el aumento de contagios en China, el mayor importador de crudo del mundo. Los funcionarios chinos luchan por erradicar una ola de covid-19 en ciudades clave y han aplicado restricciones estrictas a la movilidad.  En este contexto, los bancos están reduciendo sus pronósticos de expansión de la nación este año. 


Normas
Entra en El País para participar