Crisis energética

Bruselas advierte del coste de las opciones para desligar el precio del gas de la luz

Analiza las consecuencias de las propuestas que le han hecho llegar los países y que debatirá el Consejo Europeo mañana y pasado

Úrsula von der Leyen, presidenta de la CE.
Úrsula von der Leyen, presidenta de la CE.

Tal como estaba previsto, la Comisión Europea ha presentado hoy una comunicación en la que recoge todas las opciones que le han hecho llegar los Estados miembro para intentar reducir los precios de la energía en la Unión Europea de forma temporal, y valora sus consecuencias económicas y regulatorias. Al final del texto, el Ejecutivo comunitario emplaza al Consejo Europeo a que le remita la soluciones en las que deberá trabajar.

Se trata de múltiples opciones, muchas conocidad, como la fijación de precios regulados, topes o compensación de los costes de producción con gas, serán debatidas en la cumbre de jefes de Estado que se celebra mañana y pasado y de ella podría salir la solución que desligue la escalada del precio del gas del precio de la electricidad y deje de contaminar la factura eléctrica.

Esta posibilidad es una de las que forman el menú que Bruselas llevará a la cumbre de líderes de la UE , según el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovkis, al informar en una rueda de prensa de la adopción del documento por el Colegio de Comisarios. Bruselas las define como “ideas para la acción colectiva europea con el fin de abordar las causas profundas de los problemas del mercado del gas y garantizar la seguridad del suministro a precios razonables para el próximo invierno y en un futuro”

En concreto, a través de una comunicación, la Comisión Europea valora una batería de medidas que incluyen compensaciones económicas, para el mercado mayorista y para el minorista. En el primer caso figura un precio tope para la producción eléctrica con energías fósiles (gas y carbón), compensando a las productoras el precio del combustible, así como fijar un precio límite directamente al mercado mayorista de la electricidad. Estas opciones, según la Comisión tienen un coste fiscal y distorsiona el mercado y la libre competencia.

En cuanto al mercado minorista, las propuestas de ayudas públicas, reducción de impuestos y la creación de un comprador único para suministrar a los consumidores vulnerables, lo que supondría también un coste fiscal y una discriminación entre países. Por otro lado, la opción de establecer un precio regulado o de referencia a la generación, implica un cambio regulatorio que, en su opinión, es de una gran complejidad y puede acarrear posibles problemas de suministro y un impacto negativo en las inversiones.

El Ejecutivo comunitario recoge la propuesta de intervenir el mercado del gas en la UE con la fijación de un precio máximo para su comercialización en el mercado comunitario. Una medida en la que el precio debería ser más elevado que los costes de los proveedores pero más bajo que el mercado.

Las negociaciones conjuntas de la UE con proveedores de terceros países es otro de los elementos que recoge Bruselas en su comunicación, y fue una propuesta de España, como parte de una estrategia conjunta para realizar compras con socios internacionales de GNL, gas a través de gasoductos e hidrógeno.

La comisaria de Energía, Kadri Simson, ha aseguraro que "los mercados energéticos mundiales y europeos atraviesan tiempos turbulentos, particularmente desde la invasión rusa de Ucrania. Europa necesita adoptar medidas rápidas para asegurar el suministro de energía para el próximo invierno y aliviar la presión de los altos pecios de la energía sobre nuestros ciudadanos y empresas. Las propuestas de hoy son un paso más en nuestro intenso trabajo en este frente”.

Almacenamientos

La Comisión Europea ha presentado una propuesta legislativa para obligar a que los Estados miembros tengan sus almacenes de gas llenos al menos al 80% de cara al próximo invierno y del 90% en los años siguientes, así como una compensación del 100% de los peajes de los alacenamientos. También un mecanismo para poder retirar el control de los depósitos a compañías de terceros países, como la rusa Gazprom, si se detectan comportamientos que amenacen la seguridad de suministro.

Esta medida ya figuraba en la comunicación Toolbox II presentada hace varias semanas donde ofreció sus recomendaciones contra la crisis. En la de ayer se limitó a valorar las propuestas que han hecho los países.

Normas
Entra en El País para participar