Aerolíneas

Luis Gallego renunció en 2021 a un bonus de un millón de euros por la crisis de IAG

El consejo aprueba un pago neto de unas 125.000 libras como expatriado para 2022 y 2023

El consejero delegado de IAG, Luis Gallego.
El consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

La grave crisis sanitaria que lleva dos años destrozando los balances del sector aéreo, sumada a la situación de ERTE por la que han pasado la mayor parte de los 15.000 trabajadores de Iberia en 2021 o el despido de 10.000 personas en British Airways, han hecho que el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, haya renunciado al bonus que le reservaba la empresa con cargo al pasado ejercicio. El grupo perdió 2.933 millones, en sintonía con gran parte de la industria, y espera un resultado operativo positivo este año si la pandemia no lo impide de nuevo.

El primer ejecutivo del holding de aerolíneas informó al consejo de administración que no deseaba ser tenido en cuenta para el plan de retribución variable e incentivos, lo que se traduce, según ha podido constatar este periódico, en que deja de percibir voluntariamente 900.000 libras esterlinas (unos 1,07 millones de euros).

IAG perdió 2.933 millones, en sintonía con el resto de la industria, y espera un resultado operativo positivo este año

Gallego obtuvo en 2021 una remuneración total como CEO de IAG de 1,52 millones de euros, tal y como refleja el informe anual de remuneraciones de los consejeros. La cifra triplica la de 2020 al haber asumido el cargo en el mes de septiembre de ese año. En todo caso, la llegada del ex presidente de Iberia al holding que reúne a British Airways, Aer Lingus, Vueling, Level y la propia Iberia, se produjo en plena pandemia y con recorte salarial respecto a lo que cobraba su antecesor, Willie Walsh.

De la remuneración total, 1,28 millones corresponden al salario en metálico y los otros 221.000 euros están relacionados con instrumentos financieros o el beneficio bruto de las acciones. Restan 13.000 euros más por otros conceptos.

Analizada la renuncia del Luis Gallego, el consejo de administración sí ha establecido un pago de 500.000 libras brutas (250.000 netas de impuestos) que se repartirá entre este 2022 y 2023 por su condición de ejecutivo expatriado. Desde IAG se argumenta que esta remuneración de unos 125.000 libras netas durante dos años es común en grandes empresas y trata de cubrir gastos de instalación y vida en Reino Unido, como el del colegio de los hijos, el alquiler de la vivienda, la diferencia del coste de la vida, etcétera. Gallego se trasladó de Madrid a Londres el año pasado con dos hijos en edad escolar. Cuando finalice este pago extra, que se acomete cuando ya está prevista la recuperación del negocio, el ejecutivo español llevará cuatro años viviendo y trabajando en Reino Unido.

Sacrificio en Iberia

El consejero delegado de IAG ha buscado ser coherente con actuaciones que ya llamaron la atención cuando dirigía Iberia. En 2013 renunció a un bonus de 600.000 euros y se recortó el salario un 15% de forma voluntaria. La aerolínea venía de reducir severamente su plantilla, negoció convenios con ajustes con los diversos colectivos y el entonces presidente dejó de percibir una fuerte cantidad que no era pagada por la propia Iberia sino por IAG.

Esta última sufraga los bonus de los consejeros ejecutivos y directores financieros de sus distintas compañías, pero Gallego argumentó entonces la no aceptación del bonus por una situación en la que su empresa perdía un millón al día. Gestos como ese le valieron una interlocución con los sindicatos y paz social que llevaba años sin conocerse.

Recortes por encima de lo obligado

Luis Gallego decidió bajarse el sueldo un 50% en 2020, superando el porcentaje que el consejo había fijado para la primera línea directiva. A su llegada a IAG heredó un 20% de recorte, tal y como se había establecido para el cargo de CEO, y en 2021 ha mantenido un tijeretazo del 10%, ahora de forma voluntaria.

Normas
Entra en El País para participar